SEP redobla apuesta por bono; UEPC insiste con reforma jubilatoria

Pihen, SepSin hacer mucho ruido, el SEP inició un pedido ante las autoridades provinciales por un bono de fin de año. El viernes pasado caducó el plazo de la respuesta y los empleados públicos, con sus cuerpos orgánicos, decidieron marchar hacia Colón y General Paz. Luego de un comienzo dialoguista –como es su estilo-, esta semana subirán el tono del reclamo.
Con asambleas informativas de dos horas por turno y una movilización prevista para el próximo viernes, el gremio conducido por José Pihen insistirá con lograr un plus salarial extraordinario no remunerativo, entre otros reclamos. La demanda central no tiene una cifra. El SEP usualmente negocia la pauta anual sin indicar porcentajes. Sin embargo, esta decisión habilitaría para que cualquier número sirva para descomprimir la tensión con la excusa de lo “posible”.
Pihen sabe que iniciar un conflicto a fin de año no es lo más oportuno. Las fiestas y el receso estival le ponen un tope temporal al desenlace de cualquier reclamo. Si a esto se le suma que el detonador de la demanda es coyuntural (motivado principalmente por los beneficios que logró el sector privado: UOM y Smata principalmente), la demanda parece carecer de potencia, más allá de lo genuino debido a la erosión que causa la inflación en el poder adquisitivo de los trabajadores.
En el pliego de reivindicaciones, el SEP incluye también reclamos estructurales: la precarización laboral, la promesa inconclusa del llamado a concursos y la situación de los hospitales. Pero el foco está puesto en el “regalo” navideño.

Posibilidades
La provincia, por su parte, intentó blindarse de una nueva erogación a las ya ajustadas arcas. El jefe de Gabinete, Oscar González, enfatizó, anoticiado de las versiones y antes que el plenario oficializase el reclamo, que la pauta salarial estaba vigente hasta el primero de febrero.
Todo indica entonces que provincia no daría marcha atrás con esta decisión. Hay que tener en cuenta también que esté latente el reclamo por la porcentualidad de los empleados judiciales. Y en este caso, un desembolso extraordinario en la administración pública (por más que alcance a los a los tribunales) probablemente agravaría el conflicto, que lleva casi cinco meses en actividad y que prácticamente paralizó el sistema de justicia durante el último semestre
Aunque también cabe la posibilidad de que los estatales – en virtud de la relación que mantiene Pihen con el Panal- logren algún beneficio extraordinario, dramaturgia combativa mediante.
El viernes el SEP nuevamente marchará con sus cuerpos orgánicos. Durante la semana se realizarán asambleas informativas, que en la práctica son una suerte de mini paros. Aún el reclamo no está maduro para convocar a otro tipo de medidas.

UEPC
Los docentes también tienen prevista una marcha para ese día. Pero más allá de la demanda salarial, la UEPC mantiene vivo su reclamo por la derogación de la Ley 10.078, la reforma jubilatoria. El SEP omitió este punto en su último comunicado.
El ajuste previsional caló hondo entre los educadores. Su universalidad –es decir su afectación por igual a todos los jubilados- se sintió adentro del gremio, que llevó la voz cantante durante los conflictos gremiales en el 2012.
Amén de mantener esta bandera gremial, es probable que la UEPC vea también una luz de esperanza. La reciente llegada de Jorge Milton Capitanich a la Jefatura de Gabinete quizá augure que la Provincia de marcha atrás con la reforma, si José Manuel de la Sota es recibido en la Rosada y se reconduce la deuda que la Nación mantiene con Córdoba. Una hipótesis.