Macri, la opción de Jure para impulsar su gestión

p04-2En su gira con destino a San Luis, el jefe de gobierno porteño Mauricio Macri hizo una escala en Río Cuarto para “devolver la visita” al intendente de la ciudad imperial, Juan Jure. El encuentro fue vendido por los dirigentes que responden a cada mandatario de la forma clásica: se trató de una reunión institucional en la que hablaron de todo un poco, coincidieron. El tutti frutti incluyó los rótulos “gestión” y “política”.
La atención que prodigó Jure a Macri fue notable. El gobernador de Córdoba, José Manuel de la Sota, también pasó por la ciudad para entregar fondos prometidos y maquinarias (ver página 3) sin el encuentro protocolar. Sucede que detrás de los coqueteos entre macristas y radicales en la segunda ciudad más importante de Córdoba se encuentra una real necesidad que cruza a la mayoría de las administraciones municipales.
La ejecución de obra pública queda siempre postergada por desajustes internos y externos. Cierto es que Jure asumió su nueva administración con promesas de expansión de proyectos de infraestructura y, hasta el momento, se vendría realizando a cuenta gotas en medio de críticas de la oposición.
“No existe en Río Cuarto una inversión importante por parte del Estado Nacional, aparte del desagüe que se está llevando a cabo. Y ni hablar del Gobierno provincial donde los recursos que vamos recibiendo son los propios recursos de los municipios a través del Fondo Permanente. Por esto siempre estamos buscando alternativas de financiamiento para desarrollar la obra pública de la ciudad”, despotricó Jure en la jornada de ayer, luego del encuentro con Macri.
El radical amplió las referencias a De la Sota: “por parte de la Provincia no hay ningún plan que no tenga que ver con los recursos coparticipables, no hay ningún proyecto de obra para desarrollar en la ciudad; uno de ellos es la coparticipación que creemos que no nos llega como nos tiene que llegar”.
En ese contexto, cobran otra dimensión las tratativas por la instalación en Río Cuarto del Banco de la Ciudad de Buenos Aires de la mano de Macri. Según adelantaron fuentes del macrismo que participaron del encuentro, los técnicos de la entidad financiera están “ultimando los estudios” para la aprobación del desembarco. “Damos por descontado que el veredicto será positivo y a más tardar la semana que viene tendrán información para su instalación efectiva”, confió un referente del PRO Córdoba.
Si se concreta la operación, el banco de la Ciudad manejaría todas las cuentas de la Municipalidad de Río Cuarto. Incluso, según comunicó Macri ayer, está prevista una asistencia financiera al municipio por 100 millones de pesos. El presupuesto para el año en curso es de 835 millones de pesos.
Si bien la posibilidad de que radicales y macristas confluyan en una alianza es una conversación que cruza a la mayor parte de la dirigencia de ambos espacios, el interés del contacto entre Jure y Macri de ayer tiene otro costado. El primero, necesita una administración sólida si se tiene en cuenta su aspiración de pegar el salto al Ejecutivo provincial. Cabe recordar que en breve instalará una casa en la Capital para hacer base.
La financiación que promete el Banco de la Ciudad sería aprovechada por Jure para cumplir con las obras prometidas. El segundo, requiere atalonarse en el sur cordobés y nada menos que en la ciudad más importante del interior. El convenio, le cierra a ambos.