Insólito: eligen decana de lenguas con solo 9 votos

Por Gabriel Osman
gosman@diarioalfil.com.ar

CAPTURA2[dc]P[/dc]asó el “súper jueves” en la UNC y dejó como resultado la impecable elección de Mirta Lutri en la Facultad de Odontología y la desprolija designación de Elena Pérez en Lenguas. En el primer caso, el poder acumulado por el oficialismo decanal determinó que el nombramiento de la sucesora de Carmen Visvisian fuera un trámite, ya que cosecharon 17 votos, tres más de los que se preveían, al igual que su compañera de fórmula Alfonsina Ferrer. Esto es, la oposición ni siquiera propuso un candidato y se expresó solitariamente en el voto en blanco del JTP Ricardo Giraudo.
En la Facultad de donde surgió la vicerrectora Silvia Barei sucedió todo lo contrario, posiblemente como nunca antes se haya verificado en unidad académica alguna de la UNC en tiempos recientes: la decana al igual que la vice, Belén Oliva, obtuvo solamente nueve votos. Debió llegarse a la tercera votación para arribar a este resultado, y si bien este desenlace es una posibilidad que contempla la reglamentación electoral, no se recuerda que se haya tenido que estrujar tantos estas normas.
La causa eficiente del tortuoso proceso han sido, en el siguiente orden, la postura de la agrupación estudiantil el Aiel, que luego de abstenerse en las dos primeras votaciones, se retiró del recinto, y la ingenua postura del candidato de oposición Fabián Negrelli, que advertido que Pérez no llegaba a contar con la mitad más uno del cuerpo (diez votos) y teniendo la posibilidad de dejar sin quórum el cuerpo, igual colocó a sus tres consejeros. Este novel dirigente político en Lenguas tuvo así un auspicioso debut para aquellos que se conducen en la UNC en vehículos con orugas.
Ayer, en el portal institucional de la Facultad (www.lenguas.unc.edu.ar) hay una confesión de parte sobre el irregular proceso, al omitirse decir que Pérez obtuvo sólo nueve votos, que desobliga a cualquier otra precisión:
“En sesión especial, el Consejo Directivo eligió esta mañana a la Dra. Elena Pérez, de la lista oficialista Acción Académica, como futura Decana de esta casa. El Prof. Fabián Negrelli, de la agrupación Integración y Compromiso, obtuvo 3 votos. Para el vicedecanato resultó electa la compañera de fórmula de Elena Pérez, María Belén Oliva, por la misma diferencia de votos sobre Julio Manzanelli.
La jornada, que bien puede calificarse como “día de la mujer en la UNC” por haberse elegido cuatro damas para otros tantos cargos, comenzó a la mañana con la elección de Pérez y a la tarde con la designación de Lutri.
La inusual sesión del Directivo de Lenguas tuvo ayer algunos condimentos especiales, siempre en línea con su irregular trámite. Fue cuando la decana saliente, Mirian Carballo, tuvo un percance accidental en su inicio e inexplicable en su remate. Cuando se aprestaba a leer el discurso que había llevado escrito, se le mezclaron las hojas y no pudo pronunciarlo. Esta mujer que, profesionalmente, debería mostrar una gran capacidad de actuación lingüística, tampoco pudo intentar una improvisación.
Si bien la designación de Lutri es imputable al oficialismo decanal y, por carácter transitivo, al rector Francisco Tamarit, el “triunfo” de Pérez es difícil de adjudicar a alguien. Si es cierta la distancia del Rectorado con los dos candidatos, no son verdad menor las responsabilidades que ha tenido la vicerrectora Silvia Barei para con su Facultad de Origen, al no poder detectarse la nueva “filiación” de Lenguas.
Es cierto que a Pérez fueron a parar los dos votos de los estudiantes de la Franja Morada, la única oposición nítida que tiene hoy el Rectorado, pero la postura del Aiel también fue funcional a quien se autodenomina como candidata oficialista.