Tras zalamería legislativa, UCR y PS inician hoy el diálogo por UNEN

Por Alejandro Moreno
amoreno@diarioalfil.com.ar

MEDIO JUEGO LEGISLATURA
MEDIO JUEGO – LEGISLATURA

[dc]R[/dc]adicales y socialistas comenzarán hoy el diálogo político para la construcción de la coalición UNEN en la provincia de Córdoba. El presidente del Comité Central de la UCR, Alberto Giménez, recibirá en la Casa Radical a su par socialista Eduardo Cañas, y ambos estarán acompañados por dirigentes de sus centenarios partidos.
La reunión es el comienzo de una serie de encuentros que, según anuncian, continuará el jueves entre el radicalismo y la Coalición Cívica y, si Luis Juez acepta, próximamente entre el socialismo y el Frente Cívico. Más difícil será juntar en la misma mesa a radicales y a juecistas, por lo que el fixture aliancista no prevé por ahora ese match.
Las zalamerías comenzaron en la Legislatura, la semana pasada, cuando el socialista Roberto Birri les envió cartas a los presidentes de los bloques de la UCR y del Frente Cívico.
El cartero quizás no fue preciso, porque el radical Eduardo Yuni reconoció haber recibido la epístola, pero la titular de la bancada de juecistas y afines, Liliana Montero, no.
En las cartas, Birri expresaba la necesidad de elaborar una “agenda legislativa común” para ir construyendo la coalición UNEN en Córdoba.
“Ratifico la vocación del Partido Socialista de trabajar juntos en la Legislatura para encontrar las soluciones necesarias a fin de transitar un camino que tenga un hilo conductor de claro perfil progresista, democrático y popular y que apunte a los cimientos de la estructura social para ir gestando las transformaciones que creemos posible, y, al mismo tiempo, resulte una contribución a la construcción de una alternativa de cambio para nuestra provincia”, afirmó Birri.
Montero no quiso opinar sobre una carta que desconoce. El riocuartense Yuni, en cambio, respondió que le parece “positiva” la idea de su coterráneo, aunque aclaró que debía pasar cualquier decisión por el bloque y por el partido.

El sello
Ante la expectativa que despierta UNEN, todos quieren asumir su paternidad.
Los socialistas, porque apuestan a que esa alianza lleve a su campeón, Hermes Binner, a la Presidencia de la Nación.
Los radicales, porque tienen el partido con más estructura en toda la provincia e imaginan también un candidato propio (y dentro de la UCR, los mestristas por sobre las avanzadas aguadista y negrista).
Los juecistas, porque el Frente Cívico es el socio mayoritario del Frente Amplio Progresista, antecedente de UNEN.
Birri pretendió tomar la iniciativa desde el único espacio importante que los socialistas atesoran en Córdoba: la banca legislativa que convirtió en bloque al divorciarse, justamente, del Frente Cívico.
A Luis Juez le habrían escuchado protestar contra el envión diplomático del socialista. El senador nacional quiere ser el que negocie y agreda a los radicales. El sadismo político le sienta bien porque crece pegándole a Ramón Mestre mientras se acerca a otros radicales, como el intendente de Río Cuarto, Juan Jure. ¿Qué tiene que meterse la rosa socialista en su insensible plan?
Los radicales, entretanto, comenzaron a discutir en el atardecer del lunes la política de alianzas, con la principal preocupación de que nadie, fundamentalmente Juez, les gane UNEN de mano.
En la sesión del Comité Central ampliado (o sea con la participación de legisladores, representantes departamentales y otros miembros del partido) hubo coincidencia en que la Unión Cívica Radical tendrá aliados en el 2015. Hay diferencias en quiénes lo serán.
La UCR cordobesa ya adhirió a UNEN nacional, pero en Córdoba asoman matices, porque algunos rechazan a Juez en ese esquema (los mestristas) y otros pretenden incorporar al PRO (excepto negristas y becerristas).
Giménez contó anteanoche a sus correligionarios que había recibido una carta del Partido Socialista invitándolos a dialogar, pero prometió tomar la iniciativa, no sólo con los lugareños de Binner, sino también con los dirigentes de la Coalición Cívica y del GEN (partidos que curiosamente tienen su origen en apóstatas del radicalismo: Elisa Carrió y Margarita Stolbizer).
Los lilistas y los margaritos son socios de UNEN. Fue dicho: la UCR quiere atrapar el nuevo sello. En la agenda del celular de Giménez no aparecen ni el Frente Cívico ni Libres del Sur. Los juecistas porque mientras su jefe denuncie por corrupción a Ramón Mestre, los dirigentes que responden al intendente, como Giménez, no abrirán el diálogo con ellos. Los izquierdistas probablemente porque apenas lanzado UNEN encabezaron una marcha de carreros y naranjitas hacia el Palacio 6 de Julio, para colmo de males en el momento de mayor debilidad del intendente.
Hoy habrá sesión en la Legislatura y, según se anticipaba oficialmente anoche, la agenda es pobre, por lo que la atención se concentrará luego en la Casa Radical.
Será el primer romance entre la UCR y el PS, aunque disimuladamente haya tironeo por la primacía de UNEN. Que la reunión se haga en la Casa Radical es un triunfo escenográfico de la UCR, aunque el comunicado del partido buscó un artificioso equilibrio: “El cónclave se desarrollará en la convicción de que un diálogo fructífero debe comenzar en la búsqueda de las coincidencias y el respeto a las diferencias, y en la certeza de que este espacio no tiene dueños ni patrones, sino organizaciones políticas con existencia institucional que deberán encontrar los mecanismos para la resolución de las diferencias que eventualmente puedan existir”.