Ganancias alcanzó un peso récord sobre el salario

Los economistas Marcelo Capello y Gustavo Diarte del Ieral elaboraron un informe que muestra que el impuesto a las ganancias sobre asalariados muestra un peso histórico este año. El tema cobró tal importancia este año que hoy la presidenta Cristina Fernández se reunirá con la CGT oficialista de Antonio Caló El Gobierno recibirá el próximo lunes a la CGT oficialista que conduce el metalúrgico Antonio Caló, sector desde el que advirtieron que si el Gobierno no atiende los reclamos, se va a “terminar poniendo al movimiento obrero en la calle”.
El trabajo del Ieral señala que desde que la inflación nuevamente es un problema en Argentina, y ante la inexistencia de un mecanismo anual y automático de ajuste de los parámetros que sirven para determinar el monto de Ganancias a pagar por los trabajadores en relación de dependencia, el peso del impuesto sobre los salarios ha variado marcadamente año a año, hasta alcanzar un record en este período.
Un trabajador soltero con salario bruto de $16 mil mensuales ($13.280 netos) es alcanzado con Ganancias en 2014, que se llevará 5,9% de su salario bruto, cuando en 2013 no fue alcanzado, y el máximo anterior se había dado en 2005, con 2,5% del salario. Esto es, un asalariado con ingresos de alrededor de $13 mil mensuales ha visto más que duplicar su contribución al impuesto a las ganancias en 2014, respecto al anterior año en que más había contribuido, aún cuando el poder adquisitivo de sus ingresos no se hubiera modificado.
Por su parte, un asalariado con ingresos brutos de $20 mil mensuales ($16.600 netos), aportará al Estado en 2014 un 9,5% de su salario bruto por impuesto a las ganancias, cuando no fue alcanzado en 2013 y aportó un 5,6% en 2012. En 1999 su pagó había alcanzado 0,5% de su ingreso bruto ese año.
Así, para el caso de un trabajador soltero con un ingreso de 16 mil pesos brutos, en el año 1998 no era alcanzado por el impuesto, mientras que en 2014 habrá destinado el equivalente a 21 días de trabajo al pago del impuesto a las ganancias. Para un trabajador con un nivel de salario bruto de 20 mil pesos, en 1998 el peso del pago anual del impuesto le representaba 2 días de trabajo, mientras en 2014 serán 34 días. Para ingresos brutos mensuales de 30 mil pesos, el trabajador dedicará 67 días de trabajo en 2014 para pagar el impuesto al fisco, cuando en 1998 incurría en 9 días equivalentes.
El informe subraya que el problema deriva no sólo de no actualizar anualmente el mínimo no imponible y las deducciones del impuesto, sino especialmente por el hecho que los montos que sirven para definir las escalas de alícuotas a aplicar no se han modificado en más de dos décadas.

Por ejemplo, para el trabajador que hoy gana 16 mil pesos brutos ($13.280 netos), a valores contantes el año previo se encontraba bajo el umbral de los 15 mil brutos por lo que no tributaba el impuesto, pero como en 2014 no se ajustó el salario mínimo a partir del cual se paga el impuesto, deberá pagar el impuesto a una alícuota marginal del 27%, al no actualizarse tampoco los valores que definen la tabla de alícuotas marginales. Algo similar se observa en el caso teórico de un trabajador que este año tiene ingresos por $20 mil, el año pasado a valores constantes equivalía a un salario bruto de $14.815, por lo que no era alcanzado por el impuesto, pero este año tributa a una tasa marginal del 31%, alcanzando una presión efectiva del 9,5% sobre su salario bruto.

Reclamos
El secretario de Políticas Educativas de la CGT oficialista, el docente Sergio Romero, advirtió que si la respuesta del Gobierno “no es satisfactoria se van a endurecer las relaciones. Caló tiene 10 días para informar sobre el resultado del contacto que logre con el Gobierno y si la respuesta no es satisfactoria se van endurecer las relaciones”, sentenció.
El secretario general de la Unión de Docentes Argentinos (UDA) también evaluó que una reunión de la cúpula cegetista con Jorge Capitanich “es suficiente en tanto y en cuanto obtengamos repuestas” al reclamo por el impuesto a las ganancias.
Romero apuntó que el último encuentro del consejo directivo de la CGT “no fue una reunión común”, porque según sostuvo, “hubo muchas quejas y los reclamos son cada vez más duros”.
Tanto los sindicalistas del arco oficialista como del sector opositor vienen reclamando que se eleve el mínimo no imponible para los trabajadores en relación de dependencia, que hoy se ubica en los $ 15.000.