Prudencia opositora frente a la crisis (Negri, protagonista)

p12-1Mario Negri debutó como presidente del bloque de diputados nacionales de la Unión Cívica Radical colocándose a la vanguardia en el escenario político opositor de Córdoba.
En la horrible madrugada del miércoles, Negri llamó al gobernador José Manuel de la Sota para ofrecerle su colaboración. El radical le dijo que reuniría a los diputados nacionales de la provincia para reclamar al gobierno nacional la presencia de efectivos de Gendarmería en las calles de Córdoba.Negri aprovechó el flamante espacio que supo ganarle al tándem Cobos/Aguad para tomar una actitud positiva frente al conflicto, sabiendo que no era el momento para esmerilar al gobernador, sino para exhibir un espíritu de colaboración.
“Me comuniqué con el Gobernador preocupado por la vida y la seguridad de los cordobeses, y le pedí hable a la población y lleve tranquilidad”, explicó Negri.
De todos modos, el radical no se privó de hacer observaciones al gobernador. Negri dijo que se debía “poner orden, garantizar la seguridad de los vecinos, no tirar nafta sobre el problema y resolver las causas del conflicto”.
A su vez, reclamó la asistencia del kirchnerismo: “El gobierno nacional debe prestar ayuda a Córdoba, está en juego la paz social y la seguridad de sus habitantes, luego vendrán las responsabilidades”. “El gobierno nacional –continuó- debe poner a disposición la Gendarmería para garantizar la seguridad y la paz social de los cordobeses”.
De la Sota le agradeció el gesto y afirmó necesitar del apoyo de los dirigentes de la oposición, que tuvo (Luis Juez en menor medida) un gesto de prudencia ante la escandalosa situación que se vivía en la ciudad. Así, convocó a los legisladores provinciales y a intendentes a concurrir al Panal. Pero radicales y juecistas, que fueron en buen número, se retiraron algo molestos porque nunca tuvieron oportunidad de sentarse a dialogar con De la Sota y quedaron limitados a hacer de público de la conferencia de prensa en la que el gobernador anunció el acuerdo con los policías acuartelados.
Ayer, el Comité Central de la UCR anticipó que los legisladores provinciales presentarán “un proyecto de ley de resarcimiento económico para alrededor de mil comercios robados y saqueados, que generó pérdidas millonarias en la huelga policial”.
“La iniciativa autoriza al gobierno provincial a modificar o suprimir gastos superfluos, como gastos reservados, protocolares, viáticos, viajes, publicidad, para garantizar la conformación de dicho fondo compensatorio que tendrá un piso de 100 millones pesos para el presente año”, afirma el comunicado de la UCR que firma el presidente Alberto Giménez.
Además, la propuesta radical impulsa la conformación de una comisión integrada, entre otros, por las cámaras comerciales de Córdoba, representantes clericales, y del Poder Ejecutivo por medio de un funcionario ministerial y del Tribunal de Cuentas”. La comisión deberá conformarse de manera expedita e informar a la Legislatura quiénes son los damnificados y los montos necesarios.