De la Sota consuma hoy escisión del PJ nacional

ilustra de la sota silueta[dc]E[/dc]l justicialismo de Córdoba provocará hoy el rompimiento con el PJ nacional, al no participar de la sesión extraordinaria del Congreso Nacional partidario que elegirá sus nuevas autoridades. De los 87 delegados cordobeses (incluido el gobernador José Manuel de la Sota) solo viajarán 7 que responden al kirchnerismo, entre ellos el intendente de Villa María, Eduardo Accastello, el diputado nacional Fabián Francioni y el funcionario nacional Alberto Cantero.
Unos 900 delegados de todo el país debatirán en el predio de Parque Norte de la ciudad de Buenos Aires, en medio de tensas negociaciones entre distintos sectores del peronismo oficialista y opositor.
Hasta anoche, lo único cerrado con consenso entre el kirchnerismo, sciolismo y la mayoría de gobernadores y legisladores de todo el país, es que el gobernador de Jujuy, Eduardo Fellner, sea proclamado el nuevo presidente del Consejo Nacional del PJ.
Mientras, quedó descartado el regreso formal de los gobernadores anti-k Daniel Peralta (Santa Cruz) y Claudio Poggi (San Luis), además de De la Sota, y la tensión se centraba a último momento entre mandatarios provinciales del PJ más ortodoxo y el ultrakirchnerismo que responde a Cristina Fernández, para definir la “mesa chica” integrada por cinco vicepresidencias y unas 70 secretarías.
De la Sota fue el único que salió a hablar ayer del conflicto que envuelve al peronismo, que buscará hoy normalizar institucionalmente el partido de gobierno, cuyas autoridades encabezadas por el gobernador bonaerense y precandidato presidencial, Daniel Scioli, tienen los mandatos vencidos y corre el riesgo de perder la personería jurídica.
A pesar de insistentes invitaciones desde el oficialismo, De la Sota confirmó que no asistirá al cónclave convocado para mañana a las 9 en Parque Norte.
“Para qué voy a ir mañana (por hoy) si mi provincia es discriminada por el gobierno nacional, yo sigo defendiendo a mi provincia”, señaló De la Sota tras acusar al kirchnerista de “no ser un gobierno peronista”.
En ese marco, los gobernadores del PJ mantuvieron contrarreloj un hermético encuentro en esta capital, para definir una “lista de unidad” con el kirchnerismo, aunque eso todavía estaba en duda y crecía la posibilidad de una ruptura.
Fuentes partidarias aclararon que a pesar de las negociaciones para integrar a dirigentes distanciados del gobierno nacional, “hoy el formato del futuro Consejo todavía no estaba claro” e incluso, admitían la posibilidad de ampliar a 8 las actuales 5 vicepresidencias.
Algunos atribuían la tensión a que “el gobierno tironea para poner demasiada gente de su propia tropa en desmedro de figuras del peronismo” histórico, a las que justamente buscan contener para evitar nuevas fugas al massismo.
Según se supo, los puntos conflictivos eran la designación de las cinco vicepresidencias y las principales secretarías entre los 75 cargos que componen el actual Consejo nacional.
En tanto entre los gobernadores había consenso para impulsar al senador nacional Miguel Ángel Pichetto como vicepresidente, desde el círculo más cercano a Olivos intentaban imponer a varios camporistas en los lugares más importantes, entre ellos a Eduardo “Wado” De Pedro.
En ese marco, el titular de la CGT oficialista, Antonio Caló, era otro de los mencionados para ocupar una vicepresidencia -y manifestó su disposición a aceptar-, además de los precandidatos presidenciales y varios mandatarios provinciales.
La sesión extraordinaria será presidida por el gobernador de Formosa, Gildo Insfrán y lo primero que harán será aprobar una cláusula transitoria para habilitar la elección indirecta de las nuevas autoridades, la fórmula que encontró el oficialismo para evitar el desgaste político de una elección interna nacional demasiado costosa.