Réplica mestrista a Passerini por alianza en Marcos Juárez

_MG_9674El mestrismo objetó ayer las críticas del ministro de Desarrollo Social, Daniel Passerini, a la alianza entre el PRO y la Unión Cívica Radical en Marcos Juárez para la elección municipal del 7 de septiembre.
“Debería entender Passerini que nuestro partido es una organización política orgánica, no un rejuntado que espera manso las ordenes del líder de turno”, afirmó el legislador provincial Orlando Arduh.
Passerini había dicho que “es lastimoso lo que hace el radicalismo en Marcos Juárez, pero no por los radicales de allá, a los que han puesto en una posición incómoda porque decían que apoyaban después”.
La alianza entre el PRO y la UCR se denomina Juntos por Marcos Juárez, y lleva como candidato a intendente a Pedro Dellarossa. Los radicales lidiaron con el macrismo, como es habitual, por los espacios de la alianza, que se cerró una vez acordados.
Otras alianzas inscriptas para la elección de intendente son Unión por Córdoba, la tradicional coalición que encabeza el peronismo e integran otros seis partidos, cuyo candidato a intendente es Daniel Fragazzini, y Frente para la Victoria.
“No le voy a contestar a Passerini, porque no está hablando él, está hablando el miedo. Miedo de saber que están sobre un modelo agotado y que Marcos Juárez es una nueva etapa que anuncia el fin del delasotismo en esta provincia. Miedo a que los diferentes actores políticos de la provincia dialoguen para buscar soluciones al desgobierno del que es parte el señor ministro”, dijo el legislador mestrista.

Lastimoso
Arduh admitió que a los radicales “nos duele el calificativo” de lastimoso.
“Lastimoso –agregó- señor ministro, es el estado de la infancia vulnerable y las condiciones infrahumanas que deben vivir porque su gobierno invierte más en publicidad que en infraestructura, salud y educación para los niños en situación de riesgo”.
“Lastimoso es el estado de las políticas de salud mental y la falta de una política habitacional seria desde hace décadas”, continuó.
Arduh expresó: “Pero más lastimoso aún es utilizar el gobierno para hacer campaña”.
“Ahora llegan las obras y los anuncios a Marcos Juárez, parece que no aprendieron la lección de Río Cuarto. No se puede subestimar a los pueblos. Ante un radicalismo unido y en diálogo con fuerzas políticas afines, no hay dádivas, fiestas o bolsones que alcancen. Le contestaría a Passerini, pero él no es quien habla, habla el miedo”, ironizó.