Primera catarsis antimestrista tras prórroga de mandatos

15
“La autoridad partidaria, con el intendente Mestre a la cabeza, ha violentado la organización partidaria, su Carta Orgánica y las instituciones de la UCR”, acusó. Becerra criticó a Mestre porque “ha sometido a su voluntad excluyente el mandato de los radicales de Córdoba”.

[dc]L[/dc]os susurros antimestristas son habituales en el radicalismo que no está encolumnado con el intendente. Pero hasta el domingo a la noche, ninguno de los referentes de núcleos internos había levantado la voz.
El alfonsinista Carlos Becerra, que no preside Identidad Radical pero es su guía, bramó luego de la decisión del Congreso Provincial, de mayoría mestrista, de prorrogar por 180 días el mandato de las actuales autoridades partidarias.
(Viene de Tapa)
Lo que sacó de sus casillas a Becerra fue la disparatada versión de un presunto dirigente mestrista sobre el motivo para postergar la renovación: el Mundial de fútbol. En realidad, el mestrismo querría una postergación tras otra, si se pudiera, para evitar el trastorno de una interna (y, en todo caso, qué mejor que hacerla durante el Mundial, lo que salvaría a los radicales de la siempre tonta crítica a su intensa vida política).
De todos modos, Becerra se enojó y dijo lo que otros confiesan entre murmullos. El no mestrismo (aguadismo y negrismo, por ejemplo) no es aún antimestrismo, pero podría ocurrir si las diferencias se profundizan. De estas veredas surgen muchas críticas a la presidencia de Alberto Giménez en la UCR provincial.
En el título de su comunicado, se preguntó: “¿El fútbol es el culpable de lo que le pasa al radicalismo en Córdoba?”.
El alfonsinista se quejó de que “como consecuencia del próximo Campeonato Mundial de Fútbol a disputarse en Brasil, la UCR de Córdoba ha suspendido la renovación obligatoria de sus autoridades partidarias y ha prorrogado por seis meses sus actuales mandatos”.
“La autoridad partidaria, con el intendente Mestre a la cabeza, ha violentado la organización partidaria, su Carta Orgánica y las instituciones de la UCR”, acusó.
Becerra criticó a Mestre porque “ha sometido a su voluntad excluyente el mandato de los radicales de Córdoba”.
“Siguen pensando en consecuencia, como otros lo hacen en otros ámbitos de la sociedad argentina, ‘El estado soy yo’. Así no cambiarán las cosas, porque la gente percibe que es más de lo mismo”, enfatizó.
El ex presidente del Comité Central siguió cargando las tintas: “Una foto patética refleja la soledad del poder, cuando éste no se ejerce con consensos, debate de ideas, intercambio de experiencias, compromisos compartidos”.
“Le irá mal al radicalismo de Córdoba, frente a nuestros comprovincianos, si no los convocamos a participar de un cambio en el que se sientan protagonistas”, advirtió.
Y finalmente, se preguntó: “¿Qué tiene que ver el fútbol con ésto? Nada. Éste es pasión de multitudes, y a la ciclópea tarea de la reconstrucción nacional, provincial y municipal solamente la alcanzaremos con éxito si las mayorías nacionales nos acompañan siguiendo la pasión republicana que con ejemplos deben dar sus dirigentes”.