El PJ local ya transita el camino al 2015

ABC_8249[dc]E[/dc]l calendario electoral pareció interminable. Al menos los candidatos de los partidos más representativos en la provincia, destinaron unos cinco meses de campaña y decena de miles de kilómetros en auto para visitar pueblos y ciudades, con el fin de dar a conocer propuestas o responder críticas de otros postulantes. Mucho para una elección legislativa que mostró en Córdoba sólo tres agrupaciones participando con diferentes listas en las PASO: el peronismo, el radicalismo y el vecinalismo. Campaña interminable para candidatos y ciudadanos.
El peronismo festejó el domingo por la noche una victoria que le permite enviar al Congreso de la Nación sólo a tres diputados: el exgobernador Juan Schiaretti, el presidente provincial del PJ Carlos Caserio y la locutora Blanca Rossi. La expectativa era que también obtuviera el pasaporte por cuatro años a la Cámara Baja el intendente de San Francisco, Martín Llaryora. No pudo ser.
Pero luego de dormir algunas horas, los justicialistas comenzaron a poner en marcha el mismo lunes el camino hacia 2015. ¿Se acuerdan a comienzos de año, cuando las elecciones pasadas parecían lejanas y casi todos decía “no hay 2015 sin 2013”? Bueno, así parece ser.
El primero que dio a conocer un discurso con proyección de futuro fue el gobernador José Manuel de la Sota, el domingo por la noche tras la victoria. Se puso a disposición para la construcción de un nuevo escenario dentro del peronismo nacional, que buscará tomar la posta del poder real en el país, cuando se complete el segundo mandato de Cristina Fernández de Kirchner. Faltan dos años.
Un ratito antes en el mismo escenario y ante el mismo micrófono, Schiaretti había expresado la necesidad de diálogo, algo que después repitió De la Sota, y de acuerdos para poner en marcha políticas que aquieten la inflación, entre otras cosas medidas indispensables e inmediatas que considera que hay que tomar. Cuando habló de acuerdo nos sólo hizo referencia a espacios peronistas. Ayer el exmandatario provincial se encargó de remarcar que el kirchnerismo es un ciclo terminado, aunque recién va a cerrar en 2015. Asoma en el horizonte un nuevo momento político para el país.
Un peronista que festejó el domingo en Córdoba con perfil bajo fue el exrector de la Universidad de Villa María y actual funcionario nacional, Martín Gill, a quien le alcanzaron los votos que traccionó su compañera de fórmula y excolega Carolina Scotto, para lograr su banca como diputado nacional. Gill es un representante del peronismo villamariense, con un gran futuro por delante. ¿Futuro intendente de su ciudad?
Esto seguramente le hizo cosquillas interiormente al intendente de esa ciudad, Eduardo Accastello, que para no ser menos, anunció la misma noche de domingo que en 2015 será candidato a gobernador. En declaraciones en Cadena 3 expresó: “Ya cambiamos Villa María, ahora queremos cambiar Córdoba” y adelantó con qué estructura pretende intentar ese sueño: “Queremos sumar a los vecinalistas, a los independientes, a los progresistas y los peronistas que plantean un modelo de cambio distinto” y finalizó diciendo: “Voy a salir a escuchar a los cordobeses”.
Es el primer peronista que anunció su carrera a la gobernación para el próximo turno electoral, pero desde ya que no será el único ni mucho menos. De la Sota expresó que en 2015 no irá por la gobernación, pero hay varios en su gabinete o fuera del mismo que, aunque no lo digan, sueñan con el traje de candidato para ocupar el amplio y luminoso despacho de la Casa Espejada entre 2015 y 2019.
Alguien que intentará una nueva chance será Schiaretti. El flamante diputado nacional electo no lo dijo ni lo dirá i públicamente ni en privado, pero no descartaría esa posibilidad. Por lo pronto ocupará una banca como diputado en el Congreso de la Nación que será epicentro de la política nacional con miras a los próximos años, ya que allí tendrán su domicilio político figuras relevantes como Sergio Mazza, Hermes Binner, Elisa Carrió y Julio Cobos en la Cámara Baja y ni que hablar en el Senado.
Hace un par de meses, en un acto peronista realizado en La Carlota, la vicegobernadora Alicia Pregno compartió un acto con Schiaretti, legisladores y referentes partidarios de la región. Al fondo del auditorio se ubicó un grupo de jóvenes simpatizantes justicialistas que cantaban acompañados de un bombo. Entre las estrofas que se escucharon hubo una que llamó la atención: “Alicia corazón, acá están los pibes para la gobernación”. Todos los presentes se dieron cuenta del dicho pero nadie hizo ni un solo comentario. Si De la Sota decide salir a recorrer el país durante los próximos dos años en el marco del armado justicialista nacional, Pregno estará a cargo durante varios días de la gobernación, y ese momento sería propio para ella, en el caso de intentar engrosar su insipiente armado que tiene en el sur sur de la provincia.
Oscar González es uno de los funcionarios más golpeados por la crisis de la policía en las últimas semanas. Eso lo expuso demasiado y quizá sus acciones hayan bajado. Un dirigente de la ciudad de Córdoba la semana previa a la elección legislativa se reunió con él en su confortable despacho de la planta baja de la Casa Espejada. El peronista capitalino escucho con sorpresa palabras que salieron de la propia boca de González: “Saludame ahora porque a lo mejor la semana que viene ya no estoy (en el cargo)”. Se rumorea mucho del fin de González como Jefe de Gabinete pero nadie se imagina que desaparezca de la política como por arte de magia.
Daniel Passerini en cambio es uno de los que suena como posibles “protegidos” de De la Sota de aquí hacia 2015. El cambio de gabinete lo podría favorecer. Está en el Ministerio de Desarrollo Social pero cumpliría una función más política en la segunda mitad del tercer mandato del Gobernador. Passerini suena y sueña con ser el elegido de De la Sota para ser el “candidato oficial” del peronismo para 2015.
Martín Llaryora no llegó a la banca de diputados pero no habría que descartar un cambio de rol para los próximos tiempos: pasar de la intendencia de San Francisco a un ministerio estratégicamente bien posicionado de la provincia. Sus diferencias con el núcleo duro delasotista son indisimulables pero el joven dirigente sería un refresco interesante para este momento del Gobierno provincial. Llaryora será al menos precandidato a gobernador dentro de dos años. Si jugo una interna este año porque no podría hacerlo en 2015.
Si De la Sota no es candidato a la reelección como gobernador, como se vio, habrá una larga lista de candidatos peronistas por dentro o por fuera de la estructura partidario, y ojo que todavía falta contar con Luis Juez, ya puesto nuevamente como candidato a mandatario provincial pero duramente golpeado por las espantosas elecciones legislativas de sus postulantes en la legislativa. Y habrá que ver que hará por entonces que hará el PRO, cuyo estreno electoral en Córdoba no fue nada malo, teniendo en cuenta las limitaciones como candidato que mostró el exárbitro Héctor Baldassi, flamante diputado electo.
El peronismo siempre da tela para cortar. Porque debería ser esta la excepción.