UTA se opone a debut gratuito del sistema de transporte

IMG_2050Las metodologías de algunos gremios cordobeses en ciertas ocasiones son complejas de entender. Se tornan casi ilegibles para el observador bien pensado que se guía por lo que se dice en relación con lo que se hace.
La UTA, por ejemplo, muchas veces se queja de perjuicios para los usuarios del transporte público -como ser la baja frecuencia, el estado de las unidades, etcétera- pero, paradójicamente, termina efectuando medidas de fuerza que golpean más a los pasajeros que el propio motivo de la protesta.
Cabe pensar dos posibilidades ante situaciones como esas. La simple irracionalidad que lleva a actuaciones contradictorias entre sí o la existencia de intereses que no se ven en las superficies de lo dicho en público.
Se anunció desde la Municipalidad con bombos y platillos que finalmente el nuevo sistema de transporte comenzaría en una fecha determinada (1 de marzo), y al instante la UTA denunció que las frecuencias de los ómnibus en febrero seguían siendo idénticas a las de enero, el mes con menos cantidad de pasajeros.
Hasta allí la cosa sonaba verosímil. ¿Puede pensarse que los empresarios a veces pretenden ganar más dinero en detrimento de la calidad del servicio? No es descabellado. Para afirmarlo había que argumentar con algo mensurable en concreto y allí fue que llegó la denuncia de los choferes sobre la merma de frecuencias. Cuestión de ponerse a controlar para saber si era cierto o no.
Ahora bien, ayer apareció otra queja de los colectiveros, que aunque no tenga que ver con la anterior, puede observarse en conjunto. Las primeras líneas del gremio salieron a decir que dudaban de la ejecución de la propuesta municipal de otorgar pasajes gratis durante los primeros 3 días del nuevo sistema de transporte, aduciendo posible “perjuicios” para los pasajeros.
“Esto se trata de la seguridad de los pasajeros. Le hemos planteado al secretario de Transporte (Juan Pablo Díaz Cardeilhac) de que el seguro es un tema serio y que tiene que emitirse el boleto como corresponde, con el seguro”, comenzó Alfredo Peñaloza, el secretario General del sindicato.
Y le siguió el tesorero gremial, Daniel Soria, clarificando el panorama en un medio de la UNC: “Los choferes se pusieron en estado de alerta por el tema”.
A las horas, el mestrismo, que sabe que el transporte es la gran posibilidad de de continuidad y proyección de Ramón Mestre, salió a achicar las probabilidades de que UTA genere conflicto por este asunto.
“La Municipalidad de Córdoba informa a los usuarios del Transporte Urbano de Pasajeros que, durante los días 1º, 2 y 3 de marzo el servicio será gratuito, debiendo validarse los viajes con la tarjeta de prepago, aunque no será debitado el saldo del boleto”, rezaba una comunicación oficial del municipio luego de que los funcionarios escucharon las declaraciones de Peñaloza y Soria.
Según se dice en los pasillos del Palacio 6 de Julio, hay orden directa del intendente -que está de viaje por Rusia e Italia- de hacer “todo lo que haga falta” para que el 1 de marzo, día no solo del lanzamiento del “reordenamiento” del transporte sino también fecha en que le toca efectuar el tradicional discurso de apertura de sesiones del Concejo Deliberante, nada vaya a enturbiar la puesta en escena.
Y tras el comunicado repitiéndose por los medios, de fondo sonaba ayer una radio en el segundo piso de la Municipalidad y se lo escuchaba al vocero de UTA, Adrián Lentini, decir: “No están dadas las garantías para que comience este nuevo sistema. La realidad es muy diferente a lo que plantean los funcionarios”.
Algo puede que esté haciendo ruido fuera de la superficie. Unos van empujando hacia el conflicto, otros intentan freezarlo para evitar cualquier mancha en la hora clave de la gestión.