Mestre quiere un boleto a $ 5,30

Por Gabriel Osman
gosman@diarioalfil.com.ar

DPP_0007[dc]E[/dc]l boleto del transporte urbano de pasajeros costará en las próximas semanas $ 5,30. Será un aumento del 29,3%, una actualización puramente inflacionaria (los estudios privados dan un acumulado en 2013 del 28,5%), por lo que no será para rajarse las vestiduras. Más todavía. Un una economía inflacionaria donde los precios de los bienes y servicios se actualización mensual y hasta quincenalmente, y le ganan la batalla a los salarios, la tarifa del transporte funciona más como éstos últimos.
El estudio de costos fue enviado ayer por el Departamento Ejecutivo al Concejo Deliberante, en donde la mayoría radical no debería tener inconvenientes en convertir el cálculo en ordenanza. Incluso en el oficialismo se está hablando de la posibilidad de un segundo reajuste en el año, dependiendo esto de la evolución de las variables macroeconómicas y, en particular, de los subsidios nacionales que recibe el servicio.
Hay otra variable aún no definida porque las paritarias no han comenzado, que es el costo de los salarios para 2014, el principal componente de la canasta de insumos del servicio.
Sobrevolando todas estas cuestiones técnicas está la aceptación y consentimiento social que reciban los importantes cambios que el intendente pretende introducir en el servicio a partir, teóricamente, el 1 de marzo. Si los cambios funcionan y son bien recibidos, esto le daría mayor margen de maniobra política al intendente para mejor financiar los cambios.
Es muy deseable que el nuevo servicio funcione, pero es inevitable trazar algunas advertencias sobre lo que sucedía en las vísperas del anterior intento de reforma del servicio, durante el gobierno de Germán Kammerath y en vísperas de la mayor crisis económica que recuerde en país en sus 200 años de historia.
La licitación de Kammerath ofrecía un servicio pomposo -¡y no demandado por los usuarios!- con aire acondicionado, música funcional y otras lindezas que, entre otras inadvertencias, no leyó la situación política del país. Puede decirse, en este sentido, que fue un menemista anacrónico: planeó para marzo de 2001 como lo hubiera hecho el ex presidente en otros asuntos a mediados de los ‘90, claro que entonces él ya estaba en Anillaco y no en La Rosada.
A diferencia de aquel estilo pomposo, el proyecto de Mestre es pretencioso: intenta responder a las demandas de los usuarios y encara un proyecto con rediagrama de recorridos, cuatro zonas y la vedette de los “Solo Bus”. Los cuatro corredores ya están adjudicados a dos empresas consolidadas, como Córdoba y Coniferal, y a dos nuevas que son Ersa y Autobuses Santa Fe. (Una Tamse residual seguirá a cargo de los trolebuses).
Otra ventaja a favor es que buena parte de las inversiones –unidades- ya están hechas. Pero el resto es problemático. El sistema de precios relativos está destruido y el dólar nadie sabe a ciencia cierta cuánto vale. Esto incidirá directamente en la secuencia de entrega de colectivos e insumos: sin precios nadie quiere vender.
En la crisis fiscal actual tampoco nadie acierta que sucederá con los subsidios nacionales de la Secretaría de Transporte de la Nación. Hay funcionarios que le dan la extremaunción y hay otros que aseguran que Cristina Kirchner los sostendrá. Esa es una certeza necesaria para cerrar la ecuación del servicio, porque si no hay subsidios todos los ingresos del sistema saldrán de la tarifa.
Al caer la Convertibilidad, en 2002, el boleto costaba 80 centavos de dólar, que a valor del dólar oficial –alguno de los tantos que hay debe que tomarse como referencia-, que es de $ 8,00, da un boleto a $ 6,40, 90 centavos por arriba de la tarifa que entró ayer al Concejo Deliberante.
Aquella crisis ya lejana dista también cualitativamente de la actual, pero la aceleración de algunas variables –dólar, Inflación y fuga de capitales- de estos días es pavorosa. Aquella vez los desaciertos de Kammerath fueron notables y en algunos casos hasta groseros, pero la causa principal del derrumbe del servicio fue el derrumbe de la actividad económica, que retrotrajo los ingresos del transporte de 500.000 a 270.000 boletos diarios.

Otros proyectos
En la oportunidad tomarán también estado parlamentario el proyecto para autorizar la ampliación Escuela Maestro Oliva de B° Mercantil”, y ratificación del convenio urbanístico entre el Ejecutivo y la Cooperativa de Vivienda Horizonte.