Ganancias e inflación se “comen” hasta un salario y medio

Por el impacto de la inflación los salarios perderán este año hasta el siete por ciento; y aquellos que tributan Ganancias tendrán un deterioro adicional de entre 2,6 y cinco puntos, según un estudio realizado por los economistas Nadin Argañaraz, Andrés Mir y Sofía Devalle del Instituto Argentino de Análisis Fiscal (Iaraf). La base de la estimación es una inflación anual del 40% y un alza nominal promedio de los sueldos del 30%. Para el cálculo no se prevé ninguna actualización de los mínimos no imponibles, deducciones y tramos de las escalas de alícuotas de Ganancias.
Las estimaciones alcanzan a empleados casados con dos hijos, cuyos cónyuges no perciben ingresos, con sueldos brutos en 2013 de entre 16 mil y 25.001 pesos y considerando el aguinaldo. El reporte indica que en todos los casos se observa un “fuerte aumento de la incidencia del impuesto a las Ganancias en el salario neto, para todos los casos de ingresos brutos mensuales considerados”. Para  un trabajador que en 2013 ganaba $ 18 mil de sueldo bruto, el peso de Ganancias sube del 6,1 al 8,9 por ciento, lo que equivale a dejar de cobrar un aguinaldo entero y algo más.
Si inflación y Ganancias se suman el estudio señala que la caída en el salario real sería de entre el 9.6 y el 12 por ciento, según los ingresos considerados. Eso equivale a una pérdida de hasta un sueldo y medio en el año. En el caso de un asalariado con sueldo mensual bruto de $ 16 mil, la pérdida de poder adquisitivo luego del pago del impuesto sería este año del 9,6%: de esa caída porcentual, un 74% sería atribuible a la inflación y un 26% a la creciente incidencia del impuesto a las Ganancias. A medida que los salarios crecen, mayor es el impacto de Ganancias sobre la inflación en el porcentaje de pérdida de poder adquisitivo.