Decantación poselectoral: el sexteto de potenciales candidatos a intendente

Por Daniel Zen
[email protected]

12 slideLas elecciones legislativas del 27 de octubre dejaron algo más que diputados en el Congreso.
Algunas figuritas nuevas tomaron verdadero estado público con las frondosas campañas y se posicionaron en el imaginario político local inclusive como potenciales aspirantes al sillón principal del Palacio 6 de Julio, ya sea per se, o a través de hipotéticas alianzas electorales. Son los dirigentes que debutaron y obtuvieron más de 14 puntos, una tajada nada despreciable para negociar con los partidos tradicionales.
Otras figuritas, ya conocidas, aparecen en el mapa de manera menos sorpresiva. Ahí están ciertos dirigentes que ocupan u ocuparon la intendencia y otros que vienen pugnando sin éxito.
Unos y otros son hoy los aparentes “intendenciables”; los que más allá de su situación electoral o imagen pública, pueden soñar con dirigir la ciudad en 2015 por tener un nivel de conocimiento público por encima del 85%.

Candidatos plastilina 1
Hay candidatos que cuentan con la ambigüedad práctica -e ideológica probablemente- necesaria para ubicarse en casi cualquier parte del tejado político, sin mayores costos.
Ahí está el árbitro que ahora será diputado por el PRO, Héctor Baldassi, la gran sorpresa de los recientes comicios legislativos. Estrenó esta jurisdicción con 128 mil votos, nada menos que el 16,62% del total. Esto lo convierte instantáneamente en un posible contendiente a esta hora.
Pero aun si en soledad no le diera el handicap, cuenta con la ventaja “práctica” de pertenecer a un partido “elástico” (esos son generalmente los transversales), capaz de coquetear y acordar con el peronismo y también con el radicalismo, es decir, con las grandes estructuras de poder autóctonas.
Véase. Unión por Córdoba ya ha dado sobradas muestra de contener a fuerzas de centro derecha: La Unión de Centro Democrática, la Democracia Cristiana, Primero la Gente, etc., etc. Evidentemente no habría problemas de digestión (imagínese, Germán Kammerath fue intendente por un acuerdo con el delasotismo). Es más, hay ya rumores embrionarios de esta tesis que imagina al referí en el PJ. Pues claro, es posible que el aparato peronista con un candidato exógeno pero con votos (a diferencia de Blanca Rossi o Agustín Calleri) pueda estar peleando arriba como hace años que no lo hace en elecciones municipales.
Una fusión con el radicalismo tampoco es del todo descabellada. Está claro que la UCR hoy tiene a Ramón Mestre como principal figura y hasta ahora como candidato a intendente en 2015. Sin embargo, si el actual jefe comunal decidiera ir por la Gobernación se abriría un espectro. El diputado actual y reelecto Oscar Aguad ya había hablado de una convivencia electoral con el Pro, aunque a nivel nacional.

Candidatos plastilina 2
Por su parte Carolina Scotto obtuvo el 14,22% de los sufragios en capital por el Frente para la Victoria. Lo primero la convierte también en potencial aspirante a la intendencia; lo segundo, la complica: habrá que ver en qué hace metamorfosis el kirchnerismo para 2015.
Su impronta intelectualizada, su currícula de rectora y su mercadotecnia progresista la acercaría más a un perfil radical, de clase media. Y si se despega del mundo K paulatinamente -algo plausible habida cuenta de que en su campaña trató de no quedar demasiado adherida a Cristina Fernández- no es descartable de cuajo algún hipotético acercamiento con la UCR en el futuro.
Y eso, a pesar de que la filósofa se ha erigido en una piedra en el zapato para Franja Morada, el radicalismo universitario, que vio cómo durante 6 años se diluían sus espacios y acuerdos en la otrora coalición gobernante de la UNC, Cambio Universitario.
Una UCR con un “cordero blanco” podría hasta inclusive hacer frente a un PJ anabolizado con el Pro. Pero fuera de toda ingeniería en el aire, cierto es que Scotto, hoy se suma a la lista de imaginables candidatos a intendentes.

Los del remake 1
Luis Juez ha mermado de manera drástica su caudal de votos. Él directamente perdió la gobernación con su archirrival, José de la Sota, hace dos años. Y luego vino lo peor para el Frente Cívico: sin su figura, la coalición sacó 7% en las municipales de 2011 y 5% la semana pasada.
Todo parece indicar que el argumento que le queda para permanecer en un lugar expectable de la política es jugarse todas las fichas en capital, su original fuente de poder, donde todavía mantiene alguna imagen positiva.
En su entorno admiten que postularse para jefe comunal es una posibilidad que piensa el senador. “¿Acaso del casi 60% que obtuvo en 2003 para la intendencia no le queda una base de 25% para arrancar peleando?”, se preguntaba ayer un juecista convencidos de que ése es el rumbo para evitar la extinción.

Los del remake 2
Daniel Giacomino tuvo una administración más decorosa que Luis Juez, al menos en lo que a nombramientos se trata (200 contra 4000), pero quedó enfrascado para la opinión pública y publicada en el mote de “kirchnerista servil” -por algunas de sus alocuciones célebres- y encuadrado cual dirigente con cierta “debilidad política” -debido sus recurrentes cambios de funcionarios y a la falta de una estructura partidaria que lo respalde tras su salida del Frente Cívico-.
Sin embargo, es otro de los dirigentes que tiene más del 90% de reconocimiento público y una imagen negativa menor al 45%, de acuerdo a dos encuestas efectuadas por consultoras de esta capital recientemente, en campaña.
En el ambiente político pocos lo imaginan volviendo. No obstante, la dureza de las urnas de capital para con el PJ (15,4%) y el oficialismo radical (20,7%), sugieren a Giacomino que cuenta con un atisbo mínimo de posibilidad. El massismo en Córdoba, ¿qué será? Los restos del kirchnerismo ¿dónde encastrarán? El olguismo, algunas vez socio sigiloso de gobierno ¿le abrirá un espacio? ¿Qué sucederá con el radicalismo transversal cansado de Mestre, que ciertamente existe?
En su núcleo admiten que habrá algún plan para reposicionarse, a modo de superviviencia, pero aun no han trazado estrategia.

Del PJ venimos y al PJ vamos
Olga Riutort obtuvo 27% de los votos en las municipales de 2011. Salió segunda, le ganó al PJ oficial y es muy probable que justamente por la entonces aparición de la fórmula Héctor Campana- Alejandra Vigo de Schiaretti el intendente sea hoy Ramón Mestre.
Dos años después la ex secretaria General de la Gobernación puso las manos y recibió agua hirviendo: 5,72% como candidata a diputada la semana pasada. Se quedó afuera del Congreso y debilitada. Pero tuvo la fortuna de que el peronismo oficial, es decir, la estructura que le viene negando el sillón del Palacio 6 de Julio 1) haya sido alcanzado por el escándalo del narcotráfico y el asentamiento de Monsanto, quedando tercero en capital. 2) presente graves problemas internos, que han dividido, socavado y debilitado a la facción schiarettista y también a la delasotista.
En consecuencia, Riutort jugará sus últimas chances intentando volver al PJ oficial, ya por acuerdos, ya por internas. Y en ese sentido, aun con la baja performance del domingo pasado, sigue siendo una potencial candidata municipal en 2015.