Ventanilla Única: alerta de Comercio por falencia (crónica)

MunicipalidadEl debut del sistema de Ventanilla Única hace dos meses exactos en la Municipalidad estuvo marcado por algunas contingencias que empañaron el desembarco de una herramienta que simplificaría al extremo el proceso de habilitación de emprendimientos productivos en la ciudad. Ampliamente esperado no sólo por el sector comercial de Córdoba, que podría ajustarse a lo fijado por las ordenanzas de manera ágil y sencilla; sino también porque se terminaría con la “discrecionalidad” que caracterizaba la operatoria.
Si bien ya se han realizado un centenar de habilitaciones de negocios por Ventanilla Única en los CPC capitalinos, persisten algunos problemas. Según advierten altas fuentes del Palacio 6 de Julio, no fue superada la resistencia abierta de los empleados de las áreas integradas por la innovación que fue puesta en marcha con la participación de distintas organizaciones y aprobada por el Concejo Deliberante hace más de un año y medio atrás.
Mito o realidad, la Ventanilla pondría también un punto final a aquellos agentes más osados que, pese a la ilegalidad, estaban dispuestos a recibir un premio por “acelerar el expediente”. Como corresponde, el Suoem defiende la honorabilidad de los empleados que representa, pese a que el acervo popular se inclina a mostrar que esas prácticas ilegales tenían asidero en las dependencias de la administración pública.
El gremio de los municipales sitúa la afrenta en otro plano: denuncia la falta de equipamiento y tecnología para el pleno funcionamiento del sistema, al tiempo que apunta que los responsables del Ejecutivo municipal no resolvieron aún inconsistencias de tipo legal, ni barajan un nuevo protocolo de trabajo con la correspondiente redefinición de funciones.
Desde la gestión no disimulan algunos de los innumerables inconvenientes, hoy crónicos, como los recién citados. Lógicamente que la puesta en marcha de una propuesta ambiciosa y tan esperada no podría llevarse adelante de la noche a la mañana. Si se quiere, funcionarios dedicados a su instrumentación no resistieron semejante proyecto. Conviene recordar que el subdirector de Habilitación de Negocios, Mariano Díaz, fue apartado de su cargo recientemente.
Sin duda, una cuota de paciencia es necesaria mientras se espera que el sistema se aceite. No obstante, los medios de comunicación han reflejado recientemente los impedimentos que tienen los comerciantes para iniciar el trámite y la lentitud del proceso que pone en jaque la razón de ser del nuevo sistema. Incluso, trascendidos dan cuenta de que el municipio habría llevado adelante clausuras de comercios por no contar con la habilitación correspondiente, entre otras infracciones.
Este medio consultó a la Cámara de Comercio de Córdoba que, a través de su gerente Víctor Lutri, aseguró que se trató de casos puntuales y que aún no está dilucidado si el procedimiento se llevó a cabo por falta de habilitación u otras irregularidades. En virtud de que a la entidad no llegaron presentaciones formales al respecto, restó importancia a las versiones circulantes.
Lutri aseguró que se registran demoras en Habilitación que “no deberían existir” y pidió a la gestión radical “celeridad y precisión” en el sistema de Ventanilla Única, más si se tiene en cuenta que el mes de diciembre es el más esperado por el sector por las fiestas de fin de año.
No obstante, Lutri ponderó el “diálogo permanente” con la Municipalidad debido a que formaron parte de la iniciativa desde su bosquejo y confió en que el sistema de Ventanilla Única quedará aceitado en poco tiempo. “Defendemos el instrumento y no queremos talar en la crítica porque la voluntad de la gestión de Ramón Mestre existe”, enfatizó.