Puesta en escena aliancista de Juez: rechaza a UCR y PRO

DYN002.JPG
La invitación al radicalismo a formar en la provincia de Córdoba el Frente Amplio Unen que hace un par de semanas se presentó en Buenos Aires no es otra cosa que una argucia para engañar a incautos políticos y mediáticos. Juez no quiere una alianza con la UCR, pero sí pretende aparecer como inocente de que el FAU se forme en Córdoba.

Luis Juez lanza una invitación formal a la construcción de FAU en Córdoba, mientras establece tantos límites a la futura alianza que parece reducirla al Frente Cívico y sus tradicionales socios políticos.
Juez no ha de desconocer que el intendente de Córdoba, Ramón Mestre, es el principal referente de la UCR provincial y a él lo denunció penalmente en la Justicia acusándolo de recibir dádivas de la empresa ERSA, incluso poco después de que negociadores de ambas partes animen reuniones amistosas. Para el senador del Frente Cívico, Mestre es un corrupto.
Con esos antecedentes, la invitación al radicalismo a formar en la provincia de Córdoba el Frente Amplio Unen que hace un par de semanas se presentó en Buenos Aires no es otra cosa que una argucia para engañar a incautos políticos y mediáticos.
Juez no quiere una alianza con la UCR, pero sí pretende aparecer como inocente de que el FAU no se forme en Córdoba.
Fuentes juecistas anunciaron que el Frente Cívico, el Partido Socialista, el GEN y Libres del Sur convocarán hoy públicamente a construir el FAU provincial.
La respuesta del Comité radical llegó rápido a través de su presidente, Alberto Giménez, quien descartó que pueda llegarse a un acuerdo con el dirigente que considera corruptos a los radicales.
El jefe del Frente Cívico dice que quiere formar “un gobierno progresista, incorruptible y con un claro perfil solidario que debe reemplazar al modelo neoliberal que ha encarnado el PJ cordobés”. Y, también, que los mestristas deben darle explicaciones a los “radicales decentes”.
Así como trazó un límite hacia el radicalismo, Juez firmó el sábado un documento que establece otros condicionamientos a posibles futuros acuerdos del FAU.
Junto a otros legisladores nacionales y dirigentes de Proyecto Sur, Partido Socialista, GEN, Libres del Sur y Partido Socialista Auténtico, rechazó por anticipado un acuerdo político con el PRO de Mauricio Macri.
“No le hace bien a la democracia ni a la República confundir a la ciudadanía: emparentar el Frente Amplio Unen con el PRO alimentaría un circuito de superficialidad donde supuestamente todo da lo mismo. Esta lógica es uno de los peores rasgos culturales que se arrastran desde hace tiempo y ha sido agravado manifiestamente durante la década kirchnerista”, subrayaron los firmantes. Entre ellos se encuentran los senadores Fernando Solanas (Proyecto Sur); Luis Juez (Frente Cívico Córdoba); Rubén Giustiniani (Partido Socialista); Jaime Linares (GEN); Nito Artaza (UCR); además del presidente de Libres del Sur, Humberto Tumini; y el titular del Partido Socialista Auténtico, Mario Mazzitelli.
También suscribieron el documento la senadora Norma Morandini (Frente Cívico Córdoba), los diputados Alcira Argumedo (Proyecto Sur), Victoria Donda (Libres del Sur); Jorge Valinotto y Graciela Villata (Frente Cívico de Córdoba) y Javier Gentilini (Proyecto Sur); Virginia González Gass (Partido Socialista Auténtico).
Como se advierte, no firmó nadie de la Coalición Cívica y por la UCR lo hizo el líbero Nito Artaza, que está enfrentado con la conducción partidaria.
Todos ellos coincidieron en que las metas y gestión en la ciudad de Buenos Aires “distan mucho de las políticas públicas que Unen propone para el distrito”, por lo que advirtieron que la confrontación electoral que los enfrentara en 2013 con el PRO “no se basó en una mera disputa de cargos sino que expresaba las profundas diferencias existentes desde el punto de vista programático, político e ideológico”.
De todos modos, este grupo del FAU subrayó la necesidad de mantener un “diálogo institucional con todas las fuerzas políticas en cuanto hace al normal desenvolvimiento de la vida democrática; mucho más, cuando circunstancias críticas así lo determinen o cuando la puesta en marcha de políticas de Estado de largo plazo requieran de grandes consensos, independientemente de las diferencias partidarias y sectoriales que –subrayaron– objetivamente existen”.
“Para nosotros la coherencia y el compromiso ético con el voto de la ciudadanía es un principio irrenunciable. Debemos ser consecuentes con la orientación valorativa del Frente Amplio Unen, sin cuyos pilares éticos, ideológicos y programáticos la Republica Argentina no podrá revertir la espiral de retroceso en la que está entrampada desde hace décadas”, concluyeron los firmantes.