Empresas analizan contrato (firman con reservas a la vuelta de Mestre)

KD9L1663[dc]E[/dc]n los pasillos del Palacio 6 de Julio, funcionarios de la Secretaría de Transporte aseguran que será inminente la firma del contrato de concesión que, según habían anticipado días atrás, ocurriría antes de Nochebuena. Lo cierto es que las licencias por vacaciones de algunos funcionarios implicados en el proceso, incluso las del intendente Ramón Mestre, y las objeciones que trascendieron de un sector del empresariado que afirmó que no podrá arrancar con el nuevo esquema en marzo, obligaron a aplazar una vez más la firma del vínculo legal que formalizará la participación de Coniferal, Ciudad de Córdoba, Ersa y Autobuses Santa Fe en el servicio de transporte urbano para la próxima década.
Los asesores legales de las cuatro prestadoras ya tienen en sus manos un borrador del contrato de concesión. Fuentes empresarias aseguran que en los próximos días se dedicarán a su estudio, mientras se permitían algunas comparaciones: destacaron la simplicidad que caracterizaba la redacción de los contratos del padre del intendente y también responsable del Palacio 6 de Julio, Ramón Bautista Mestre, que remitían a las ordenanzas.
Llevará su tiempo la lectura de la letra chica, advierten los responsables de analizar el contrato, quienes también confirmaron que las rúbricas se realizarán apenas regrese el intendente de sus vacaciones. Si todo sale como se calcula, al inicio de la segunda quincena de enero el asunto debería quedar zanjado y las empresas más complicadas financieramente podrán apelar a éste documento para adquirir préstamos que les permita cumplir con el plan de inversión que exige el municipio a cambio de la concesión del servicio.
Como se había anticipado en la edición de Alfil del 10 de diciembre, las empresas locales desistieron de los juicios administrativos que mantenían con la Municipalidad por el llamado “boleto barato de Luis Juez”. Por su parte, el Ejecutivo condonó deudas contraídas por infracciones u otro tipo de moras con la caja municipal. Todo parecería indicar que ya estaría todo listo para poner un punto final al proceso de concesión sin más dilaciones.

Con reservas
No obstante, empresarios consultados admitieron que no habría acuerdo en los plazos de cumplimiento de lo que ordena el contrato, previamente establecido en los pliegos. Como ocurrió con el de Higiene Urbana, establecen inversiones y plazos que escaparía a las posibilidades inmediatas de algunas firmas, razón que invitaría a pensar que luego de la rúbrica se vendrá el forcejeo con las autoridades municipales para dilatar el debut del renovado sistema de traslados de pasajeros.
Con cuestiones preliminares resueltas (juicios y multas), pero con algunas reservas en cuanto a los tiempos, las empresas que se midieron en un proceso de licitación contarían con este activo que representa el contrato un mes y medio antes del lanzamiento de la gran apuesta de gestión de Mestre. Y es precisamente por esto que se avecina un raspaje si las empresas no apuran el trámite y reacondicionan la flota para el primero de marzo, conforme al cronograma oficial.