Con el diario del lunes: Riutort y la elección que no debió jugar

Por Daniel Zen
danielzen@diarioalfil.com.ar

p06-3
Con “el diario del lunes” en la mano, puede decirse que a Riutort le hubiera convenido mantenerse al margen de esta elección. Pero de alguna manera, atenúa su fuerte derrota el hecho de que al peronismo oficial tampoco le fue bien en capital. Con todo el aparato, Unión por Córdoba apenas llegó al 15,04% (casi 10 puntos menos que en septiembre de 2011). Schiarettismo debilitado, delasotismo diezmado, olguismo devaluado: todo parece indicar que en los próximos 24 meses la interna peronista en este distrito será incontenible. Como los muchachos.

[dc]E[/dc]s probable que la robustez de ímpetu de Olga Riutort haya sido uno de los factores claves para que José Manuel De la Sota haya llegado por primera vez a la gobernación de Córdoba, hace 14 años.
Es probable que la causa mediática que perdió -que es la misma causa judicial que ganó- sobre el famoso episodio de la valija de bonos haya precipitado su salida de la estructura del PJ cordobés.
Es probable que tal escisión, pos separación marital, haya sido uno de los factores que más perjudico al quien hoy vuelve a gobernar la provincia: de hecho le ganó dos veces en comicios municipales.
Y es probable que si la máquina electoral peronista no le hubiera inventado la fórmula municipal Héctor Campana – Alejandra Vigo de Schiaretti, hoy el radical Ramón Javier Mestre no estaría sentado en el despacho principal del Palacio 6 de Julio.
Todo esto es probable. Como también es probable que el resultado que ayer obtuvo, sobre todo en esta capital donde ha residido durante los últimos años su fuente de poder, militancia y adhesiones, la ponga en un lugar más que complicado de cara a su futuro político. Casi tan complicado como cuando dejó de ser funcionaria provincial.
Riutort es percibida por el electorado como una dirigente con perfil ejecutivo. Ayer las elecciones fueron legislativas, dirán sus adeptos, es cierto. No obstante, esta parada proselitista no puede sino considerarse como una dura derrota para el sector que ella encabeza. Obtuvo el 8,41% de las voluntades. Hace poco más de dos años, su performance era del 27% (11 de septiembre de 2011).
Algo similar le sucedió al Frente Cívico que, en 2007 cosechaba nada menos que 6 de cada 10 votos emitidos y ayer logró apenas 5 de cada 100. Pero la diferencia entre una y otra fuerza es que el juecismo fue sin Juez, y el riutorismo fue con Riutort.
La ex secretaria General de la Gobernación jugó en estas elecciones raras, dispersas, teñidas de una multiplicidad de temáticas donde se cruzaba lo local, lo provincial y lo nacional, pensando solamente en conseguir una porción de adhesiones que le permitiese en 2015 sentarse en el Panal frente a De la Sota y a Juan Schiaretti (“El gringo; lo bueno”) a negociar su vuelta al PJ Capital como única candidata, a cambio de no dañar a la citada “maquinita electoral” en sus aspiraciones de permanencia en el Ejecutivo provincial y hasta en aquel hipotético sueño nacional que hoy está difuso.
No le alcanzó. Claramente no le alcanzó. Con “el diario del lunes” en la mano, puede decirse que quizás a Riutort le hubiera convenido no participar en esta. Perdió hasta con Liliana Olivero.
Pero la política, como ella suele proferir repetidamente, es “el arte de lo posible”. Y al peronismo oficial tampoco le fue bien en capital. Con todo el aparato publicitario apenas llegó a 15,04% (casi 10 puntos menos que en septiembre de 2011) y perdió hasta con Héctor Baldassi del Pro.
Todo parece vaticinar un reacomodamiento feroz en el PJ capital en los próximos 24 meses. Schiarettistas muy golpeados tras esta flagrante derrota. Delasotistas diezmados, por ejemplo, tras la salida de Dante Heredia por el fenómeno mediático de turno, ADN. Un radicalismo que aun siendo oficialismo municipal y beneficiado por la agenda de campaña (drogas; Monsanto) apenas pudo sostener lo de las Paso y perdió nada menos que el 16% de los votos respecto a la ya citada elección de hace dos años.
Políticamente, Riutort tiene un panorama absolutamente complicado. Inclusive la diáspora es una amenaza.
Tras ayer, ¿seguirá pensado la dirigente sanjuanina en 2015? ¿Se propondrá abrir juego a los más jóvenes, que fueron una de sus su preocupaciones desde que concibió el Formando JP de los Aráoz, Flores, Siciliano, Hak, etcétera, etcétera? ¿Se sentará ahora con los De la Sota y los Schiaretti -también en cierto punto derrotados- para organizar la dilatada unidad del PJ capitalino?
Todos interrogantes que ocuparán la agenda peronista de esta capital, tan esquiva para ese movimiento.