Provincia adelanta round de contención con gremios

1 slide
Como en la jineteada, el ministro de Gestión Pública, Manuel Calvo, y el titular de Trabajo, Adrian Brito, intentarán “contener” a José Pihen en la discusión paritaria.
El triunvirato encargado de llevar adelante las negociaciones será el mismo que tuvo a su cargo la resolución del bono de fin de año hace poco más de un mes: el ministro de Gestión Pública, Manuel Calvo, y los titulares Trabajo y Educación, Adrián Brito y Walter Grahovac, respectivamente.
En la mesa de discusión la provincia apelará, como siempre, a sus vínculos con el arco gremial estatal. Manuel Calvo, Adrián Brito y Walter Grahovac serán los interlocutores que designará la provincia para dialogar con José Pihen y Juan Monserrat.

[dc]E[/dc]l 31 de enero vence el acuerdo paritario entre la Provincia y los gremios estatales. Adelantándose a esa fecha, desde el Panal pretenden anticipar la discusión salarial y, hacia fines de esta semana, convocar a los principales representantes sindicales a una mesa de negociación. Entre jueves y viernes, los funcionarios provinciales esperan poder concretar el primer encuentro –informal- con José Pihen (SEP) y Juan Monserrat (UEPC).
Se trata de una suerte de primer round de contención. “El objetivo es arribar a febrero con una base de acuerdos que disminuya las tensiones”, indicó un alto funcionario provincial. Evitar la conflictividad es la intensión que asoma en esta previsión.
Quizás a la espera de este llamado, el SEP tiene prevista para mañana una reunión de Comisión Directiva. Por su parte, los docentes, aún no habían sido anoticiados de las intenciones del gobierno.
Adelantar la discusión paritaria es una práctica usual, pero en un contexto de efervescencia gremial –y también social- adquiere otro significado. El incremento que otorgó la Provincia a las Fuerzas de Seguridad luego de su autoacuartelamiento, alimentaron los reclamos en el sector público que comenzó un proceso de huelga para alcanzar un bono navideño, encabezado por el SEP. Además, las consecuencias de los saqueos le agregaron un factor subjetivo, avivando el descontento.
A este escenario se le suma la pérdida del poder adquisitivo por la inflación. Un combo que parece augurar una complicada negociación salarial. Allí radica el interés del gobierno de contener los reclamos salariales y solucionarlos lo antes posible.
El inicio del ciclo lectivo es el primer tope temporal de la discusión salarial. Una semana adicional en las negociones serviría para descomprimir la tensión que supone este plazo.

Mesa de discusión
En la mesa de discusión la provincia apelará, como siempre, a sus vínculos con el arco gremial estatal. El triunvirato encargado de llevar adelante las negociaciones será el mismo que tuvo a su cargo la resolución del bono de fin de año hace poco más de un mes: el ministro de Gestión Pública, Manuel Calvo, y los titulares Trabajo y Educación, Adrián Brito y Walter Grahovac, respectivamente. Sobres estos últimos funcionarios de extracción sindical recaerá la tarea de encauzar las pretensiones de los dirigentes.
Habrá que esperar hasta comprobar cuál es la tensión que se vive al interior de los gremios y cuánta la presión ejerzan las bases sobre sus dirigentes para ver el desenlace de la negociación. Vale recordar aquí que mientras Pihen puede contener la pretensiones de los estatales (excepto por el área de salud) con bastante holgura; la conducción de la UEPC debe lidiar con una situación interna más compleja.
En números, en cierta medida, el sindicalismo golpeó primero y apuntó a conseguir la misma suma que consiguieron los agentes de la Policía (33 por ciento). Los números que maneja la provincia están cinco puntos por debajo (28 por ciento).
Tras el reclamo por el plus salarial, extraoficialmente en el sector público afirmaban que no se bajarían de un 30 por ciento. Una cifra que asoma casi al medio entre las intensiones del Panal y todo el arco estatal.
Entrará a tallar entonces la modalidad del acuerdo. Si es en tres partes, como lo viene siendo en los últimos años o si se apela a una nueva modalidad: anual o en dos o cuatro veces.
Por tratarse de negociaciones informales, no entraría aquí la promesa del gobierno de incluir a ATE en las discusiones.