“Hamás hace una ´canibalización´ de la población civil palestina”

p08-3

Por Ariel Bogdanov

Días difíciles se viven en Medio Oriente. En poco más de tres semanas casi 700 personas murieron y más de 4 mil resultaron heridas en los combates que tienen como protagonistas a Israel y a Hamás, la organización islámica que mantiene el control de la Franja de Gaza.
Por estas horas la ONU y varios países, liderados por Egipto, intentan gestionar una tregua entre ambos bandos para detener el derramamiento de sangre que se recrudece con el pasar del tiempo, pero los esfuerzos de los organismos internacionales parecen ser infructuosos.
Diario Alfil se comunicó de manera telefónica con el capitán Roni Kaplan, vocero del Ejército de Defensa de Israel (Tzáhal) para  América Latina y Asia, quien en un alto de su ajetreada tarea analizó la situación actual en Gaza, dio su visión sobre el futuro de un enfrentamiento que parece no tener fin y hasta habló del rol de las redes sociales en el conflicto.

-Periodista: ¿Cuál fue el objetivo del Ejército israelí al decidir entrar a Gaza?

-Roni Kaplan: El motivo fue devolverle el silencio a la población israelí, y generarles una situación de seguridad que les permita vivir de manera tranquila en los próximos años, sin ruidos de sirenas que los obliguen a correr a los refugios por amenazas de cohetes. En los últimos seis años, cada dos años debimos hacer este tipo de operaciones. El objetivo más puntual es paliar la amenaza de los túneles que pasan desde la Franja de Gaza hacia Israel, y destruir los depósitos de cohetes que tienen al 75% de la población israelí bajo fuego. En el momento que decidimos entrar por vía terrestre a Gaza habían caído en Israel alrededor de 1.500 misiles, y en este momento ya estamos cerca de contabilizar 2.300 cohetes lanzados sobre territorio israelí.

-P: ¿Qué porcentaje de ese objetivo se cumplió?

-RK: Nos encontramos con una complejísima red de 30 túneles con 66 entradas distintas lo que significa que la información de inteligencia que teníamos se materializó y hemos evitado ataques a la población israelí del sur del país, lugar donde viven muchos argentinos y uruguayos. En los últimos días tuvimos cinco intentos de atentados por parte de terroristas en territorio israelí, a los cuales pudimos abatir antes de que concretaran su objetivo. El Hamás tiene algo más de 10 mil cohetes y misiles, y creemos que entre los que lanzaron y les destruimos, le queda menos del 50 porciento. Hemos desarmado una formidable estructura terrorista que construyó durante años con el objetivo de cometer un gran atentado contra Israel, algo que no está logrando. Estos túneles los construye a costa de la población civil en la Franja de Gaza ya que aloja los recursos económicos y el cemento que enviamos en este tipo de construcciones que son muy caras. Además las unidades de elite encontraron depósitos de armas pesadas, centros de comandos del Hamas, lugares de planeamiento terrorista. Estamos dándole un duro golpe al Hamás en la Franja de Gaza.

-P: ¿Cómo explica usted la cantidad de muertos civiles del lado palestino?

– RK: El Hamás utiliza constantemente escudos humanos. En la batalla de Shajaiya, una de las más duras que estamos librando, durante 72 horas antes de atacar enviamos panfletos, sms, y llamadas telefónicas solicitándole a la población que evacúen la zona por tal ruta hasta tal punto, debido a que este es un bastión de Hamás, y el 10 porciento de los misiles salieron desde aquí. Hamás, les dijo a los habitantes del lugar que se quedaran para complicar al Ejército. Hamás no considera la vida de los civiles de la misma manera que nosotros la pensamos. Hamás hace una ´canibalización´ de la población civil palestina. Tortura, oprime a sus disidentes y muchas veces utiliza niños como escudos humanos. Es verdad, hay tragedias humanas en la Franja de Gaza pero el combate urbano es muy difícil y estamos haciendo un esfuerzo sin precedentes para minimizar el daño a la población civil en Gaza. Si hay alguien que está preocupado y ocupado por cuidar a la población civil allí es Israel. Ayer abrimos un hospital de campaña en Gaza para atender a los heridos. Además enviamos medicinas, combustible y energía a la Franja. Estamos luchando contra terroristas, y no contra la población civil que está siendo utilizada. Israel nunca quiso entrar en esta operación. Le ofreció tres veces tregua al Hamás, pero ellos no se apaciguaron. Egipto propuso un cese al fuego, Israel lo aceptó, en cambio Hamás durante seis horas tiró 47 misiles, expresando su rechazo. Hamás tiene sus intereses políticos en este conflicto que son recibir un mayor apoyo del mundo árabe.

-P: ¿Qué infraestructura tiene Hamás en la actualidad?

-RK: Varios miles de integrantes y todo tipo de armas, pesadas, livianas. Las principales son 3 misiles, algunos producidos en Gaza mismo, y otros en Siria, con capacidad de alcance de 200 kilómetros, capaces de llegar a Tel Aviv. En el 2005 nos retiramos de la Franja con el objetivo de lograr silencio, y lo último que hay aquí es silencio.

Cuando atacamos casas civiles que sirven como bases operativas o para esconder armamento lo hacemos a través del sistema “golpe en la puerta” que avisa unos minutos antes que la propiedad va a ser destruída, para que los civiles tengan tiempo de abandonar el lugar. Israel podría haber continuado con la ofensiva por aire, pero se decidió ingresar por tierra para bajar al máximo las bajas en la población civil.

-P: ¿Qué otros grupos terroristas además de Hamás operan en la Franja de Gaza?

-RK: Está la Jihad Islámica Palestina, que son los más grandes después de Hamás; están los Comités de Resistencias Populares que son un poco más chicos, hay grupos salafistas, y hay también todo tipo de grupos de Al Qaeda y la Jihad mundial.

-P: ¿Hay una guerra paralela en medios de comunicación y redes sociales?

-RK: Sí, puede ser que exista esta guerra. Yo en lo personal fui objeto de un montón de amenazas y críticas en Twitter hacia mi persona. La gente tiene voz, creo que es correcto que haya una libertad de expresión. Cuando las críticas son serias las aceptamos porque son la base de una democracia, y el ejército israelí acepta las críticas para mejorarse. Sin embargo muchas veces las críticas son de extremistas, que incluso suelen hacer circular fotos falsas, hechas con photoshop. En las redes no hay ningún tipo de legalidad sobre esta cuestión y a veces genera problemas respecto a la información.

-P: ¿Cuándo logren destruir los túneles  planean permanecer en Gaza?

-RK: En este momento estamos en el medio de alcanzar una tregua, que en reiteradas oportunidades Hamás la rechazó. Nosotros entendemos que el tiempo apremia y queremos cumplir nuestro objetivo lo más rápido posible, respetando a la población civil. Es una decisión política, pero la probabilidad de que nos quedemos es muy muy baja porque es territorio palestino.

-P: Este conflicto data de muchos años atrás. ¿Usted cree que en el horizonte hay un final para esta guerra?

-RK: La gente en Israel tiene esperanzas de alcanzar la paz con los vecinos. Cuando Israel se independizó hace 66 años siete países árabes lo atacaron una semana después de haber logrado su independencia, y sin embargo Israel fue logrando la paz con sus vecinos. Deseamos que las armas estén para no ser usadas, y lamentablemente las tenemos que usar. Si Hamás bajara sus armas, aquí habría paz. Si Israel lo hiciera, pondría en peligro su existencia.

La máquina de salvar las vidas

iron-domeUno de los protagonistas principales en este conflicto resultó el sistema de misiles israelí denominado Cúpula de Hierro (Iron Dome). Decenas de misiles son interceptados cada día en el cielo de las ciudades israelíes. Según palabras de Kaplan “es una máquina de salvar vidas”. “Ya interceptó más de 420 cohetes que iban hacia centros de operación civil. La toma de decisión de interceptar los misiles es de un operador a partir de un cálculo de la densidad de población donde va a caer el cohete” amplió. “Es fundamental para nuestra defensa y si no estuviera habría aquí muchas tragedias. Al mismo tiempo que Israel desarrolló esta maquinaria de salvar vidas, Hamás desarrolló una verdadera maquinaria de generar muerte” completó.

 

roni kaplan.jpegPerfil Capitán Roni Kaplan

Edad: 32 años

Lugar de nacimiento: Montevideo, Uruguay pero a los 20 años decidió hacer aliyá (término hebreo con que se denomina la decisión de emigrar hacia Israel).

Ciudad actual: Jerusalem

Estudios: Filosofía, Economía y Ciencias Políticas. Master en Seguridad y Diplomacia.

Ocupación: Fue asesor del gobierno y se desempeña como vocero de la Fuerza desde hace 2 años.