Regreso de Mestre con agenda cargada: agua y paro de Suoem

03[dc]E[/dc]l regreso de Ramón Mestre a su despacho, después de unas vacaciones familiares en la concurrida isla de Florianópolis, es el acontecimiento más esperado puertas adentro del Palacio 6 de Julio. El tercer año de la gestión no tuvo un comienzo sencillo, acorde a la monotonía y poca actividad que suele tener el mes de enero. Sucede que ocurrieron episodios que pusieron en el centro de la agenda al staff de gobierno que quedó timoneando el barco en ausencia del responsable de la Municipalidad.
El primero: la polémica que desató la ¿sugerencia? del gobernador José Manuel de la Sota de traspasar el control del servicio de agua potable a la esfera municipal. Y, el segundo: la explosión de asambleas que resintieron la atención en prácticamente toda el área administrativa y salud luego de que trascendiera la determinación del Ejecutivo de cancelar la renovación de siete contratos.
Si bien se especula con que el intendente Mestre tome contacto con sus alfiles durante la jornada de hoy, se espera un posicionamiento sobre los temas que causaron tensión en su ausencia. No tiene opción, porque sus responsables designados agotaron todos los recursos posibles para desactivar el conflicto con el Suoem y el contrapunto con el Gobierno provincial, que incluyó un desaire público de De la Sota al número dos del municipio, Marcelo Cossar.

1º tarea
La polémica por la “municipalización del agua” fue decantando porque el mismo gobernador se encargó de hacerlo. En menos de 48 horas, De la Sota le bajó al perfil al asunto en dos oportunidades.
“Yo no hice ninguna propuesta, fue un comentario en una entrevista, nada más. Todas las localidades del interior se ocupan de brindar el servicio de agua, en Córdoba capital se da una situación atípica”, repitió el mandatario provincial. Y relativizó: “Pero yo no hice ninguna propuesta ni quiero entrar en ninguna polémica, además no soy irrespetuoso y no voy a tirar una propuesta sin antes hablar con el intendente”. Acto seguido, aseguró que se reunirá con Mestre “como siempre” y que está en contacto permanente con él.
Pese al intento de De la Sota de desactivar la polémica que involucró a ministros y funcionarios municipales, la opinión de Mestre al respecto será la más buscada la semana próxima, sino se consigue antes. Por el momento, sólo se conoció un anticipo de la respuesta (la negativa rotunda) a través de Cossar que, se supone, contó con la venia del intendente.

2º tarea
El segundo ítem (más importante) que deberá resolver Mestre al regreso de sus vacaciones tiene por protagonista al Suoem. Conviene recordar que desde ayer mantienen asambleas en el Palacio 6 de Julio, Tribunal de Faltas, Registro Civil, Cultura y en los 96 dispensarios porque la gestión resolvió no renovar siete contratos.
El gremio insiste en que la capacidad laboral de los agentes involucrados quedó probada por las sucesivas autorizaciones de extensión del vínculo laboral. El lunes a las 11 se realizará una reunión del cuerpo general de delegados para decidir la endurecida modalidad de protesta. “Ya hablamos con todos los funcionarios pertinentes para que autoricen la reincorporación de los contratados, incluso con Cossar. Todos prefieren esperar a que se llegue el intendente para que resuelva la situación de los compañeros”, expresó el vocero del Suoem, Damián Bizzi.
Las asambleas de dos horas por turno continuarán en la jornada de hoy. Todo parece indicar que dependería exclusivamente de Mestre la decisión que desactive o profundice la acción directa que planean los dirigidos por Rubén Daniele desde el próximo lunes.