Arranca paritaria por subsidios al transporte (oferta a la baja)

IMG_4738En los principales despachos de la Municipalidad paladean con gusto la calma tras el paso del huracán Ciudad de Córdoba. El traspaso de los corredores 70 y 20 a Ersa y Autobuses Santa Fe no ocurrió con la tranquilidad que prometieron los alfiles del intendente Ramón Mestre, pero lo cierto es que el servicio se presta con relativa normalidad desde la primera hora del viernes pasado. Alivio, también para los castigados de siempre.
La caída de la adjudicación y la abrupta salida de la transportista local generaron más complicaciones de las previstas (el municipio deberá asumir también parte de los costos salariales de julio por 830 choferes); pero la UTE que lleva menos de un año prestando el servicio en la ciudad supo aprovechar las circunstancias para hacer gala de su solvencia y aparecer como imprescindible para la administración radical que no dudaba de eso cuando les abrió la puerta al comienzo de la gestión a través de Lusa.
Lo cierto es que el despliegue de unidades cero kilómetro para cubrir sin grandes márgenes de tiempo el servicio de Ciudad de Córdoba fue un bálsamo para los responsables de Transporte, aunque no será gratis. El conflicto con la exprestadora dilató decisiones prometidas que son esperadas celosamente por las tres firmas que se distribuyen el servicio en partes iguales. No se trata de otra novedad que la restitución de los subsidios municipales al transporte.
Con más claridad sobre las partidas que girará la Nación después del acuerdo salarial para los choferes nucleados en UTA Córdoba, el municipio deberá entrecruzar variables para determinar cuánto entregará a las empresas en concepto de subsidios no reintegrables. Según confirmaron altas fuentes de la Secretaría de Transporte del Palacio 6 de Julio, esta semana comenzarán las reuniones con los responsables de las compañías para conocer pretensiones y ajustar las cifras.
La reserva sobre el monto que comenzará a girar la Municipalidad, se estima desde septiembre, responde a la necesidad de conocer de dónde parten las aspiraciones del sector empresarial que, en el caso de dos, acaban de hacer fuertes inversiones para salir al cruce de la caída de Ciudad de Córdoba en los términos que Mestre fijó. Claro que no lo viven como una carga, pues ya se conocía la intensión de Ersa de ampliar su cobertura, hecho que no se habría materializado antes presumiblemente por la polémica que abrió el viaje del Intendente y altos funcionarios a los festejos por el 50º aniversario de la firma correntina.

Variables
Fuentes empresariales habían asegurado, apenas el municipio blanqueó que volverían los subsidios para no tener que retocar por segunda vez la tarifa, que las partidas oscilarían en los 50 millones de pesos mensuales para las prestadoras. La cifra no fue ratificada por los miembros de Transporte, quienes, por el contrario estiman que hay nuevos factores que inciden en la disminución de tal pretensión.
Uno de ellos es el incremento de la rentabilidad empresarial asociada directamente al criterio de redistribución de líneas tras la vacante que dejó Ciudad de Córdoba. Cabe recordar que Mestre adjudicó los corredores atendiendo al índice de pasajeros transportados sobre kilómetros recorridos. De esa forma, Coniferal, Ersa y Autobuses Santa Fe tendrían igual corte de boleto, corrigiéndose así el desfasaje que no había logrado cambiar el esquema inicial pensado por la gestión.
Incluso, desde Transporte advierten que no puede dejarse fuera del cálculo una especulación que parte del leve crecimiento (11 por ciento aproximado) del corte del boleto que arroja la comparativa mes contra mes de los periodos 2013-2014. Funcionarios municipales aseguran que la incorporación casi masiva de unidades cero kilómetro redundarán en el acercamiento de nuevos pasajeros al sistema no sólo por el atractivo que genera un parque automotor casi a estrenar, sino por la mejora de frecuencias en virtud del menor índice de coches fuera de servicio.