Comienza round electoral estudiantil en la UNC

Por Gabriel Osman
[email protected]

Mañana irán a las urnas los graduados de la UNC que, más allá de la incidencia que en estos comicios tienen los colegios profesionales, son de una predominante ascendencia del claustro estudiantil, los cuales recién tendrán propiamente su jornada el 5 de junio, cerrando el calendario electoral 2014 en la casa de estudios.
Decimos que en graduados predomina la influencia de los estudiantes porque este electorado está compuesto básicamente de recién egresados que aún mantienen fuertes vinculaciones con las agrupaciones estudiantiles. Esto es cierto en todos los casos pero particularmente con la agrupación radical Franja Morada, la mejor organizada de todas.
Por esto la jornada de mañana y la del jueves 5 de junio pueden trae buenas noticias para la oposición que podrían equilibrar la ligera ventaja que obtuvo el oficialismo rectoral en los comicios para docentes. La oportunidad es pareja hasta en los números porque si son nueve los consejeros docentes de cada uno de los trece Consejo Directivos, son ocho la sumatoria entre graduados (dos) y estudiantes (6).
El matiz diferencial ente graduados y estudiantiles es que la primera es un comicio donde gravita mucho la capacidad de movilizar electores (voto no obligatorio), mientras que el sufragio estudiantil es masivo (obligatorio desde segundo año), con un padrón que ronda los 100.000 electores y una concurrencia habitual del 50%.
Este año se registrarán dos diferencias ya notorias en relación al anterior comicio de graduados en 2013. La oposición en Psicología (incluye a los radicales) sumará esta vez a la izquierda no K; la otra es que el yancismo en Derecho sumará a los colegios profesionales, incluidos los de los ingenieros. Sin embargo, esto descompromete al decano Roberto Terzariol: el padrón de electores decidió un acuerdo que lo excede. A quien no descompromete es al Rectorado.
Veamos. En el anterior comicio, el rectorado se quedó con dos de las tres bancas y la restante fue para los radicales. Ahora podría darse un escenario distinto aunque muy funcional a Tamarit, con un reparto de una banca para cada una de las tres listas: una para Tamarit, otra para la oposición y la tercera para el yancismo. Dado el sentido de complementación que ha habido en estos años entre Tamarit y Yanzi Ferreira cuando las papas queman, el crecimiento del yancismo le sigue siendo funcional al Rectorado. Adicionalmente, vendría a ser un banco de prueba de Tamarit en vista de las estudiantiles en las cuales, cuando dada su propensión pragmática a juntar agua y aceite, no le ido tan bien. La resta a veces también suma.