Póstuma campaña del FC en el interior por “Juez gobernador”

p5[dc]E[/dc]l sinceramiento tardío del fundador del Frente Cívico, Luis Juez, posiblemente encierre una cuota de autocritica tras los resultados de las elecciones legislativas del pasado domingo. El Frente Progresista, Cívico y Social, encabezado por Ernesto Martínez, obtuvo en 3,73 por ciento de los votos, cifra que no merece mucho análisis, a entender de quiénes se cargaron la campaña al hombro.
No obstante, el día después de los comicios, Juez admitió que se “equivocaron con la estrategia electoral”, en un uso del plural que no se correspondió después con la vinculación directa de los votos y su persona. El fundador del Frente Cívico sabe que, mirando el proceso a la distancia, el desarrollo de los acontecimientos mostró que era momento propicio para que su discurso calara hondo.
No fue aprovechado el escándalo que involucró a la cúpula de la Policía Provincial con el narcotráfico, los incendios forestales que incluso fueron capitalizados por el mismo oficialismo nacional (recuérdese la llegada de la presidenta Cristina Fernández a una pequeñísima localidad del interior desbastada por el siniestro) y el conflicto ambientalista por la instalación de Monsanto. En dos meses, la gestión provincial tuvo que enfrentar una condensación de denuncias que ya venían golpeando el gabinete de José Manuel de la Sota desde el segundo trimestre del año con la salida de Ministro de Transporte, Dante Heredia, y otros funcionarios por imputaciones mediáticas de corrupción.
Nótese que cada uno de estos conflictos abría una oportunidad a pedir de boca para el juecismo, cuyo sello registrado fueron, son y serán las denuncias dirigidas al delasotismo. El corrimiento de votos del FC hacia otras fuerzas que evidenciaron las legislativas recientes, en un contexto bien aprovechado por los dirigentes del espacio que quedó reducido a 72.500 sufragios, la cosecha podría haber sido mayor. La clave era trabajar la filiación entre denuncia y voto bronca que, como quedó demostrado, sólo puede llevar adelante Juez.
Dirigentes juecistas insisten en la necesidad de dar vuelta la página. Creen necesario comenzar a prepararse para las elecciones de cargos ejecutivos en el 2015. No cabe duda que el gran protagonista será Juez, pues pocas son las ganas de repetir la experiencia de “democracia interna” que llevó al responsable del FC a reservarse.
Es por esto que, desde ayer, los referentes del espacio iniciaron una gira por el interior cordobés, que completarán con recorridas por las seccionales de la ciudad, para llevar dos mensajes. Eventualmente se sumará el fundador del partido. El primero pretende ser un gesto de gratitud hacia los dirigentes y militantes que se mantienen firmes al espacio en las buenas y en las malas. En Deán Funes fue la primera escala.
El segundo, podría ser asociado a una suerte de operativo clamor para comenzar a instalar a Juez como un firme aspirante a ganarle la gobernación a Unión por Córdoba. Altas fuentes del partido, aseguraron que el “FC no desaparecerá del mapa”, al tiempo que confían que el “repunte de Juez” cobrará los niveles normales en poco tiempo.
“Juez sigue siendo un dirigente que concentra una importante intensión de votos y para mantenerlos, retomaremos las banderas de denuncias e investigaciones que iniciamos en enero de este año”, completó la misma fuente, en referencia al episodio que mostró la grave condición en la que estaban internados los pacientes en un hospital de Bell Ville.
Pese a que se especulaba que por el resultado de la elección Juez terminaría compitiendo por la intendencia capitalina, son más las voces que señalan que se intentará picar un poco más alto. Al fin y al cabo, aún queda tiempo para la toma de decisiones de fondo. Mientras tanto, la campaña póstuma del juecismo ya comenzó a dar sus primeros pasos.