Luz y Fuerza primerea discusión paritaria: 30% anual y en febrero

KD9L7272Este año Luz y Fuerza no aguardará hasta marzo -como es usual- para comenzar las gestiones con el directorio de EPEC por el aumento salarial. La suba a las Fuerzas de Seguridad (autoacuartelamiento de por medio) y principalmente el impacto de la inflación, según afirman desde el gremio, llevaron a que los dirigentes de las tres entidades (Córdoba, Regional y Rio Cuarto) ya presentaran la nota a la empresa requiriendo una mesa de negociación en los próximos días.
“Queremos que la discusión salarial no se extienda más allá de febrero”, indicó Dante Maldonado, vocero de Luz y Fuerza Córdoba. “Nuestro pedido está en función de la caída del poder adquisitivo que venimos sintiendo”, profundizó el dirigente al responder sobre el porqué del adelantamiento de la fecha.
“En realidad no discutimos un aumento sino que pedimos la recomposición salarial que la inflación nos fue comiendo durante el 2013. El 30 % es el piso para recuperar los niveles que teníamos a principio de año”, especificó Maldonado.

Hipótesis interna
Sin embargo, el impacto de la inflación nunca fue una causa excluyente para “primerear” a la empresa. Amén de contar con uno de los sueldos más altos del sector público, los incrementos son siempre retroactivos a febrero. Surge entonces una hipótesis que explica esta decisión a partir del clima interno que se palpita entre los trabajadores.
Entrarían a tallar el descontento interno de las bases. El factor subjetivo tendría varios componentes: 1) la crisis energética, 2) la falta de inversiones, 3) la posibilidad de sanciones a la empresa por los cortes programados, 4) el alcance del Impuesto a la Ganancias y 5) los últimos aumentos concedidos. En definitiva la reacción de la comisión directiva estaría en función de contener este malestar y lograr un acuerdo lo antes posible para desactivar un escenario de conflictividad.

Antecedentes
El año pasado Luz y Fuerza solicitó a EPEC la conformación de una mesa salarial a mediados de marzo y las negociaciones se extendieron hasta la primera semana de mayo. Con este anticipo, uno de los gremios más poderosos pega su mesa de negociación a la del resto de los estatales; aunque vayan por caminos diferentes: los primeros negocian con la compañía, mientras que los empleados púbicos y los docentes con el Ejecutivo.
Al igual que el resto de la plantilla estatal, el gremio pretende un piso del 30 % de aumento para comenzar las discusiones salariales. El año pasado, Luz y Fuerza recibió un incremento 3 puntos por debajo al resto de los empleados públicos: 23 % en tres partes (12% en febrero, 6% en julio y 5% en octubre, que junto a otros adicionales elevaron en más de un punto esta suba). No osbtante el poder adquisitivo de los empleados de EPEC sigue siendo superior al resto de los empleados provinciales.
La objeción de los dirigentes está puesta en la modalidad del incremento. En una primera instancia buscarán lograr un acuerdo anual. “Así tenemos mayor previsibilidad y alcanza de manera más rápida a los pasivos”, puntualizó Maldonado (vale recordar la vigencia de la reforma previsional –Ley 10.078- que difiere en 6 meses los incrementos entre activos y pasivos). No obstante, un arreglo de estas características asoma casi imposible, sobre todo si se tiene en cuenta el gasto que representaría para las arcas provinciales.