Epílogo con paro de Ciudad de Córdoba

Por Gabriel Osman
[email protected]

Al secretario general del gremio le conviene la dispersión de los trabajadores de Ciudad de Córdoba porque desde allí se está gestando una oposición a su candidatura para revalidar su cargo. Por los mismos motivos, el núcleo de izquierda radicalizada que ha copado parte de la estructura de delegados –con Osvaldo Diani a la cabeza-, no quiere la dispersión y, con ello, la posible licuación de su poder, justo en vísperas electorales.
Al secretario general del gremio le conviene la dispersión de los trabajadores de Ciudad de Córdoba porque desde allí se está gestando una oposición a su candidatura para revalidar su cargo. Por los mismos motivos, el núcleo de izquierda radicalizada que ha copado parte de la estructura de delegados –con Osvaldo Diani a la cabeza-, no quiere la dispersión y, con ello, la posible licuación de su poder, justo en vísperas electorales.

Las disputas gremiales en el sindicato de los choferes tiño ayer en forma anticipada –las elección es son en noviembre- el epílogo de la empresa Ciudad de Córdoba como prestataria del servicio de transporte urbano, con un paro que comenzó antes del mediodía y que se extendió hasta la medianoche. Estas disputas quedaron patentizadas en la diferencia de enfoques sobre la traspaso de los trabajadores de la ya ex concesionaria y las nuevas que se harán cargo de las líneas de los corredores 20 y 70.
Por un lado, el secretario de la UTA, Alfredo Peñaloza, convalidó el traspaso, alentó el reempadronamiento de los choferes y pidió deponer la medida de fuerza en Ciudad de Córdoba. Más allá de la verdad sus afirmaciones –“todos los trabajadores pasan a las nuevas empresas y se les reconoce todos sus derechos laborales”-, al secretario general del gremio le conviene la dispersión de los trabajadores de Ciudad de Córdoba porque desde allí se está gestando una oposición a su candidatura para revalidar su cargo. Por los mismos motivos, el núcleo de izquierda radicalizada que ha copado parte de la estructura de delegados –con Osvaldo Diani a la cabeza-, no quiere la dispersión y, con ello, su posible licuación de su poder, justo en vísperas electorales.
Seguramente estas disputas no terminarán hoy y se prolongarán en el tiempo. Por caso, son insistentes las versiones que indican que Peñaloza ya informó a la UTA nacional –que tuteló y avaló el traspaso- sobre el paro de hoy, tan ilegal como el de la semana pasada. Estas gestiones pueden determinar, por ejemplo, que el inspirador de la protesta, Diani, quede sin su cargo de delegado y fuera de pista para competir con Peñaloza en noviembre.
¿Qué tienen que ver estas disputas gremiales con el procedimiento del traspaso? Nada. La dirigencia gremial mira su ombligo y vela sólo sus propios intereses que, por estas horas, está en las antípodas de las urgencias del servicio y sus usuarios.
Según lo adelantado y el reempadronamiento que empezó ayer a realizarse contra reloj, los servicios en los corredores traspasados, 20 y 70, comenzarán a las 4 de la madrugada y, a modo de involuntaria compensación por el paro de hoy, se viajará gratis en estas líneas hoy, mañana y el domingo. Involuntaria compensación porque está dictado por las circunstancias: no hubo tiempo material de instalar todas las canceladoras en cada una de las nuevas unidades.
Las empresas, esencialmente Ersa y en menor medida Autobuses Santa Fe y Coniferal, le “regalan” en conjunto a los usuarios más de $ 2 millones. Una suma significativa. Pero la apuesta municipal no debe apuntar a este dispendio ocasional sino a la mejora en el servicio en los corredores 20 y 70. Hasta el mismo paro puede resultar un beneficio adicional para las autoridades porque, por contraste, los usuarios podrían percibir las diferencias entre las usadas unidades de Ciudad de Córdoba y una flota con casi el 90% de los vehículos 0 kilómetro.