La “semiunificación” de taxis y remises se debate esta semana

taxis, remis, tamseEsta semana empieza de lleno el debate sobre la nueva reglamentación para el servicio de alquiler de autos con chofer. La comisión de Servicios Públicos del Concejo Deliberante, presidida por el radical Gustavo Fonseca, discutirá el proyecto de ordenanza que el Ejecutivo Municipal envió jueves pasado y que polemiza entre los intereses de los taxistas y de los remiseros.
Pero antes de ahondar sobre la cuestión, viene bien decirlo: el cuerpo legislativo volverá a tener movimiento alguno, porque ni durante el mundial de fútbol, ni la semana que pasó las comisiones funcionaron en pleno.
El martes, según indicaron desde el bloque oficialista, habrá una primera rueda de conversaciones, con la presencia del la Asociación de Permisionarios de Taxis y de varias asociaciones de remiseros. En principio, ni a amarillos ni a verdes les place la iniciativa de la Unión Cívica Radical, aunque en realidad se trate nada más que una legalización de situaciones que en la práctica ya existen. Es que ven la oportunidad de sacar ventaja y naturalmente, como siempre que hay intereses sectoriales, se extremarán posiciones.
El proyecto plantea una especie de semi unificación. Redundando: lo mismo que pasa hoy, ilegalmente. Así, se reglamentarán paradas especiales permitidas para remises en el macrocentro y barrios. Este justamente es el punto de la discordia, porque los taxis quieren que no existan tales paradas y los remises sí (Art. 21 inciso “d”: “Los auto remis no podrán levantar pasajeros en la vía pública, salvo en aquellas paradas autorizadas por la autoridad de aplicación o que se tratare de un viaje concertado por una agencia, el que deberá quedar asentado en la misma y a disposición de la autoridad de control, debiendo en este supuesto permitir el ascenso del pasajero únicamente en el lugar para el que fue previamente concertado el viaje).
Los demás pasajes de la ordenanza están más o menos consensuados, o al menos, tendrán menor grado de conflictividad. 1) La prohibición de transferencias de chapas sea a titulo onoeroso o no oneroso. 2) El tope de posesión de dos licencias como máximo, tanto en remises como en taxis, que vendría a ser constituir la denominada cláusula “anti tejerina”: clara respuesta del Ejecutivo al problema que tuvo cuando se supo que el presidente del colegio de Abogados de Córdoba tenía supuestamente más de un permiso.

Rol de la oposición
Los principales bloques opositores en general coinciden en los puntos recientemente nombrados, pero plantean directamente la unificación del sistema. Es decir, quieren que haya libertad para que todos puedan levantar en la calle. Cabe recordar, inclusive, que justamente la unificación fue una de las propuestas de campaña de Olga Riutort, candidata que salió segunda en las últimas elecciones municipales.
Sin embargo, el radicalismo no está dispuesto a negociar en ese punto. Sostienen que unificando podría repetirse una nueva ola de aparición de remises truchos. Concretamente, recuerdan que antes los remises eran realmente un servicio de lujo, que luego irrumpieron masivamente los autos ilegales y allí lograron que se les otorgue una categoría similar a la de los taxis.
Así las cosas, es muy probable que la ordenanza salga con solamente los 16 votos de la bancada que lidera Eduardo Conrad, por el momento de licencia.