El 60% de los contratados pasó el primer filtro de los concursos

p07-1 web[dc]L[/dc]a etapa de inscripción a los concursos públicos y abiertos para ingresar a la planta permanente de la Municipalidad terminó en la noche de lunes de una manera previsible. La masividad fue el elemento descollante de la primera convocatoria ampliada de la gestión de Ramón Mestre a los fines de generar un orden de mérito. Desde el 20 al 26 de mayo se inscribieron a través del portal habilitado para la compulsa un total de 30.757 personas, según confirmaron autoridades municipales ayer en una rueda de prensa.
El dato es abrumador pero no sorprende: la posibilidad de desarrollarse laboralmente en la órbita estatal no sólo seduce a los aspirantes –en este caso para el área administrativa y enfermería- por la estabilidad propia del puesto público, sino también porque la Municipalidad dobla los sueldos que abona la jurisdicción provincial, sin contar los apetecibles añadidos en concepto de horas extra, prolongaciones de jornada y bonificaciones.
El llamado a concurso que lideraron el secretario General, Alberto Giménez, y la subsecretaria de Capacitación, Laura Sesma, no implica la incorporación inmediata en las filas de la populosa planta municipal mostrará. La convocatoria busca, estrictamente, generar un orden de mérito a la que Mestre o futuros intendentes podrán recurrir para cubrir sus necesidades de recursos humanos.
En tanto, los contratados, transitorios o monotributistas que prefirieron abstenerse de participar en la compulsa se desempeñarán en ésas condiciones sin conflicto. El Suoem logró esta concesión, que en definitiva permitió al Ejecutivo avanzar con los concursos no sólo en áreas altamente especializadas o con reglamento propio como ocurre en el sector Salud, sino también en áreas administrativas.
El gremio liderado por Rubén Daniele desempeñó un rol activo en la compulsa que tendrá su segunda etapa en agosto, cuando la UTN tome los exámenes a los aspirantes que pasaron el primer filtro. Fuentes sindicales no disimulan esta realidad, incluso afirmaron en su momento que instaron a los contratados a participar de la competencia. Cierto es que los riesgos eran mínimos si se tiene en cuenta que la conservación del puesto de trabajo estaba garantizada y la gestión concedería puntaje extras al público interno.
A la luz del informe proporcionado por el Ejecutivo municipal con la segregación de datos del volumen de inscriptos, se observa que podrán realizar el examen múltiple opción (50 preguntas aleatorias de un universo de 500 interrogantes) 1.873 empleados municipales. Si bien en la información proporcionada no se detalla cuántos no calificaron para la segunda etapa –en el informe aparece solo un total que también incluye a los ciudadanos “de a pie” que no cumplieron con los requisitos solicitados- se evidencia que este llamado a concurso tuvo buen impacto en el frente interno. Todo un logro.
Si se tiene en cuenta que hasta hace poco, el histórico referente exigió el pase a planta permanente de 2.967 trabajadores (contratados por artículo 8, personal transitorio y monotributistas), los agentes municipales que pueden demostrar sus competencias en la etapa evaluativa de agosto representa casi un 60 por ciento de la masa total.
Cierto es que si la comparativa se realiza con la cantidad de aspirantes foráneos que calificaron, este universo se reduce a poco más del 30 por ciento. Sucede que 5.999 ciudadanos participarán de la compulsa para cubrir puestos como administrativo general (también reserva espacios para personas con discapacidad), enfermero general, de urgencias y de adultos mayores.
La apuesta cierra para Ejecutivo y Suoem y el mérito se lo lleva Giménez, el nuevo negociador por los concursos con el Suoem. El funcionario, en la presentación oficial de los datos, consideró que se trata de “una bisagra importante en 30 años de democracia. Es una decisión política muy valiente y confiamos en el equipo”. Por su parte, Sesma, se mostró conforme con la iniciativa que pondría un punto final al “clientelismo político”.

Cómo sigue

El proceso continuará en 30 días, apenas el intendente Mestre firme el decreto que detalle la nómina de admitidos. A partir de ese momento, todos los inscriptos que presenten errores en su inscripción (DNI, nombre, edad y fecha de nacimiento) contarán con 10 días para efectuar la corrección pertinente. Posteriormente, se efectuará una prueba de oposición de carácter confidencial en una plataforma virtual. Después seguirá la etapa donde los participantes harán efectiva la presentación de los antecedentes.