Podrían comprarse dólares por $ 7 mil millones mensuales

dolar_regalo_gcba_70865[dc]U[/dc]n trabajo de los economistas Nadín Argañaraz y Sofía Devalle, del Iaraf, apunta a dar una idea cuantitativa del total de dólares que la apertura parcial del cepo cambiario permitiría comprar. La regla establecida por el Gobierno es que sólo pueden acceder a la divisa para ahorro quienes ganan dos mínimos por mes ($7.200) y que el límite es de U$S 2 mil mensuales. El reporte analiza la cantidad de trabajadores que se desempeñan en el sector formal y su remuneración promedio: según datos oficiales, hay registrados unos 7.772.000 empleados y el 34% supera el ingreso mensual neto de $7.200.
Se consideran los diferentes tramos de ingresos de esta porción de los asalariados y se asume que todos compran los dólares que la nueva regla permite, habría que destinar un monto global de $7 mil millones por mes a la compra de divisas (siempre y cuando todos los meses el peso se devalúe al mismo ritmo que aumentan los salarios).
Si los dólares comprados quedaran depositados en el banco, bajo las condiciones estipuladas por el Gobierno, se adquirirían cerca de US$ 870 millones, que al figurar como depósito en moneda extranjera no constituirían estrictamente una caída de reservas (pero sí de las reservas netas de depósitos en dólares). El Central aspiraría pesos pero los dólares que entregue quedarían depositados en los bancos, con lo cual seguirían siendo parte de las reservas. Habría un cambio de composición, cayendo la participación de las reservas propias.
En el caso que el monto máximo de dólares que la regla permite comprar no quede depositado en las entidades bancarias, entonces se generaría un drenaje mensual de reservas cercano a los US$ 730 millones. El informe aclara que los montos estimados no implican que ésa terminará siendo la demanda de quienes pueden acceder, sino que se trata de una proyección de lo que la regla permitiría adquirir.
Por su lado, la consultora Abeceb.com establece un cálculo similar al del Iaraf: estima –sobre datos de la Encuesta Permanente de Hogares- que cerca de un 25% del conjunto de asalariados formales, monotributistas y autónomos cuentan con ingresos declarados superiores al límite de $7.200 mensuales establecido como requisito mínimo para poder acceder a la compra de divisas para atesoramiento. Según la misma encuesta, la masa de ingresos de este grupo (indexados con un supuesto genérico de aumento salarial del 15% entre el segundo trimestre de 2013 y hoy) equivale a unos $14.500 millones, que al tipo de cambio hoy vigente y considerando que el ente recaudador autorizará compras por un 20% de los ingresos declarados, equivale a unos US$360 millones por mes. Anualizada, la cifra trepa a US$4.320 millones.
El trabajo señala que el monto, si bien significativo, es considerablemente menor al flujo de salida de dólares bajo el concepto de formación de activos externos que se registró durante 2011, cuando el cepo todavía no existía, que equivalió a US$21.504 millones. También es inferior al monto anualizado de US$8.376 millones que se fugaron entre enero y mayo de 2012, cuando el cepo ya regía pero aun se permitían algunas compras con fines de atesoramiento a asalariados y monotributistas.
En el caso del turismo –una vertiente de fuga que creció en los últimos tiempos- Abeceb.com entiende que con la elevación de la percepción en concepto de adelanto de Ganancias de 20 a 35 por ciento, habría una caída del déficit de 40% para este año.