Vital apuesta del rector de UNC en ronda electoral de mayo

Por Gabriel Osman
gosman@diarioalfil.com.ar

Tamarit TEG[dc]F[/dc]rancisco Tamarit llegó en marzo de 2013 al Rectorado por un golpe de muñeca oportuno y pragmático, que consistió en neutralizar Derecho (Pedro Yanzi Ferreira apostó por sí mismo) y reincorporar a Ciencias Médicas al oficialismo, después del mal trato y la eyección de su decano, Gustavo Irico, a manos de la ex rectora Carolina Scotto. Con todo, se trata acuerdos aleatorios, frágiles, que pueden o no tener futuras reediciones.
Consecuentemente, el oficialismo rectoral piensa apostar fuerte para la ronda electoral de mayo-junio, cuando los universitarios voten para renovar a los representantes de los cuatro claustros que, a excepción del estudiantil, sacarán pasaje derecho para la Asamblea Universitaria que en marzo de 2016 votará otra vez por Tamarit o por su sucesor. (Cualquier pregunta sobre la intención de repetir del actual rector no debe responderse por obvia).
Con justeza, la vigilia está puesta en mayo cuando elijan representantes por dos años los docentes, no docentes y graduados. Los comicios estudiantiles, en junio, se repiten con una frecuencia anual porque sus mandatos son por sólo un año. Son, en total, una incógnita abierta para la ronda electoral 2015 de 78 bancas (6 por cada una de las 13 Facultades).
Los que obtendrán este año ticket directo para la Asamblea son 163, entre docentes, graduados y no docentes. A este listado VIP de candidatos deben sumarse los decanos, también electores en la Asamblea: siete de ellos deben elegirse este año, entre junio y julio, más los cinco que se designan en 2015 (Médicas, Derecho, Lenguas, Económicas y Artes). Roberto Terzariol (Ingeniería) fue nombrado a mediados de 2013, por lo que, a la fecha, es el único elector cierto de los 247 miembros que tiene la Asamblea, para las próximas elecciones a rector.
Por supuesto, esto descuenta que los intentos por ir a un sistema de elección directa no se concretarán. Las chances objetivas de reformar el Estatuto de la UNC son casi nulas, sin contar aquí que salvo las agrupaciones de izquierda y el ala más radicalizada del oficialismo (La Bisagra), nadie quiere elecciones directas ponderadas y por claustro. Unos pretextan que es difícil consensuar el alcance de la reforma estatutaria; otros, más sinceros, sostienen directamente que están en contra.
El panorama de las siete Facultades que eligen decano y vice este año son Agronomía, Arquitectura, Famaf, Filosofía, Odontología, Psicología y Químicas. El escenario previo a la ronda electoral para renovar los Consejos Directivos en esas siete unidades académicas clave, indica una relativa certidumbre a favor de los oficialismos decanales en Agronomía, Arquitectura, Filosofía, Famaf y Odontología, y situaciones más complejas en Psicología y Químicas.
Tamarit pone en juego tres Facultades sobre la que tiene ascendencia y que son Famaf, Filosofía y Odontología, mientras que la oposición –un conglomerado, hoy disperso, sin articulación y sólo recticulado por la Franja Morada- se expone en Agronomía, Arquitectura, Psicología y Químicas. Es decir, el oficialismo arriesga menos y, por eso, tiene mejores posibilidades. Adicionalmente, ensaya puntería y concentra esfuerzos para no perder eficacia, colocando la mira en Psicología y Químicas.
Adicionalmente, Tamarit ya está lanzado a reeditar el acuerdo con Ciencias Médicas, con posibilidades ciertas de éxito para un nuevo ensamble porque, entre otras cosas, ya se ha comenzado a materializar el sorpresivo entente de 2013, con llegada de partidas especiales y equipamiento médico de alta complejidad para el Clínicas, además de pretensiosas incursiones académicas al interior provincial.
Con la honrosa excepción de la Franja Morada, la oposición brilla por su ausencia. Queda poco más de un mes para que comience la ronda electoral y no hay noticias de intento de articulación alguna. Parece anestesiada y ni siquiera se siente parte interesada en el complejo proceso que atraviesan los dos gremios universitarios, Adiuc y Gremial San Martín. El primero, coptado por Tamarit; el segundo, sin conducción. Al menos si no se toma por tal la que encabeza el interventor puntano Alberto Geraige, con esporádicas incursiones a Córdoba invariablemente limitadas a visitas al segundo piso del Pabellón Argentina.