Triunfo de alianza vallejismo-MUN esperando las normalizadoras

Por Gabriel Osman
[email protected]

2013-10-29ByN
Carlos Vallejos y Jorge di Marco, los ganadores de los comicios de ayer.

El vallejismo obtuvo ayer, esta vez en alianza con el MUN, el cuarto triunfo electoral consecutivo en elecciones no docentes de la UNC, aunque deberá seguir esperando la carroza porque el Ministerio del Interior, luego de aplazar la fecha dos veces, no ha convocado a elecciones normalizadoras de la Gremial San Martín, que está intervenida desde hace 28 meses.
La elección de ayer fue sólo un test electoral, incluso imperfecto. Consistió en la elección de los dos representantes de los no docentes para integrar el cuerpo colegiado que maneja la Caja Compensadora (la completan otros dos vocales docentes y un representante del gobierno de la UNC). Con aliados radicales e independientes, que ayer se presentaron con lista propia, el vallejismo ya había ganado estos comicios en 2011 por paliza y después se impuso en elecciones de consejeros y consiliarios y para integrar el Directico de la Daspu.
Ayer el triunfo fue más módico, pero sólo en primera lectura. La lista 2 que expresa la alianza amasada para comicios normalizadores que nunca llegan, por el vallejismo y el MUN que comanda Jorge di Marco, sacó 929 votos, contra 728 de la 3 (El Colectivo), y sólo 486 de la 1 (capitaneada por Gerardo Fernández).
Fernández llegó a ser candidato a secretario general en las dos convocatorias suspendidas. La primera, por la inminencia de la Asamblea Universitaria que eligió rector a Francisco Tamarit; la segunda, por circunstancias más confusas, pero que en cualquier caso guardan relación con reparos antepuestos ante la propia cabeza de la boleta que habían sostenido Carlos Vallejos y Di Marco. También en ambos casos hubo interferencia de autoridades rectorales, del Ministerio de Trabajo de la Nación y, por supuesto, del secretario general de la Fatun (la entidad de segundo grado de los no docentes), el riocuartense Nelso Farina.
El vallejismo –ayer en alianza con el MUN- ha ganado cuatro elecciones consecutivas, haciendo una demostración de fuerza que no conoce la política universitaria para un hombre que fue eyectado de la UNC, pero que evidentemente tiene un imán para votos que nadie le puede arrebatar. Menos aún, si cuenta como aliado a la segunda agrupación en cantidad de votos dentro de la Gremial San Martín, la liderada por Di Marco.
Una demostración de sus habilidades para enfrentar el tsunami que fue su exoneración de la UNC y seguir vivo, lo resume el detalle del escrutinio de ayer en Ciencias Médicas, la Facultad que concentra la mitad de los no docentes de la Universidad: sacó 505 votos contra 191 del Colectivo y 116 de Gerardo Fernández.
Decíamos al principio que el de ayer fue un test electoral imperfecto, al menos en orden a las tan ansiadas elecciones normalizadoras del sindicato. Lo fue porque votaron para la Caja Compensadora afiliados y no afiliados a la Gremial San Martín. Pero para los comicios normalizadores sólo votarán los afiliados (que ya muchos esperan recién para 2014).
Los votos positivos de ayer sumaron 2.143, mientras que los afiliados al gremio no totalizan más de 1.500. Si se tiene en cuenta que los votos de las dos principales agrupaciones no docentes que ayer concurrieron en alianza, son en su inmensa mayoría afiliados, puede concluirse sin mucho margen de error que el pacto vallejismo-MUN tiene fácilmente hoy el 70% de los afiliados. En otras palabras, ayer ganó este acuerdo, pero un eventual comicio normalizador arrojaría un resultado más abultado.
Pese a esto, la demora de los comicios normalizadores es un juego peligroso para una conducción nacional que se dice peronista, como la de Nelso Farina, porque el crecimiento de la izquierda del Colectivo es importante y el tiempo puede ir jugando a su favor. Dicen que Farina es un cuadro de indudable ADN peronista y que, por eso mismo, la izquierda le provoca reacciones alérgicas. Evidentemente hay información y eventualmente actores que faltan para explicar la demora.
Estas contingencias no obstan para que en la UNC hasta sectores ajenos a la pulseada de ayer hayan hecho su apuesta, como en el caso de referentes de la Facultad de Ciencias Agropecuarias. Aquí, el múltiple ex decano y ex hombre fuerte Daniel di Giusto se inclinó por apoyar a la lista de Fernández, con predominio de radicales en sus filas. Lo hizo, según lo confesó, por ser leal con el partido al que está afiliado. En cambio, quien hoy es señalado como el nuevo hombre fuerte de Agro, Marcelo Conrero, también radical, apostó a la alianza vallejismo-MUN a través de Héctor Gatti, otrora un incondicional de Di Giusto.