La agenda Massa

Massa sigue marcando la agenda política del país en temas sustanciales.
Ya lo hizo con el proyecto de Código Penal. Ahora, con el impuesto a las ganancias para los empleados y trabajadores en relación de dependencia. En este punto, acaba de hacer retroceder al gobierno. Hace un par de días, el Jefe de Gabinete Jorge Capitanich había dicho que no estaba en estudio una modificación de los mínimos para el Impuesto a las Ganancias. Ayer, al rendir su informe ante la Cámara de Diputados, aceptó la posibilidad de discutir una modificación. Dijo que fue la presidenta quien le ha dado esa instrucción.
Y es muy razonable: las retenciones a los salarios es producto de una ficción inflacionaria. Los sueldos han subido por efecto de la inflación. Al no moverse los mínimos, el Impuesto a las Ganancias muerde una parte creciente de los salarios. Los gremios están furiosos con el tema, incluso los oficialistas. Con una inflación del 35% anual, la modificación de los índices se impone por propio peso. Es indiscutible. E inevitable. Pero el gobierno estuvo lerdo con esto. Y Capitanich tuvo la mala idea de decir que el tema no estaba a estudio del gobierno. Ahora debió cambiar raudamente. Massa les volvió a ganar de mano al pronunciarse y anunciar un proyecto. La presidenta tuvo que cambiar de nuevo.
Massa le sigue marcando la agenda al gobierno.
Y a la oposición.
DVG