Plan “entrista” de Juez en interna radical

Por Yanina Passero
ypassero@diarioalfil.com.ar

p03-1[dc]C[/dc]uando trascendió la noticia de que el juecismo (o mejor, Luis Juez) estaba dispuesto a llevar a la práctica la sugerencia de su referente nacional Hermes Binner, seguramente varios recordaron el popular refrán que dice “la necesidad tiene cara de hereje”. El Frente Cívico, duramente abatido en las elecciones legislativas de octubre del año pasado, entendió que la supervivencia no estaba garantizada persistiendo exclusivamente en su rol opositor al bipartidismo en la provincia, en especial de la arista que corresponde al gobierno delasotista. Allí es cuando lograr un estrechamiento de las relaciones con la UCR se convirtió en un objetivo imperativo.
Lo impensado ocurrió: una comitiva de cada partido inició conversaciones formales, incluso el intendente Ramón Mestre recibió al presidenciable santafecino en su despacho semanas atrás. Todo un gesto, pese a que ya es evidente que el responsable del Palacio 6 de Julio está determinado en mantener cordiales relaciones con el mundillo político no sólo nacional sino local (recuérdese su encuentro con Sergio Massa del Frente Renovador o la seguidilla de audiencias con funcionarios K en Buenos Aires).
Las denuncias que involucraron a dos funcionarios de rango alto de la gestión municipal habría sido el motivo que sirvió al exintendente para expiar culpas y situarse al otro lado de la vereda. Vaya y pase la catarata de denuncias que el mismísimo Juez lanzó a la dirigencia radical. El amor y el odio es la cara de una misma moneda en las relaciones políticas. No obstante, hacer la vista gorda en la causa abierta tras la muerte de un directivo de la financiera CBI, para el juecismo significaba algo así como despojarse del alma, según advierten sus operadores.
Lo cierto es que en el ADN juecista se encuentra la necesidad imperiosa de tomar partido en asuntos que generan un auténtico escándalo público, independientemente de las determinaciones judiciales que le siguen. No resulta irrazonable, en ese marco, la postura del juecismo y el congelamiento de las relaciones con la UCR. Ahora bien, si se entiende la suspensión de las conversaciones entre partidos sumergida en una unilateral relación causa-efecto, se peca de inocente.
Está claro que el olfato del fundador del FC sigue agudo, pese a la mala racha que viene atravesando en las arenas de la política. El potencial socio político enfrenta algunas turbulencias no sólo por las nombres citado en la carta de Jorge Suau dirigida a la Justicia Federal, también hay que adicionar otras propias de la gestión del palacio municipal y la interna partidaria.
¿Observa Juez una posibilidad de hacerse con la intendencia en 2015? Sus colaboradores afirman que sí, aunque el senador nacional prefiere seguir siendo ambiguo. Por momentos coquetea con volver a la intendencia. En otros, decide mostrarse enfático y predispuesto a pelear por tercera vez por la gobernación, como afirmó el domingo en los micrófonos de radio Continental Córdoba, en el programa “Algo ha fallado”.
Si las denuncias reiteradas de los juecistas a aquellos que tienen responsabilidades de gobierno no se traducen en votos y el diálogo con algunos dirigentes de la UCR con venia de Mestre no terminará con acuerdos sustentables en el tiempo sin una decisión orgánica del partido, el FC por lo menos intentará hacer daño.
Al menos así se desprende del nuevo intento de meter cuña en la interna radical. Congeladas los contactos con el cabecilla del radicalismo local, los juecistas tienen orden expresa de tomar contacto con aquellos dirigentes de peso en el partido, a quienes les cabe el mote de no mestristas. Según advierten desde el riñón del FC, tienen teléfono liberado.
Los nombres que asoman son previsibles: Oscar Aguad, Mario Negri y Juan Jure. Siquiera se salvó de la intentona Eduardo “Pocho” Angeloz. Mientras la triada no mestrista mantiene una prudente distancia con el intendente que aún no ha derivado en oposición abierta, parece que el juecismo no desaprovechará la brecha.
Divide y reinarás.

Mensaje

Una prueba del “entrismo” que busca Juez en la interna la ofrecen declaraciones recogidas por la agencia de noticias oficialista Télam. El senador nacional fue sugerente: “Estamos dialogando con un montón de dirigentes. En lo particular, hemos suspendido la conversación con el sector de Mestre hasta que el intendente no se anime a tomar una decisión corajuda en un tema que interpela a toda la dirigencia política, por lo que está pasando con esa mesa de dinero que era de (la financiera) CBI”.
Juez sostuvo que ese escándalo “involucra a gran parte de lo que es la dirigencia política de Córdoba”, de la que aseguró “nosotros no tenemos nada que ver” y “por eso intentamos con aquellos que el día de mañana llegaríamos a un acuerdo, mínimamente que haya una conducta de ética que nosotros predicamos que se debería llevar adelante”.
“Nosotros queremos firmar un acuerdo con quienes entiendan que no sólo queremos sustituir el gobierno de José Manuel De la Sota, queremos sustituir un modelo de valores que hay en la provincia de Córdoba”, expuso. Y agregó: “nosotros podemos aceptar perder una elección, lo que a esta altura del partido no podemos aceptar es perder la convicción”.