Enroque corto

Lily de la Vega presentó su biografía y Riutort bajó línea

_MG_0230El periodista sabía que la histórica peronista Lily de la Vega de Malvasio iba a presentar su libro “Anécdotas de una militante” en la Capilla del Buen Pastor el miércoles a la noche. No pudo ir, pero ayer a la mañana invitó un café a un veterano dirigente del PJ para que le cuente detalles del evento.

Periodista: Lamento haber faltado. Creo que es muy bueno que una dirigente que empezó a militar en el peronismo en 1945 escriba sus memorias.

Veterano peronista: Le recomiendo el libro. Para los que disfrutan la historia hay muchos detalles jugosos sobre el primer peronismo, algunos desconocidos hasta hoy. Podrá leer anécdotas sobre la primera visita de Eva Perón en Córdoba, cómo surgió la candidatura del primer gobernador peronista, Argentino Auchter, los tensos momento sen la Casa Rosada con Isabel, o conversaciones con Juan Perón en sus visitas a Madrid.

P.: Lo voy a leer. Dígame. ¿Hubo mucha gente en la presentación del libro?

V.P.: Sí, alrededor de 200 personas. Familiares de Lily, naturalmente, y muchos dirigentes.

P.: ¿Algunos conocidos?

V.P.: Varios. Primero déjeme contarle una curiosidad: Hubo un radical: Ernesto Polinari, el director de Servicios Generales de la Municipalidad, que renunció hoy (por ayer) por lo que salió en un programa de televisión que pasaron esa misma noche. Peronistas, amplísima mayoría, estuvieron el ministro de Industria, Martín Llaryora, el secretario de Asuntos Institucionales, Osvaldo Vottero, el subsecretario de Participación Ciudadana, Diego Hak, el legislador Juan Manuel Cid, los concejales Miguel Siciliano y Héctor Lobo, y las concejalas Olga Riutort y Claudia Martínez, entre otros.

P.: Delasotista-delasotista, ninguno.

V.P.: No me haga una interna de esto.

P.: No, claro, pero observo que hay peronistas disidentes, como Riutort, y otros que enfrentan al peronismo desde adentro, como Llaryora.

V.P.: Bueno, como lleva el tema para ese lado, le cuento que hubo varios discursos para homenajear a Lily, pero el más sonoro fue el de Olga, que compartió el escenario.

P.: Cuente, cuente.

V.P.: Olga dijo que con Lily tiene una relación muy antigua. Recordó cuando iban a reuniones del Consejo Nacional del PJ en las que los hombres colocaban sus armas sobre la mesa.

P.: Hoy, los celulares.

V.P.: Claro, son épocas distintas. Luego, Olga bajó línea que, para oídos atentos, eran críticas a José Manuel de la Sota y al aparato oficial del PJ, del que ella está afuera. Dijo que el peronismo debe “recuperar la mística y la unidad fruto del debate”. Anote ésta: “tenemos más pobres que hace 20 años; algo no estamos haciendo bien”. “Hay una gran brecha entre los que tienen y los que no tienen”. “La justicia social debe ser una realidad y no un anhelo en tiempos electorales”. Y la tradicional: “la política debe servir para cambiarle la vida a la gente y no a los dirigentes”.

P.: Aprovechó la volada.

V.P.: Sí, pero no se quede con eso. El libro es importante.

P.: Claro, lo voy a leer.

Futbol eléctrico

Hubo un concejal de Unión por Córdoba que ayer no pudo ir a la sesión ordinaria del Concejo Deliberante, por cuestiones personales, muy entendibles. Un asesor del radicalismo, muy vinculado al peronismo, aunque eso suene extraño, le comentaba la situación al periodista.

Periodista: No se lo vio a Carlos Mercado ayer. ¿Está bien?

Asesor Radical: Está perfecto “Carlín”. Faltó por una cuestión personal. Pero algo alegre.

P.: ¿Qué cosa?

A.R.: Se fue a Buenos Aires…

P.: No me diga que se sumó a la ola naranja de Scioli. Digo, como de la Sota no mandó a nadie al Congreso del PJ…

A.R.: Es muy ensañado usted… Carlín no vino al Concejo por otra cosa.

P.: Largue por favor de una vez.

A.R.: El hijo trabaja en Epec y es integrante del equipo de fútbol de la empresa de energía. Hay un torneo a nivel nacional. Y Carlín lo fue a acompañar, junto con sus compañeros.

P.: O sea, a ver si entiendo. ¿Fue a Buenos Aires a acompañar al equipo de Epec en un torneo amateur?

A.R.: Sí señor. Es algo lindo. Un gesto paternal.

P.: Sin dudas. Porque legislativo, el gesto no fue.