Ante repunte de transporte, Mestre acuerda apoyo de Provincia

DPP_0035
A contramano de lo que podría pensarse, encuestas de uso doméstico que manejan en la administración municipal indicarían un claro repunte en la percepción positiva de los usuarios del sistema.

Es oficial. El gobernador José Manuel de la Sota y el intendente Ramón Mestre retomaron el idilio de la primera hora. El viernes pasado compartieron un almuerzo, charlaron sobre obras largamente prometidas por el dirigente peronista y hasta coordinaron compartir cartel en al acto de inauguración del parque en la zona del estadio mundialista de la ciudad.
Ambos se necesitan. Tienen en común la recuperación que le sigue a la crisis y la necesidad de minimizar al máximo la figura de Luis Juez, quien se mueve como pez en el agua cuando el zapato aprieta a sus oponentes políticos. De la Sota se repone lentamente de los saqueos de diciembre, mientras coquetea nuevamente con el traje de presidenciable. Mestre, de las denuncias de corrupción que envolvieron a funcionarios que fueron eyectados de sus cargos y de un debut complicado del sistema de transporte de la ciudad.
La necesidad de mostrase activos en la gestión parece ser la salida predilecta. Cada uno por su lado, realiza los anuncios de gobierno pertinentes a la nueva etapa que se abrió luego de los cimbronazos. Sin embargo, la necesidad de cohesión -que sirve de manera diferente a cada mandatario- se expresa en “gabinetes compartidos” para la resolución de conflictos también comunes.
Específicamente, los alfiles de Mestre ya concretaron un promocionado encuentro con el ministro de Gobierno de la Provincia, Walter Saieg, y los responsables de la Policía para definir políticas conjuntas en materia de seguridad. Se sabe que el municipio no tiene injerencia en la protección de los cordobeses. El aporte es mínimo si se tiene en cuenta que el control que los inspectores de tránsito se limita a la supervisión de taxis y remises o mediciones de alcoholemia a los conductores que circulan por zonas de locales bailables. Claramente, el municipio intentó hacerse presente en la problemática, aspiración que sólo puede provocar aprobaciones.
Ahora bien, en materia de transporte funcionaría otro pacto de cooperación. En este caso, la Secretaría de Transporte de la Provincia brindará soporte técnico a los funcionarios de la cartera homónima de la esfera municipal, hoy encabezada por César Ferreyra, quien fuera empleado de planta del equipo que actualmente comanda Gabriel Bermúdez.
Por el momento no habrá foto, aseguran fuentes cercanas al Gobernador, al tiempo que remarcan que ya comenzaron a trabajar en proyectos para mejorar la flota del sistema de transporte y en proyectos de obras para descomprimir el tránsito en puntos neurálgicos de circulación en la ciudad.
Conviene recordar que las apelaciones a “fuentes expertas” son un recurso que ya estrenó el mestrismo cuando crecían los cuestionamientos a las obras del Solo Bus, sobre todo en la avenida Rafael Núñez. En aquella oportunidad, Mestre se fotografió con el jefe de gobierno porteño Mauricio Macri luego de recibir asesoramiento del Metrobús, que funciona exitosamente en Capital Federal. Días después, el ministro de Transporte de Buenos Aires, Guillermo Dietrich, mantuvo una reunión de trabajo en el Palacio 6 de Julio con los responsables del traslado masivo de pasajeros de la ciudad.
A contramano de lo que podría pensarse, encuestas de uso doméstico que manejan en la administración municipal indicarían un claro repunte en la percepción positiva de los usuarios del sistema. Asesores de Mestre aseguraron a este medio que las mejoras en el sistema de transporte seguirán siendo un tema prioritario para Mestre, quien no puede dejar que su gran apuesta de gestión pase con más penas que gloria. Imaginan un relanzamiento.