De la Sota y Massa barren territorio y consolidan alianza

ilustra malevosLas lágrimas de la derrota contra Alemania en la final de la Copa del Mundo todavía surcaban algunos rostros argentinos. Sin embargo algunos dirigentes comenzaban rápidamente a desplegar sus nutridas agendas políticas, entre ellos el gobernador José Manuel de la Sota y el diputado presidenciable Sergio Massa.
Anoche los dos cerraron juntos el Festival Nacional del Tango que se realiza cada año en La Falda. Ya no disimulan su sociedad política, aunque en el final del camino quizá se enfrenten en las PASO que defina el candidato a presidente de la nación del espacio que están construyendo.
Lo novedoso fue que en los últimos días los dos recorrieron diferentes puntos del mapa nacional pensando únicamente en el calendario electoral de 2015.
El mandatario provincial fue a Itatí, Corrientes, a una celebración religiosa de la virgen junto al gobernador local Ricardo Colombi y al día siguiente desembarcó en la provincia de Santa Fe.
A la hora que explicaba las bondades del Boleto Educativo Gratuito en el Concejo Deliberante santafesino invitado por el bloque de ediles massistas, llegaba a Córdoba el propio Massa, para reunirse con la cúpula de la Unión Industrial de Córdoba (UIC) y otros encuentros.
Mientras que el sábado, cuando el gobernador se estacionaba en Rosario, el exintendente de Tigre encabezaba un populoso encuentro de jóvenes massistas de todo el país que se desarrolló en el predio que tiene AGEC (gremio que nuclea a los empleados de comercio) sobre la autovía a Alta Gracia. “Vinieron chicos de Jujuy y también de Santa Cruz”, expresó eufórico un dirigente cordobés de perfil bajo que trabaja para Massa.
En pasillos bien informados de la Casa Espejada desecharon algunos comentarios que indicaban cierta molestia de De la Sota porque Massa venía solito a desplegar agenda propia en Córdoba. Una muestra de que no hay enojo fue el sonriente encuentro de los dos en La Falda con música de tango de fondo, en esta edición del festival del dos por cuatro en el Valle de Punilla, que tiene como principal figura el recuerdo de Aníbal Troilo al cumplirse hace algunos días 100 años de su nacimiento.
Massa dejó en Córdoba un discurso sencillo, en algunos pasajes por demás, tirando incluso piropos a su flamante socio político cordobés (“De la Sota es un viejo dirigente con cabeza joven”) y remarcando que el espacio que construye es de “centro”, al igual que la Ucedé en tiempos de su fundador Álvaro Alsogaray, espacio en el que nació políticamente el tigrense.
Pero más allá de que Massa no quiera mostrarse como peronista, cada día que pasa se va rodeando de más altos referentes justicialistas: De la Sota, el chubutense Mario Das Neves, el entrerriano Jorge Busti, además de intendentes peronistas del conurbano y otros puntos del país.
Lejos quedaron los tiempos de Massa en Córdoba coqueteando y fotografiándose con el intendente Ramón Mestre. Hoy conviene De la Sota y ante esa evidencia se dio vuelta la taba a la hora de elegir socios mediterráneos. Cosas de la política de estos días.
Por el momento los dos muestran un discurso antikirchnerista, descartan cualquier tipo de sociedad política con Daniel Scioli a futuro y la razón es que: “Scioli es kirchnerista”. Massa se dice de centro y asegura que lo suyo va más allá del peronismo. Hasta no hace mucho ni siquiera mensionaba al PJ. Por su parte el Gobernador se describe como un peronista anti K que apuesta al diálogo con todos los sectores.
Es tiempo de armado, de convocar, de sumar generales y soldados a la tropa. En eso andan los dos.
De la Sota y Massa hoy están juntos pero separados. Juntos porque admiten la construcción de un proyecto político pensando en las presidenciales de 2015. Y separados porque comienzan a recorrer el país cada uno por su lado.