El astro vuelve a reinar

Por J.C. Maraddón
jcmaraddon@diarioalfil.com.ar

ilustra amanecer con tinelli[dc]A[/dc] 2013 se lo recordará en la televisión argentina como el año en que Marcelo Tinelli nos dio un descanso. Fue la primera vez, desde 1990, que el conductor televisivo dejaba que la temporada transcurriera sin su presencia en pantalla, toda una novedad para un medio que se había acostumbrado a amoldarse al gusto y placer del zar de Ideas del Sur.
Así fue como el año pasado no hubo que alterar horarios, ni levantar programas ni estirar o acortar el argumento de una telenovela, de acuerdo a cuándo y por qué canal se emitía “ShowMatch”. Tampoco hubo mediáticos salidos de esa cantera que recorrieran los programas de chimentos contando sus actividades públicas y sus nimiedades privadas, que se suponía iban a interesarnos a todos porque… bueno, porque ellos bailaban o cantaban por un sueño.
Fue una temporada de languidez televisiva, en la que fluyeron los culebrones como nunca antes. Y en la que recuperaron su protagonismo entretenedores como Marley, Julián Weich o Guido Kaczka, que llegaron nuevamente al prime time. Las divas de hoy y siempre, como Susana Giménez y Mirtha Legrand, también fueron convocadas para ocupar ese vacío que parecía imposible de llenar.
El panorama, sin Tinelli, se amesetó como nunca antes. El premio al pico de rating quedó desierto, aunque bien pudo hacerse merecedora a ese cetro la novela brasileña “Avenida Brasil”. Es decir, un ciclo de origen extranjero y que se emite en horario vespertino, es desde hace un tiempo el gran fenómeno de la TV abierta nacional; todo un dato que permite calibrar hasta dónde llegó la orfandad.
En lo que se refiere a repercusión popular y a réplicas espontáneas en las redes sociales, quizá lo más destacado del 2013 haya sido “Peligro Sin Codificar”, un programa humorístico en el que las figuras convocantes son, valga la paradoja, exintegrantes del staff de “ShowMatch”. Ya el año pasado hicimos referencia a este pintoresco detalle de la troupe que encabeza Diego Korol por Telefé y que, mediante recursos simples pero entradores logró llegar al corazón de las nuevas camadas de televidentes.
No llama la atención entonces que, ahora que el sol de Canal 13 adquiere brillo intenso con el retorno de Tinelli a fines de abril, desde Telefé anuncien que a partir de la semana que viene “Peligro Sin Codificar” tendrá una versión de lunes a viernes, a la medianoche, que llevará por título “Peligro Mundial”. Algo así como un precalentamiento de pantalla con vistas al match de fondo que se desarrollará durante el máximo torneo futbolístico que se disputará en Brasil.
Mientras tanto, el Marcelo de todos sube a Twitter las fotos en las que se muestra el rodaje de la apertura de su ciclo y, mediante ese recurso, pone en alerta a los gerentes de programación de los canales de la competencia. A partir de ahora, comenzará una cuenta regresiva: el tictac de una bomba que detonará las mediciones de audiencia y promoverá que las empresas encargadas de esa tarea deban barajar y dar de nuevo.
Lentamente, agoniza ese letargo del que supimos disfrutar desde finales de 2012. Cuando se escuchen los primeros acordes de “Twist & Shout”, el show volverá a comenzar y la televisión argentina retomará, sin remedio, esa senda altisonante y circense que ha caracterizado su horario central en el último cuarto de siglo. De la mañana a la noche, seremos ametrallados por esos certeros disparos que, desde su cómoda trinchera en Ideas del Sur, el eterno francotirador lanzará otra vez contra nuestro sosiego. Y el páramo que se había extendido sobre la pantalla chica deberá retroceder para dar paso, otra vez, al astro que vuelve a ejercer su reinado.