El PS y el PJ santafesinos ya piensan en las presidenciales

Por Helio Abaca(*)

La dirigencia política santafesina parece haber iniciado la carrera hacia 2015 y un ejemplo claro es el de Hermes Binner, mientras que Carlos Reutemann podría esperar que aclare un poco más el panorama en el peronismo.
Binner, electo diputado en octubre y el líder del Frente Amplio Progresista (FAP) parece embarcado en una campaña sin pausa, aunque no habrá definiciones fuertes hasta después del Mundial de Fútbol.
Binner lidera un movimiento junto al radical Ernesto Sanz para el armado de una alianza de partidos y espacios que configure una alternativa a las vertientes del peronismo que se preparan para dar pelea presidencial.
En el PS todos están encolumnados detrás del proyecto de Binner 2015. Creen que la centroizquierda puede convertirse en una alternativa de mucho tiempo. El líder socialista logra aglutinar a nivel nacional las voluntades de todos los sectores partidarios, algo que no sucede en Santa Fe, su provincia.
Además, en el PS comenzó a discutirse quiénes pueden dar la pelea para retener la gobernación. El ex intendente de Rosario Miguel Lifschitz aparece como una de las alternativas, pero en el binnerismo no están aún dispuestos a levantarle la mano.
Las disputas de sectores internos dentro del socialismo quedaron al desnudo en Rosario, luego de una fuerte ofensiva del presidente del Concejo municipal, Miguel Zamarini.
El edil, alineado con el senador Rubén Giustiniani, acusó a la intendenta Mónica Fein de intolerancia política.
Pareció ser la respuesta a una jugada del binnerismo por correrlo de la presidencia del Concejo para ubicar en ese lugar al ex ministro de Salud de Santa Fe, Miguel Capiello.
Ese cruce dejó heridas que preanuncian una disputa interna para la sucesión en el municipio rosarino, un espacio que el PS retiene desde 1989.
Aún ocupados en algunas reyertas internas, el gobernador Antonio Bonfatti y la propia Fein parecen en cambio haber recompuesto algunos lazos con el Gobierno central.
Detenidas por el momento las duras disputas que se venían sucediendo en los últimos meses, en especial alrededor de las responsabilidades por el avance del narcotráfico y la inseguridad, Bonfatti y Fein han celebrado el apoyo nacional recibido tras el paro policial, en la organización del rally Dakar y en el reciente acuerdo para unir Rosario y Retiro a través de un nuevo servicio de trenes.
Además de cabalgar contra la inseguridad, las gestiones socialistas en la provincia y en Rosario advierten con inquietud que se acerca el momento de comenzar a discutir salarios con el gremio docente, siempre complejo para arribar a acuerdos, y los estatales.
Impedido constitucionalmente de aspirar a una reelección, muchos especulan que Bonfatti podría pulsear en 2015 por una banca legislativa. Distinto es el destino de Fein.
Las dificultades en su gestión le impiden pensar en renovar su mandato, aunque en el socialismo creen que a más de un año y medio de la elección es posible mejorar su gestión.
Quizás el mayor favor que puede recibir el socialismo es la postal de un peronismo santafesino que no puede abandonar sus ya clásicas divisiones. Nadie vislumbra por el momento que puedan hacerse acuerdos entre el kirchnerismo y otros sectores del PJ. Todo lo contrario.
Por lo bajo y en silencio, el senador Reutemann intenta recuperar a dirigentes que hace tiempo decidieron jugar para el PRO y evalúa las candidaturas que podría aportar desde el peronismo no kirchnerista al proyecto 2015.
Aunque el senador se muestra aliado al diputado Sergio Massa, su sugestiva ausencia en la última reunión que el ex intendente de Tigre mantuvo con miembros de la Mesa de Enlace (adujo estar afectado por un cuadro gripal), permite abrir algunas especulaciones.
Algunos creen ver que un crecimiento en las encuestas de Daniel Scioli podría hacer repensar el futuro al Lole. Aunque esa idea sólo forma parte de las especulaciones que se multiplicarán en la medida que se aproxima 2015 y comience a cerrarse el tiempo de los acuerdos definitivos.
El Pro conducido por el humorista santafesino Miguel Del Sel, que en las elecciones a gobernador del 2011 fue la segunda fuerza de la provincial al igual que en las legislativas del año pasado, está tratando de incorporar más justicialistas a su partido.
(*)SANTA FE (DyN) –