Fuerte puesta en escena de los gremios en defensa del salario

ilustra gremios en el gim[dc]E[/dc]n otra mega cumbre gremial, los dirigentes cordobeses definieron el calibre del puntapié inicial del plan de acción que comenzará el viernes ante la incertidumbre económica desencadenada en las últimas semanas. Bajo el lema “en defensa del salario”, sindicatos de las dos CGT (Regional Córdoba y Rodríguez Peña) y delegaciones del interior encabezarán una fuerte movilización que incluirá cortes de puentes y pasos de nivel y una concentración con cuerpos orgánicos en la histórica sede del movimiento obrero cordobés de Vélez Sarsfield al 100.
Hasta el momento, la dirigencia cordobesa es la única que ha salido del plano declarativo para demostrar su preocupación en las calles ante la incertidumbre económica. Pero además de hacer punta de lanza con esta medida, los gremios locales han logrado conjugar un reclamo más allá de las filiaciones políticas.
La inestabilidad económica, producto de la reciente devaluación del dólar oficial y la escalada inflacionaria de los últimos tiempos, llevó a que la dirigencia cordobesa se anticipara al resto del arco gremial nacional y diagramase una jornada de protesta, que promete no ser la única.
Peronistas ortodoxos, delasotistas, kirchneristas y moyanistas manifestarán por las calles de Córdoba. La unidad que tan lejana parece para las cúpulas nacionales, aquí asoma más cercana, más allá de las diferencias. Quizás por esta razón –su pluralidad voces- es que la consigna de la protesta parece un tanto polisémica. “Que a la crisis y el ajuste lo paguen los responsables de la devaluación, los aumentos de precios salvajes, el impuestazo y el tarifazo y no los trabajadores”, reza el comunicado oficial. Una forma de repartir responsabilidades, sin cargar exclusivamente sobre algún estamento de la clase dirigente.

Plan de acción
En un primer momento se especulaba con realizar únicamente una movilización con cuerpos orgánicos el próximo viernes, pero el plenario de ayer decidió darle mayor énfasis al reclamo, hacerlo más visible. Incluyeron entonces los cortes en los puentes (hasta ahora solo está confirmada la interrupción del tránsito en 24 de Septiembre) y algunos escraches en supermercados (iniciativa impulsada por sectores K para controlar los precios).
Concurrentes
El auditorio de Luz y Fuerza Regional fue nuevamente la sede del cónclave que convocó a más de 150 dirigentes de la capital y el interior. Eduardo Bandolín volvió hacer de anfitrión del mitin, del que participaron los principales gremialistas: José Pihen (SEP), Juan Monserrat (UEPC), Rubén Daniele (SUEOM) y Gabriel Suárez (Luz y Fuerza capital), entre otros. Omar Dragún (SMATA) y Rubén Urbano (UOM) no cncurrieron al encuentro pero mandaron emisarios. También, las delegaciones de Río Cuarto, Villa María, San Francisco, Villa Dolores, Belle Ville, Laboulaye, Pozo del Molle y Monte Buey.
De los gremios considerados grandes, el único ausente fue Surrbac. Su reciente corrimiento a las filas de la ortodoxia K obliga a Mauricio Saillén a evitar cualquier paso en falso que pueda hacer dudar a la Nación de la calidad de su fe “nac & pop”.

Unidad
Como ocurrió a mediados del 2013, cuando la Regional Córdoba convocó a todos los sectores para reclamar por la actualización de las alícuotas del impuesto a las Ganancias, la movilización del viernes contará con la participación de otros sectores sociales. Desde lesta central obrera señalaron que le harán llegar una invitación a la CTA, que se plegó al plan de acción del año pasado. La declaración llegó también a manos de las cúpulas nacionales de la tres CGT.

Audiencia papal
La particular unidad del movimiento obrero cordobés habría sido una de las claves para que los emisarios del Papa Francisco se interesaran por la dirigencia local; además de un bonito tango compuesto por Cacho Piña en honor al sumo pontífice. En su edición de domingo, La Nación da cuenta de que Jorge Bergoglio habría convocado a funcionarios nacionales, empresarios y gremialistas para entablar un diálogo social. La versión fue desmentida por diferentes medios de comunicación.
En este sentido, una fuente local indicó: “Teníamos audiencia para el 19 de marzo en Roma, pero con esto que se destapó la olla suponemos que se postergó la reunión”.