UNC: statu quo con ligero retroceso del radicalismo

Por Gabriel Osman
[email protected]

SIN CONCURSO
SIN CONCURSO UNIVERSIDAD

Después de cada comicio, la UNC confirma más o menos lo mismo: la Universidad, epicentro y vanguardia de la evolución y de los cambios, es mucho más conservadora de lo que se piensa. Lo que sucedió el jueves en la elección de los consejeros docentes confirma lo dicho: el rector Francisco Tamarit superó su primer test electoral y el radicalismo mantuvo casi todo lo que tenía, aunque con algunos ligeros retrocesos. Estos pequeños movimientos se advierten en la banca que perdió en Arquitectura y Económicas, en donde apareció una fisura entre los docentes que apoyan al ex candidato a rector Alfredo Blanco y los que se entornan sobre los “los matemáticos”, que tributaban a la ya desaparecida Hebe Goldenhersch.
Artes, Filosofía y Químicas. En estas tres Facultades hubo listas únicas. Es decir, si hubo competencia fue en las “primarias” pero no el jueves. No obstante, la situación es analogable en Artes y Filosofía y distinta en Químicas. En las dos primeras, la lista única confirma la amplia ascendencia de sus oficialismos adscriptos al Rectorado, mientras que la convergencia en una sola boleta de los docentes de Químicas responde a un microclima único en la UNC, que se repite en cada elección y que no otorga precisiones sobre la elección del próximo decano, ya que cada consejero recibe mandato de los departamentos de la Facultad de donde provienen.
Médicas. Es el triunfo más notorio que se registró el jueves porque el decano Gustavo Irico respaldó la lista que se quedó con las 9 bancas en disputa pero compitiendo con otras tres boletas. Nadie lo puede asegurar pero es probable que el oficialismo no haya sido ajeno a la dispersión funcional de la oposición. Este resultado le dará margen a Irico para su sucesión (no puede repetir) el año próximo y también lo posiciona para la Asamblea Universitaria de 2016, si es que puede sobrellevar un año en el llano. Adicionalmente, si no es rectorable puede ser una buena llave para un hipotético segundo mandato de Tamarit.
Agropecuarias. Aquí ganó con comodidad la agrupación que respalda al candidato a decano Marcelo Conrero, pero lo más llamativo fue el papelón de una de las personas más expectables de la UNC en los últimos 20 años: el múltiple decano y vicerrector Daniel di Giusto, que compitió con el objetivo de bloquear la candidatura de Conrero pero que no obtuvo ni una banca. Triste epílogo para un dirigente de primera línea y nacimiento de una nueva estrella.
Odontología. Odontología mostró, una vez más, que es un modelito para imitar. La eterna estancia del ya mítico y casi vitalicio Nazario Kuyumlian, fue superada en 2007 con extraordinario pragmatismo de las agrupaciones oficialistas, colocando con pocos sobresaltos a Carmen Visvisian en dos mandatos consecutivos. Ahora se volvió a producir un fin de ciclo, no tan extenso como el de Kuyumlian pero con la Facultad repitiendo la misma táctica: recostándose en el oficialismo de la UNC para no quedarse fuera del plato. Esta vez, hubo fuertes disputas en los acomodamientos previos pero legitimados en un impecable 8-1.
Ingeniería. Se trata de otra Facultad que fue gobernada por dos históricos expectables de la UNC como lo han sido Jorge González, primero, y Gabriel Tavella, después. Por esto, el 6-3 de Roberto Terzariol tiene el valor adicional de un triunfo en los números y también de dimensión cualitativa. Esta vez, el decano ganó sin mentores, con su propia muñeca. Y algo más. A diferencia de Agropecuarias, donde hubo un distanciamiento conflictivo entre el decano Daniel Peiretti y Di Giusto, no hay ruido en la línea del hoy decano y de quien espera, paciente, que en 2016 Terzariol no pueda repetir para volver por sus fueros: Gabriel Tavella. No se sabe cómo va a ser ese tránsito pero, por ahora, no hay conflictos.
Económicas. Esta Facultad es el principal coto del radicalismo universitario. Colocó a Hebe Goldenhersch en el vicerrectorado en 2010 e intentó hacer lo propio con Alfredo Blanco en 2013. Pero ahora ha aparecido una micro falla sísmica, activa, en la línea que divide a los seguidores del titular de la cátedra de Historia del Pensamiento Económico y “los matemáticos”, como le llaman a los estadísticos que rodearon históricamente a Goldenhersch. El resultado fue 6-3 aunque todos forman parte de la gestión del decano Francisco Echegaray. Los matices aparecieron mejor en la lista a consiliario. Ganó con claridad Blanco pero con unos cuantos votos en contra.
Lenguas. El oficialismo decanal ganó 6-3. Fue un triunfo decoroso pero en ello menos tienen que ver su decana, Miriam Carballo, o la vicerrectora, Silvia Barei, que la “nafta” que puso en la elección el Rectorado. “Tamarit le llenó el tanque a Barei”, dicen con picardía quienes reconocen que el rector hizo lo necesario porque no le hubiera hecho ni cosquillas un mal resultado en la Facultad de origen de la vicerrectora. Aun así, fue una buena presentación en sociedad las 3 bancas que obtuvo el candidato Fabián Negrelli.
Arquitectura. La Facultad que conduce Elvira Fernández sorprendió al perder una banca aunque retuvo una amplia mayoría en el principal claustro que casi le asegura a la decana testar sin muchos inconvenientes en la elección próxima de su sucesor. Aquí la Franja Morada es muy fuerte y seguro que hará la masa crítica para garantizar el resultado. Fernández es una de las dirigentes universitarias –también tiene un cargo que desempeña ad honorem en la administración municipal- que más desdramatiza la política. Por eso se ha permitido hacer una apuesta muy risueña –se refiere a sus habilidades culinarias- que seguramente deberá honrar.
Famaf. El dato de los comicios fue la reaparición del ex decano Daniel Barraco, que obtuvo un 5-4. Los números no son tan claros como debieran porque esas 4 bancas están dispersas en tres listas que presentaron candidatos en algunos estamentos y en otros no. Barraco ya cumplió con su necesario período en la Siberia y podrá competir, con muchas chances, en la próxima elección de decano que se realizará después de las elecciones estudiantiles, el 5 de junio.
Psicología. El oficialismo que encarna la decana Claudia Torcomian y alienta la ex Patricia Altamirano obtuvo una victoria 6-3, que es más significativo si se tiene en cuenta que es un feudo con fuerte ascendencia del kirchnerismo universitario y que entre sus cuadros cuenta a Ana Alderette, ex decana y bastonera de Carolina Scotto.
Derecho. El feudo de Yanzi Ferreira, hoy gobernado por su esposa Marcela Aspell, sigue imperturbable el paso del tiempo. Sus triunfos no son demoledores (4-2) pero sostenidos, aproximándose sin prisas y sin pausas a las dos décadas. La relación en el claustro docente es de 6 a 3, pero por una situación especial de desplazamientos de mandatos, esta vez no votaron los auxiliares, donde el yanciscmo repite la misma relación de fuerza: 2 a 1.