Sindicalismo K busca “apropiarse” del 10 de mayo con las 62-O

IMG_8929Si el 2013 fue un año bastante movido en términos políticos para el sindicalista Mauricio Saillén, titular del Surrbac y de la CGT Rodríguez Peña, no sólo por la seguidilla de reuniones mantenidas con alfiles de la Presidencia de la Nación sino por el protagonismo de los gremios filo k para levantar la performance de Carolina Scotto en las urnas; el año en curso prometería más.
En teoría, deberían comenzar a materializarse los acuerdos urdidos en Buenos Aires que redundarían en beneficios directos para el arco sindical alineado con el Gobierno que encabeza Cristina Fernández. También, estaría todo listo para rehabilitar en Córdoba el histórico brazo gremial del peronismo: las 62 Organizaciones.
Los operadores del referente de los recolectores ultiman los detalles para el evento que fue varias veces postergado. Esta vez, el 1º de mayo sería la fecha elegida para poner un pie de manera “orgánica” en la interna del Partido Justicialista local. La fecha no es caprichosa. Pese al simbolismo que carga para el sindicalismo en general, es una manera de recuperar la iniciativa, perdida el año pasado a mano de la cumbre y el locro de los cuatro de Córdoba y su frente anti k.
Cabe recordar que José Manuel de la Sota, Roberto Lavagna, Hugo Moyano y Francisco de Narváez compartieron el tradicional guisado en la misma mesa, causando expectativa a nivel nacional que no prosperó, en gran parte por la irrupción de Sergio Massa en el escenario político.
El lugar del evento ya está confirmado, apuntan sus organizadores. En la Plaza de la Música (ex Vieja Usina) se darán cita los gremios kirchneristas que reconocen a Saillén como su máximo exponente y, el detalle, funcionarios del orden nacional. El interlocutor de la primera hora y hombre más longevo de la gestión Kirchner, Julio De Vido, ocupará un lugar destacado.
Al fin y al cabo, el ministro de Planificación Federal no llegará a Córdoba con las manos vacías. Se especula que hará pública la promesa que realizó a sus interlocutores locales en las sendas reuniones mantenidas en su despacho. Aportará 500 viviendas para el arco sindical que ya dio sobradas muestras de fidelidad y proactividad al gobierno nacional.
De Vido no oculta su interés en que el armado sindical k prospere, es por esto que también estaría gestionando el desembarco a la provincia del jefe de Gabinete, Jorge Capitanich. Los operadores de Saillén se ilusionan y no descartan que puedan contar con este “broche de oro” en el lanzamiento de las 62 Organizaciones. Entre otros de sus confirmados, también estaría el secretario de Obra Pública, José López.
Lo cierto es que más allá del apoyo nacional que levanta cualquier evento de tintes políticos, en el plano interno urge la necesidad de Saillén de romper con la hegemonía de Hugo Moyano en el interior del país. Los reiterados anuncios de un lanzamiento que todavía no se concretó, pese a los innumerables amagues, persigue efectos ratificatorios, más cuando se avecina una elección interna en el Surrbac el mes próximo.
No hay que olvidar que detrás de la resurrección de las 62 Organizaciones se esconde la pretensión de Saillén de tener estructura propia para jugar en la interna peronista. De hecho, ya iniciaron los contactos necesarios para la creación de un nuevo partido político. Ahora bien, no sólo la hegemonía de Moyano debe ser quebrada, también la del sindicalismo identificado con Unión por Córdoba.