UNC: vallejismo dobló en votos a sus adversarios

Por Gabriel Osman
[email protected]

ListaVotos Vallejismo1.164 El Colectivo	633 ATE		464 (*)Resultados provisorios
CONSILIARIOS
Lista Votos
Vallejismo 1.164
El Colectivo 633
ATE 464
(*)Resultados provisorios

Previsiblemente, la alianza del vallejismo y el MUN se impuso ayer con claridad en los comicios no docentes de la UNC, al doblar en votos a todo el arco “opositor” en la elección del representante de este claustro ante el Consejo Superior, imponiendo como consiliario a Guillermo Villanueva (Carina Lezcano suplente). También la suya fue la lista que obtuvo buena parte de los trece consejeros de las Facultades.
El caso más emblemático es el de Médicas, donde está el coto de caza más importante de Carlos Vallejos, el dirigente condenado por la justicia pero indultado sistemáticamente en las urnas. Allí ganó y también en varias unidades académicas en donde sus candidatos pegaron con la boleta de consiliario.
No obstante, también el vallejismo tuvo que tributar a su ruptura con el ala radical del nucleamiento interno (Agrupación Sanmartiniana). Un ejemplo es Odontología, donde la unidad se expresaba en la radical Analía Rey, que ayer perdió a manos de Mario Sambrisi.
Sin desmerecer el aporte de su aliado histórico del MUN, Jorge Di Marco, el triunfo del vallejismo sobre todo el arco opositor merece una aclaración. La Gremial San Martín se encuentra intervenida desde hace tres años por Alberto Geraiges, el funcionario designado por el ministro de Trabajo, Carlos Tomada. Es decir, propiamente, no hay oficialismo y oposición. Pero esta afirmación también merece otra: desde que fuera exonerado de su cargo -por una condena judicial que simplificó en su persona a muchos otros, incluidos funcionarios de alto rango del gabinete de Jorge González-, el vallejismo se ha con vertido en un oficialismo en las urnas y, por la intervención, sin poder formal.
Vallejos es un hábil negociador con fuerte ascendencia en un gremio chico aunque el más poderoso de la UNC. Tanto que hasta el propio rector ha sido un factor que ha jugado en contra de la normalización: para un kirchnerista como Tamarit es más fácil desmovilizar al gremio y arreglar problemas gremiales con el empleado del ministro Tomada en la UNC, con quien el titular de la UNC tiene línea directa.
La novedad del rol desempeñado por el Rectorado en estas elecciones es la transacción que representa la postulación del consiliario electo. Al margen de sus vínculos con Vallejos, Guillermo Villanueva es amigo personal de Tamarit y K confeso. Cómo se ve, este físico dedicado a la abstracta microfísica e inasible nanotecnología, se mueve con mucha comodidad y sin principismos inconducentes en el barro de la política.
Habrá que observar de aquí en más cómo evoluciona esta “dedicación gremial” del rector (también fue el armador que llevó a Pablo Carro a la Adiuc). Se habla con insistencia de que en agosto se realizarían las postergadas elecciones normalizadoras del gremio no docente. Si fuera así, la convocatoria debería realizarse a fines de este mes o primera quincena de junio, porque deben mediar 45 días hábiles entre el llamado y la fecha de los comicios.
Hay algunos indicios de que, esta vez, los comicios (postergados ya dos veces en 2013 con fechas puestas por el propio Ministerio de Trabajo) se realizarían. El 2014 no es un año electoral para las autoridades nacionales que tenían el año pasado una fuerte apuesta en la UNC, cuando la ex rectora Carolina Scotto encabezó la boleta del kirchnerismo en las legislativas de octubre. Desde el ámbito doméstico de la propia casa de estudios, también en agosto habrá quedado atrás la ronda electoral de los cuatro claustros y elegidos siete nuevos decanos.
El problema, como otras veces, sigue siendo el candidato. El último propuesto por el vallejismo y volteado por Scotto fue el radical Gerardo Fernández. Debe descontarse que Tamarit quiere incidir en la elección del nombre. Del promedio de estas pretensiones y la urgencia por recuperar el gremio –no sólo del vallejismo- debe surgir el candidato que, si no hay sorpresas, deberá ser un ternado por el vallejismo y el MUN.
Donde ayer sí hubo sorpresas fue en el resultado obtenido por El Colectivo. Se esperaba de esta agrupación de centro izquierda que tiene una designación certera –al igual que el ATE, va recogiendo heridos por la postergación sin fecha de la normalización-, un mejor resultado. Ahora, El Colectivo también debe preocuparse por la “intromisión” de ATE: apenas los separan 170 votos.