De Vido comprometió 500 viviendas para la CGT de Saillén

P08-1
Sergio Fitipaldi, Pablo Trapani, Mauricio Saillén,
Julio de Vido y Ricardo Moreno.

El sindicalismo cordobés filo K parece gozar de mejor salud que su rama política, porque si bien es cierto que la boleta del Frente para la Victoria tuvo una buena cosecha en los comicios legislativos del 27 de octubre de 2013, el rol que jugó el entonces el incipiente kirchnerismo sindical en estas latitudes y, en particular, Mauricio Saillén (Surrbac) fue decisivo.
Desde antes pero particularmente desde entonces, las puertas de los más empinados despachos de Buenos Aires se abren con facilidad para Saillén y su operador, Ricardo Moreno. Incluso, cada vez son más frecuentes las incursiones de este dirigente, que lleva a las mullidas alfombras de la Casa Rosada a otros referentes gremiales, recibidos con mucho entusiasmo, particularmente por el todopoderoso ministro de Planificación Federal, Julio de Vido.
Un ejemplo fue lo que ocurrió la semana pasada cuando el tándem Saillén-Moreno llegó con Sergio Fitipaldi, secretario general del Sindicato de Limpieza (Soelsac), al frente de una organización de casi 15 mil afiliados, y de Pablo Trapani, a su vez titular de la Federación de Transportistas (camioneros), con un paquete de afiliaciones que supera los 150 mil trabajadores.
Estos números entusiasman a De Vido, que no lo disimula. Tanto es así que en la referida reunión –jueves 27 de febrero- la CGT Rodríguez Peña, encabezada por Saillén, se reunió durante más de dos horas con el funcionario más longevo de la administración nacional K, que no solo se interesó por el crecimiento de esta central obrera y el lanzamiento de las 62 Organizaciones, sino que se comprometió a adjudicarle al sector 500 viviendas.
La reunión se completó con la presencia del secretario de Vivienda del Ministerio de Planificación, José López, y su par de Transporte, Alejandro Ramos. Es obvio que las viviendas prometidas son para las necesidades habitacionales de los afiliados de gremios que adhieren a la CGT conducida por Saillén. Peronista sin reproches, De Vido sabe que la caridad debe empezar por casa y que el crecimiento del sector sindical K merece la correspondiente lubricación.
Ramos, por su parte, escuchó con la atención que se merece el proceso de reclutamiento gremial, los planteos que le formularon Saillén y Trapani con respecto a un aumento de las tarifa del transporte de cereal, ya que en enero se le había proporcionado un 11,5 % al sector (FECOTAC) y a este porcentaje se le sumó un 13,2 % más, totalizando 24,7 % en la tarifa nacional, descomprimiéndose así la posibilidad de un paro de transporte en esta actividad.
La gira del “gabinete gremial K” siguió su periplo y fue a parar al despacho de Liliana Korenfeld, secretaria de Superintendencia de la Nación, para agilizar temas puntuales de entidades gremiales de Córdoba. Buenos oficios de De Vido mediante, Korenfeld se comprometió a atender estas demandas y darle “pronto trámite” a diligencias de los gremios Supe y Soelsac. En esta concatenación de vinculaciones se entrevé con claridad el propósito de Saillén de “ir armando” y, también, la bendición K (y los recursos) para estos propósitos.
El brazo gremial del kirchnerismo cordobés hizo un trabajo para el 27 de octubre que no ha pasado desapercibido en Buenos Aires. Fue para llevar a dos bancas de diputados a dos profesores universitarios (Carolina Scotto y Martín Gill), digamos que en el otro extremo de extracción de cuadros de la cantera peronista. Lo hicieron y no cobraron. Pero esto no será siempre así.
Seguro que no para De Vido, que ve futuro en este armado y evidentemente tiene licencia K para trabajar. Incide mucho en que para el kirchnerismo Córdoba ha sido casi un páramo. Hay que tener en cuenta dos datos recientes y compararlos: la floja performance de la boleta del FpV en las PASOS y la mejora sustancial en las Legislativas. En la primera no estuvo presente Saillén y en la segunda sí.
No obstante las intenciones de jugar en la interna peronista local, el titular del Surbac ya les pidió a profesionales del estudio de Ricardo Moreno para formar un partido político y presentarlo con los avales correspondientes ante la Justicia Federal.
De Vido, en tanto, se comprometió a estar en Córdoba el 20 de marzo, junto al secretario de Vivienda, en el acto de lanzamiento de las 62 Organizaciones, el histórico brazo gremial del peronismo, hoy desactivado.