La Franja, a las puertas de colocar su primer decano

Por Gabriel Osman
[email protected]

SIN CONCURSO - UNIVERSIDAD
SIN CONCURSO – UNIVERSIDAD

El jueves próximo se cerrará el ciclo electoral 2014 en la UNC con la elección de nueve consiliarios y 78 consejeros del claustro estudiantil, además de las autoridades de los centros de estudiantes y, con efecto diferido, de la entidad gremial de segundo grado, la Federación Universitaria de Córdoba (FUC).
Las elecciones estudiantiles tienen, como siempre, características especiales. La más importante de todas es el número, porque con un padrón electoral cercano a los 100 mil estudiantes activos, la concurrencia promedio es de 50 mil. Esto es, se trata de comicios de participación masiva, con una movilidad y folklore únicos que los diferencia de las de los otros tres claustros. Adicionalmente, el voto para elegir autoridades a los organismos de gobierno (Consejo Superior y Consejos Directivos) es obligatorio para los estudiantes de segundo año en adelante y optativo para autoridades de centros.
En términos políticos, estas elecciones serán la oportunidad para el bloque de oposición, que encabeza el radicalismo universitario, de tomarse la revancha de los sucedido con los otros claustros, en donde el oficialismo rectoral logró retener lo que ponía en juego y sorprender con un empate en graduados en el principal enclave de la Franja Morada, la Facultad de Ciencias Económicas (ver “Un consejero sorpresa”).
Tan emblemático es el claustro estudiantil para el radicalismo universitario, que el jueves, si no hay sorpresas, la Franja Morada podrá hacer masa crítica para colocar por primera vez en su historia a un decano propio. Se trata de Agronomía que, junto a otras seis Facultades, deberá elegir decano entre junio y julio. El candidato es Marcelo Conrero, un docente surgido de la cantera de la Franja, que ya ha sumado ocho bancas en el Directivo, entre los comicios docentes, no docentes y de egresados. Con sólo dos votos el jueves, tendría mayoría para una designación que ya tiene fecha: 25 de junio.
Es cierto que la Franja de Agronomía no integraba la Regional hasta 2007, formando parte entonces del oficialismo rectoral (La Cooperativa) que encabezaba el ex rector Jorge González. Pero tras la irrupción del scottismo y, más aún, con la adhesión de Carolina Scotto al kirchnerismo, el viejo esquema prescribió, y hoy los estudiantes radicales apoyan la candidatura de Conrero. Parte de la importancia de ganar este enclave se traduce en la confección de la lista a consiliarios que se votará el jueves: el segundo en la boleta de la Franja es el estudiante de Agronomía Osvaldo Luna.
La excepcionalidad de este fenómeno se debe claramente a la continuidad institucional del país: 31 años de democracia y cogobierno universitario. Por esto, un alumno que en los ‘80 militaba como franjista, apareció luego en la nómina docente y hoy compite por el sillón principal en una de las trece Facultades de la UNC.
Las elecciones del jueves se parecerán mucho a las del año pasado. Para consiliarios, la Franja Morada irá sola como siempre y el oficialismo rectoral relanzará su Megaalianza K, debiendo su brazo estudiantil, La Bisagra, acomodarse a los imperativos del rector Francisco Tamarit. Para el reparto de las bancas residuales a esta tenida principal están anotadas boletas de “Los Disidentes”, así llamados por ser rebeldes a su agrupación de origen: ex bisagristas y ex MNR. Luego vienen peronistas inorgánicos (Tomás Juncos, de Derecho; la Freud, de Psicología; el Frecefyn de Ingeniería), la izquierda trotskista del Frente de Izquierda, Libres del Sur y el viejo MNR.