La construcción cae y el ProCrear no alcanza

Los principales indicadores del sector muestran una baja, empleo incluido. El plan de hipotecarios evita que el deterioro sea mayor, pero el valor real de los fondos que Anses invierte se reducirá en por la inflación.
Los principales indicadores del sector muestran una baja, empleo incluido. El plan de hipotecarios evita que el deterioro sea mayor, pero el valor real de los fondos que Anses invierte se reducirá en por la inflación.

La construcción arrancó mal el año. El consumo de cemento del primer cuatrimestre es 0,6% inferior al del mismo periodo del 2013; ese año el indicador registró una suba de 11,5% interanual. En el caso del indicador sintético de la actividad de la construcción (ISAC), en el primer trimestre hubo una caída interanual de 2,6%, mientras que en 2013 había crecido 4,6%. Es decir, el 2013 fue un buen año para el sector, dado que parte del excedente de las familias se destinó a comprar propiedades, ampliarlas o reformarlas, además de que hubo una recuperación de la obra pública en año electoral. En cambio, este 2014 se perfila para cerrar en números negativos, ante la aceleración de la inflación al inicio del año y el consecuente impacto sobre las expectativas de mediano plazo, que atentan contra las decisiones de compra de bienes durables.
Por supuesto, la menor actividad de la construcción implica una importante pérdida de puestos de trabajo formales en el sector. Entre enero y febrero se registró una leve caída de 1,2% respecto de igual registro del 2013, baja que de mantenerse para el resto del año implicaría una pérdida de más de 30 mil empleos si se compara con el registro del año 2008.
Un trabajo de los economistas Marcelo Capello y Marcos Cohen del Ieral de la Mediterránea señala que, en este contexto, el programa ProCrear significó mayores oportunidades para un segmento de la población que tiene dificultades para acceder a la vivienda propia. Del total de nuevos créditos, incluyendo los hipotecarios bancarios tradicionales y la iniciativa oficial, el plan representa alrededor del 40%. El volumen de dinero se estima en 0,26% del PBI del 2013 (posiblemente el impacto real sea menor porque el análisis se basa fondos asignados al proyecto que no necesariamente fueron desembolsados completamente)), mientras que las iniciativas tradicionales de financiación representaron 0,39% del PBI. En total, los nuevos hipotecarios son 0,65% del PBI en 2013, consolidando un período de mejora desde el mínimo de 0,28% de 2009.
Sin embargo, los economistas apuntan que el valor de los nuevos créditos medido en proporción del nivel de ingreso de la economía, resulta en 2013 levemente superior al existente en 2008, pero 18% inferior al de 2007, y 63% menor a los préstamos que existía en 1997, siempre en términos del PIB. La iniciativa a nivel agregado tiene un impacto limitado si se compara en términos históricos. ”Se evidencia una sustitución de créditos pre-existentes, que fueron tomados en menor proporción, en función de las mayores ventajas en términos de tasas de interés que implica el programa inicial, que implica subsidios implícitos, y la menor oferta tradicional, por efecto de la suba en la tasa de inflación entre 2008 y 2013”, señala el reporte.

Anses en problemas
Una dificultad creciente para el desarrollo del sector de la construcción es la pérdida de poder de compra de los salarios, especialmente en los meses finales de 2013 y comienzos de este año, cuando los sueldos perdieron terreno respecto a los costos de la construcción. El poder de compra hoy resulta cerca de la mitad del que existía en 1997 y 3% menor al de 2011.
También la inflación deteriora las posibilidades de reproducción de los créditos del ProCrear (financiados con el Fondo de garantía de Sustentabilidad de Anses, se prestan a tasas de interés fijas muy por debajo de la inflación). Si bien resulta una situación muy ventajosa para los beneficiarios implica que en pocos años el valor real de los fondos que Anses invierte en el programa se reducirá drásticamente, y lo que se recupere a través de las cuotas de los créditos de poco alcanzará para brindar nuevos préstamos: “No está garantizada la sustentabilidad del sistema al horadar la capacidad de los fondos de Anses para continuar con el financiamiento en el tiempo”.
Capello y Cohen recuerdan que, ante la falta de solución al problema de fondo que constituye la inflación y sus efectos sobre el mercado de crédito hipotecario, el Ieral presentó hace más de un año al Gobierno una propuesta de financiamiento de viviendas para la clase con cuotas ajustables de acuerdo a la evolución de los salarios. De este modo, los recursos que Anses presta podrían mantener su capacidad adquisitiva tomando como referencia el valor de los sueldos, mientras que para las familias implicaría estabilidad en la relación cuota/ingreso en el tiempo, permitiendo su sostenibilidad tanto para el organismo previsional como para las personas beneficiarias, actuales y futuras.

Datos que preocupan

El consumo de cemento del país cayó cerca del 2% interanual en el mes de marzo, y en torno al 1% acumulado en el primer trimestre respecto de igual período de 2013.

En Córdoba, la caída rondó el 8% interanual y 2% acumulada en el primer trimestre de 2014 respecto del primer trimestre de 2013.

Si se analizan los créditos hipotecarios desagregado por destino de los fondos, el segmento vivienda supera los 20.000 millones de pesos, con un crecimiento interanual del 9,4% y acumulado en el primer trimestre del 7% respecto de igual período de 2013.

Con un crecimiento de apenas un 1% en abril de este año respecto del mes de marzo, el dólar – moneda utilizada como referencia- ha logrado estabilizarse, luego de la marcada devaluación de comienzo de año en la cual creció más del 25% de su valor.

Las ventas de inmuebles a estrenar continúan su tendencia decreciente, presentando una caída interanual cercana al 40% en el mes de marzo, respecto del mismo mes de 2013. En el primer trimestre de 2014 su desempeño cayó 30% acumulado respecto de igual período del año anterior.

La cantidad de metros permisados continuó en alza en el mes de febrero, con un crecimiento interanual cercano al 10% respecto del mismo mes del año anterior. Adicionalmente, acumuló una suba del 14% en el primer bimestre de 2014 si se compara con igual período de 2013.

Con un crecimiento promedio del 30%, los costos de la construcción continúan en alza en consonancia con el resto de los precios de la economía. Sin embargo, aumentaron entre 2 y 3 puntos porcentuales por debajo del crecimiento apreciado en los dos meses anteriores.