Saboreando los recuerdos

Por Santiago Pfleiderer
[email protected]

humita1Si hay algo que caracteriza a la Córdoba joven, es la hermosura de los impulsos creativos, esas cabezas inquietas que no paran de echar humo para lograr y generar los próximos objetivos. Desde los diversos y diferentes espacios que la autogestión ofrece, los artistas y realizadores cordobeses no paran de hacer girar la maquinita de la creatividad y de buscar en el arte una forma de vida. Tal es el caso de Noelia Carrizo. Ella, junto a Nancy Díaz –su compañera en la productora Horas Insanas- lograron hacer realidad un sueño fruto del intento trabajo independiente y comunitario: la realización de un cortometraje que rompiera fronteras.
En el año 2012, Noelia Carrizo realizó una clínica de Guión dictada por Hans Garrino en el marco del FICIC (Festival Internacional de Cine Independiente de Cosquín) y, para sorpresa de Noelia, HU MI TA salió seleccionado como el mejor guión de la clínica. En febrero del 2013 comenzó a barajarse la idea de llevar a la vida real y al movimiento la historia escrita; de esa forma, Noelia Carrizo y Nancy Díaz comenzaron a gestionar el proyecto en abril del mismo año, y en el mes de junio ya tenían fecha de rodaje. Ya que Díaz es riojana y Carrizo comparte los mismos orígenes familiares, se imaginaron el escenario de la filmación en rutas de La Rioja. En esa provincia existen leyes de Video, de Música y de Editoriales que permiten que empresas privadas financien proyectos culturales, y de esa manera el Estado les realiza descuentos a través de los impuestos. En La Rioja, la producción pudo costear el 50% de los gastos, y el resto se cubrió por medio de Panal de Ideas, y hasta recibió dinero de Los Angeles, USA. Además –confiesa Carrizo- ¡vendieron humitas como estrategia de prensa!
HU MI TA se presentó oficialmente el 16 de octubre de 2013 en el Espacio INCAA 73 de La Rioja, y el 17 de noviembre en los Cines Gran Rex de Córdoba, y desde entonces este corto mágico, sabroso y suculento anda circulando por las pantallas de Perú, Brasil, Australia y España, y hasta han pedido el material desde México. El pasado viernes 14 de marzo, HU MI TA hizo su primera proyección virtual, es decir que el público interesado podía solicitar el link a [email protected] para poder ver el corto desde las PCs y poder disfrutar de un viaje sin retorno.
Pampa de La Viuda. El trayecto une La Rioja con Chilecito. Vientos frescos soplan a más de 2200 metros de altura. Un colectivo viejo, un Mercedes-Benz 1114. Claudio Marcos, el chofer, maneja el colectivo con la pereza solitaria de un paisaje abrumador. En la radio suenan Los Palmeras. El pasaje viene durmiendo mientras el viento peina la escasa vegetación de altura que araña la pre Cordillera de los Andes. El Mercedes 1114 –con un tunning retro pero hermoso- humea y hace fuerza para caminar sobre el alto camino riojano. En la ruta aborda el viaje una familia y a Claudio Marcos eso le va a cambiar el día.
HU MI TA es un viaje y una conexión con nuestra tierra y con nuestro pasado. Cuando el hambre muchas veces parece ser un capricho, esta película nos demuestra el valor de los frutos de nuestra tierra vinculado con el trabajo artesanal y el secreto transmitido por las antiguas generaciones.
Claudio Marcos viaja aburrido y con hambre, hasta que una nueva pasajera destapa un tupper lleno de humitas en chala, y automáticamente el aroma de la comida típica lo remonta a los olores, sabores y colores de su infancia. El chofer deja volar lo más humano de su imaginación de la mano del recuerdo de su abuela cocinera, los choclos, los pimientos, la cebolla, el queso cremoso y el secreto de la cocción de un manjar anhelado para curar ese vacío estomacal que se transmite en las líneas amarillas de una ruta desierta. Psicodelia y cumbia se conjugan a la perfección para darle el tono de originalidad a un corto que debe estar abriendo el apetito por diferentes rincones del mundo. José Abdala, Clara Segura, Gonzalo Videla y Facundo Díaz son los protagonistas de este viaje. La magia se completa con la música original de Menta Sáez y Manu Cábanay para darle el toque de nostalgia y alegría a una historia que supera lo común para alcanzar lo surrealista.
Cuando nuestra rutina pareciera ser más gris de lo habitual, todo se llena de olor a humita, y podemos sentir sus aromas y todo el sabor de la infancia en un cucharón de madera.