Scioli recibe a De la Sota con la excusa de un convenio turístico

De la Sota y Scioli durante el encuentro que mantuvieron en Córdoba el año pasado.
De la Sota y Scioli durante el encuentro que mantuvieron en Córdoba el año pasado.

La sede del Banco Provincia de Buenos Aires será escenario del encuentro entre los gobernadores Daniel Scioli y José Manuel de la Sota. Hoy a las 12.30 se mostrarán en público con la excusa de firmar un convenio de cooperación turístico de ambas provincias, las que tienen los puntos de descanso más populosos del país. Puertas adentro seguro que hablarán del clima social, de la relación con el gobierno nacional y del futuro del peronismo con miras al 2015.
Scioli y De la Sota mantienen diálogo regularmente. Se vieron las caras hace un mes y medio, antes de que el mandatario cordobés partiera hacia China en el marco de una misión comercial con empresarios. También estuvieron hablando las dos últimas semanas, cuando el termómetro social marcaba una altísima temperatura ambiente por la protesta de la policía reclamando mejores sueldos, los saqueos y hechos de violencia en las calles.
Hay coincidencias y respeto entre ambos, aunque públicamente tienen posturas diferentes, en especial sobre la relación y la opinión con el gobierno nacional. Mientras Scioli es un ´ejemplo´ de buenos modales hacia la presidencia Cristina Fernández de Kirchner, De la Sota desde hace dos años es muy duro con la conducción de Balcarce 50.
El jueves pasado, durante una conferencia de prensa tras la reunión de De la Sota con su nuevo gabinete, el titular de la Agencia Córdoba Turismo, Gustavo Santos, confirmó el encuentro de ambos mandatarios provinciales para firmar el acuerdo turístico y ayer por la tarde, desde el Panal se confirmó el encuentro para hoy a las 12.30.
Funcionarios cercanos al Gobernador, le aseguraron a diario Alfil que puertas adentro hay una serie de temas que inevitablemente serán tocados por los dos. Uno de ellos es el impacto que causó en las dos provincias la crisis policial que fue más dura en Córdoba, ya que aquí la fuerza se acuarteló y dejó un día a la provincia sin seguridad, causando los innumerables destrozos y pérdidas económicas de comerciantes y particulares.
Otro temas será la relación que ambos mantienen hoy con la Casa Rosada, ante la ausencia de Cristina por cuestiones de salud y el alto protagonismo del Jefe de Gabinete Jorge Capitanich. Es cierto que tanto Scioli como De la Sota fueron recibidos por el chaqueño y todos fueron cautos con sus declaraciones tras las reuniones por separado, pero siguen los dardos desde la Rosada hacia La Plata y Córdoba. El kirchnerismo no deja de ver a De la Sota como un enemigo y a Scioli como un riesgo en el futuro.
Más allá de que la enfermedad de la Presidenta y de las complicaciones sociales de las últimas semanas, nadie duda de las ambiciones nacionales que tienen ambos gobernadores, aunque en público nieguen hablar sobre el tema porque es políticamente incorrecto.
Aunque a De la Sota los sueños se le complicaron en especial hace 14 días, cuando explotó la crisis policial y él se encontraba haciendo escala en Panamá con pasaje para ir hasta Colombia a una insignificante reunión de la Olagui. Tener la provincia sin policía custodiando las calles entre el 3 y el 4 de diciembre significó un costo tremendo para De la Sota, más allá de la irresponsabilidad de la fuerza policial provincial y de los oídos sordos que hicieron en la Nación no enviando en el momento oportuno efectivos de gendarmería a la provincia.
Scioli tiene chances presidenciales concretas y en los últimos tiempos acercó posiciones con De la Sota. Algunos dirigentes peronistas quieren que terminen juntándose para conformar una fórmula nacional con miras al 2015, aunque deberán convencer a De la Sota ser segundo.
Nunca está de más recordar una frase de su exesposa y actual concejal de Córdoba, Olga Riutort, cuando dijo: “José es primero no nada”.
Pero desde esa declaración a estos días pasaron muchos años y otras tantas cosas en el escenario político. El tiempo dirá…