UVAs de ira

Por Javier Marín

cristina_salida14_22609[dc]D[/dc]esde hace unas semanas, la Argentina es nombrada junto con Venezuela y Ucrania, dentro del grupo UVA, es decir, tres países cuya situación financiera es tan grave que están en serio riesgo de caer en default. De los tres países, el que aparece más complicado, por obvias razones, es Ucrania, con gravísimos problemas económicos y una amenaza de invasión latente. Venezuela tiene un poco más de oxígeno en el corto plazo que la Argentina, que sin embargo exhibe según los expertos mejores perspectivas a partir de 2015.
Pero más allá de la coyuntura económica de la Argentina, lo cierto es que la comunidad financiera internacional, a través de medios influyentes, como el Wall Street Journal o el Financial Times, al parecer encuentra una grata labor en agrupar en bloques a los países y otorgarles a éstos siglas, la mayoría de las cuales se refieren positivamente, aunque algunas no esconden su carácter peyorativo o francamente despectivo. Pero para los hombres de finanzas acuñar y usar estos acrónimos no es un simple entretenimiento. De acuerdo a un paper publicado por el Wall Street Journal y citado por la BBC, las siglas fáciles de recordar ayudan a hacer inversiones. El estudio demostró que las acciones cuyos símbolos formaban palabras reconocibles repuntaban 8,5 por ciento más en comparación con otras, siempre que tuviera connotaciones positivas, desde luego.

Repasemos las últimas siglas acuñadas en un breve glosario:
BRIC: Es hoy una de las siglas más conocidas. Los BRIC son Brasil, Rusia, India y China, cuatro gigantes de la economía mundial, que tuvieron a su cargo tirar del carro del crecimiento global durante los años de la última recesión en Estados Unidos y Europa. BRIC, no está de más recordarlo, en inglés significa ladrillo (aunque se escribe con una K al final) y puede ser fácilmente asociado a la solidez.
BRICK: Los BRICK son esencialmente los BRIC a los cuales se les agregó ahora Corea del Sur (South Korea, en inglés), 15º economía mundial y con un crecimiento acelerado en la última década. La presencia de Corea quizás esté más justificada desde el punto de vista ortográfico que económico.
BRICS: En este caso son los BRIC, pero en lugar de Corea entra Sudáfrica, primer país de ese continente en integrar una lista de poderosas economías emergentes, aunque tenga aún un PBI bastante inferior al de la Argentina.
CARBS: Los CARBS (en inglés la palabra CARB es la forma habitual en que se dice carbohidrato) incluyen a Canadá, Australia, Rusia, Brasil y Sudáfrica. Inventado por Citigroup, esta sigla se incluyó en un informe llamado “Los CARBS te harán fuerte”, en el que se analizaba cómo estas cinco economías son muy sensibles a los cambios en los precios de las materias primas.
CASSH: (Que en inglés se escribe muy parecido a CASH, es decir, dinero), agrupa a Canadá, Australia, Singapur, Suiza y Hong Kong. Economías emergentes con poderosos sistemas financieros.
CEMENT: O cemento, no es una sigla, sino un término para designar a todos los pequeños países que no integran las siglas de los grandes emergentes pero sin los cuales, el crecimiento de éstos no sería viable.
CIVETS: Sigla que agrupa a Colombia, Indonesia, Vietnam, Egipto, Turquía y Sudáfrica, países cuyas economías están comenzando a consolidarse después de décadas de conflictos armados y caos económico. CIVET, en inglés, designa a un tipo de gato salvaje y el término realmente les cae como anillo al dedo.
EAGLES: (“Águilas” en inglés) Es otro término que designa genéricamente a países emergentes cuyas economías están sólidas.
MINTS: (O “mentas”) Son Malasia, Indonesia, Nueva Zelanda, Tailandia y Singapur, viejos tigres asiáticos, a los que se suma la economía neozelandesa.
MIST (O “niebla”) Agrupa a México, Indonesia, Corea del Sur y Turquía, economías con altos índices de crecimiento en los últimos años.
PIGS: Una de las siglas más conocidas, acuñada por los británicos y que designa a Portugal, Irlanda (o Italia), Grecia y España (Spain), países que sufrieron una estrepitosa caída de su economía tras el desastre financiero internacional que se inició a mediados de 2008 y que los dejó al borde de la cesación de pagos y con índices de desempleo superiores al 20%. Es, por bastante diferencia, la sigla más despectiva, ya que PIG en inglés no es otra cosa que “cerdo”, lo que motivó las amargas quejas de los países que pasaron a integrar esa deshonrosa lista.
Pero Argentina no debería conformarse con integrar los UVA, desde esta humilde columna, reclamamos para nuestro país su inclusión en nuevos acrónimos, que le harían justicia, por ejemplo, los CAMB, (Colombia, Argentina, Brasil y México), los cuatro países de América Latina con mayor presencia del narcotráfico, o bien los BAVEC (Bolivia, Argentina, Venezuela, Ecuador y Cuba), los cinco países con mayor intervención del Estado en la economía. También podríamos ser parte de los BUA (Brasil, Uruguay y Argentina), únicos tres países de toda América donde está permitido el matrimonio homosexual.
© Especial para Diario Alfil