Nación, dubitativa con la decisión de Gendarmería

DPP_0032Luego de que el Jefe de Gabinete, Jorge Milton Capitanich, descartará la posibilidad de enviar la Gendarmería para garantizar la seguridad en la provincia tras el autoacuartelamiento de la policía, el secretario de Seguridad de la Nación, Sergio Berni, anunció el despliegue de 2.000 efectivos de esa fuerza para controlar los saqueos. Finalmente, el gobierno provincial llegó a un acuerdo con los efectivos que reclamaban una mejora salarial y la Casa Rosada suspendió el desembarco de los efectivos.
A primera hora de la mañana, en su conferencia de prensa diaria, Capitanich había desestimado la posibilidad de enviar a las fuerzas de seguridad nacionales. “Cuando hay hechos vandálicos y delictivos tiene que actuar la Justicia con todo el rigor de la ley. Nosotros tampoco podemos subrogar las responsabilidades ajenas”, apuntó el funcionario.
Sobre el gobernador señaló que “es muy fácil eludir los compromisos y las responsabilidades transfiriendo el problema a otro”. Ante la posibilidad del envío de Gendarmería para fortalecer la seguridad, dijo que es una fuerza “nacional y tiene responsabilidades que cumplir en todo el territorio”.
“De acuerdo a la Constitución, existe autonomía de las provincias para el desenvolvimiento de la seguridad pública. Es una cuestión salarial y compete en forma exclusiva y excluyente a la provincia”, subrayó Capitanich.
También puntualizó que en su teléfono “no” había “ningún llamado” de parte del gobernador De la Sota.”Es muy fácil gobernar transfiriendo la responsabilidad a otros”, se quejó, “mientras el gobernador estaba en el exterior, nosotros también hemos estado monitoreando la situación” en Córdoba”.
Por su parte desde el Ministerio de Seguridad, se precisó que “en virtud del anuncio del gobernador De la Sota de hacerse cargo de la crisis de seguridad provincial generada por el acuartelamiento de la policía cordobesa, se procedió a desactivar el operativo que ya estaba en tránsito hacia esa provincia”.
El secretario de Seguridad había manifestado ayer que a las 8 de la mañana recibió un fax con el pedido de envío de gendarmes y confirmó que los efectivos arribarían a la provincia por la tarde.
“Fueron despachados para Córdoba un contingente de más de 2 mil gendarmes con toda la característica logística que la situación amerita para colaborar con la sociedad de Córdoba que está pasando un momento de indefensión muy importante, producto de las indefiniciones políticas”, remarcó Berni en esa oportunidad.
Según el funcionario ya estaban en camino a la provincia mediterránea “una columna de 200 patrulleros de Gendarmería, mil gendarmes en colectivos y mil efectivos antidisturbios de esa fuerza en sus vehículos especiales”. Finalmente luego del acuerdo, las fuerzas nacionales cesaron su rumbo hacia la provincia.