Firman acuerdo con el Club de París para cancelar deuda argentina

El Gobierno cerró ayer un acuerdo con el Club de París para cancelar la deuda de 9.700 millones de dólares, cuyo primer pago será en julio próximo por un monto de 650 millones de dólares. El ministro de Economía, Axel Kicillof, aseguró haber cumplido con el “objetivo de llegar a un acuerdo” respetando los “principios” que le “permitieron” al país “crecer al 6 por ciento anual los últimos diez años”.
Según un comunicado difundido por el Club de París, los representantes de esta entidad multinacional “y del gobierno de la República Argentina (…) llegaron a un acuerdo para la cancelación en cinco años de los impagos” adeudados por el país, reportó la agencia AFP. Los primeros pagos se harán en julio próximo (650 millones de dólares) y en mayo de 2015 (500 millones de dólares, más intereses), mientras que el siguiente será en mayo de 2016, tras una maratónica negociación de casi 20 horas que encabezó Kicillof en la capital francesa.
El ministro indicó que con este entendimiento “cumplimos con nuestro objetivo de llegar a un acuerdo respetando nuestros principios que nos permitieron crecer al 6 por ciento anual los últimos diez años”. “No nos íbamos a comprometer a hacer pagos que presionen a la economía y no nos dejen crecer”, sostuvo.
En su comunicado, el Club de París destacó que “luego de una prolongada negociación, el Gobierno argentino y la secretaria del Club de París arribaron a una solución acordada y mutuamente beneficiosa, respecto a la deuda que el país mantiene con los países miembros”. Se precisó que se acordó “un esquema que ofrece una solución sostenible y definitiva a los atrasos de la deuda de la Argentina a los acreedores que totaliza los 9.700 millones de dólares” al 30 de abril de 2014.
También se agregó que el acuerdo “provee una estructura flexible para liquidar los atrasos dentro de los cinco años incluyendo un mínimo de 1.150 millones de dólares a pagar en mayo de 2015, siendo el próximo pago en mayo de 2016”. Se informó que se realizará “un pago inicial en concepto de capital de 650 millones de dólares en julio de 2014 y de 500 millones de dólares en mayo de 2015, más intereses. El siguiente pago se realizará en mayo de 2016”.
“El monto acordado para los intereses asciende a 3 por ciento para los saldos de capital durante los primeros 5 años. Se establece un pago mínimo que deberá afrontar la república cada año y se fija un criterio de pagos adicionales en caso de incremento de las inversiones provenientes de los países miembros del Club”, se subrayó.
El encuentro, en el que estuvieron presentes representantes de los 19 países acreedores de la Argentina, comenzó a las 5 de la mañana del miércoles hora argentina (9 hora local) y se prolongó hasta la una de la madrugada de ayer (5 hora de París).
En tanto, holdouts que mantienen juicios contra la Argentina en los tribunales de los Estados Unidos presionaron, a través de un comunicado público, al Club de París para que rechace un acuerdo con la Argentina que no incluya la supervisión del FMI.
Kicillof viajó junto al secretario de Finanzas, Pablo López, y Adrián Cosentino, integrante de la Unidad de Renegociación de la Deuda Pública.

Cristina: “No será para el gran casino financiero”

La presidenta Cristina Fernández afirmó que el financiamiento que podría llegar a la Argentina por el acuerdo con el Club de París “no será como ha ocurrido en otras décadas, para el gran casino financiero”. “Un día muy importante para la Argentina, con el acuerdo por la deuda del Club de París y la invitación a la cumbre BRICS en Brasil”, tuiteó la jefa de Estado, quien encabezó desde las 17 un acto en Berazategui. La Presidenta no se privó de ironías hacia algunos medios, por los “titulares muy, muy, muy chiquititos” que destinaron a estas noticias, por lo que aclaró que no irá al encuentro de las potencias regionales “a tomar el té con masas”.
La jefa de Estado aclaró que la invitación a participar el encuentro de los países emergentes fue realizado por Rusia a la Argentina, “no a esta Presidenta, y no a tomar el té con masas, como parecería por algunos titulares muy, muy, muy chiquititos”. Por otra parte, en referencia al acuerdo con el Club de París, destacó que “todas las obligaciones financieras de la República Argentina desde el 25 de mayo del año 2003 se han venido pagando religiosamente”.
Sobre el financiamiento que se obtendría a partir del acuerdo alcanzado, advirtió que “no será como ya ha ocurrido en otras décadas, para el gran casino financiero” sino “financiamiento para infraestructura, para desarrollo, para tecnología, y para el futuro de todos los argentinos”.